Público
Público

Moción de censura El PNV tiene la llave del éxito de la moción de censura del PSOE a Rajoy

La iniciativa del PSOE debe ser aprobada por mayoría absoluta en el Congreso, 176 diputados, en una sola votación. Ciudadanos dice estar dispuesto a desalojar a Rajoy, pero no quiere votar con los independentistas catalanes y con Podemos, lo que deja todo en manos de los nacionalistas vascos, que se han mostrado dispuestos a negociar su apoyo. 

Publicidad
Media: 2.87
Votos: 15

El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, y el diputado Íñigo Barandiaran, esta mañana en el Congreso de los Diputados.EFE/ Juan Carlos Hidalgo

El PSOE ya ha registrado la moción de censura en el Congreso de los Diputados, tal como avanzó Público el jueves por la noche. Será la cuarta vez desde 1980 que se recurre a este instrumento: lo utilizaron Felipe González contra Adolfo Suárez en 1980; Antonio Hernández Mancha contra Felipe González en 1987 y Pablo Iglesias contra Mariano Rajoy en 2017. Ninguna de las tres anteriores prosperó. ¿Triunfará esta? Nadie se atreve a hacer un pronóstico, pero todo apunta a que a la cuarta puede ser la vencida

Todos los partidos se han puesto a hacer cuentas y al PSOE es posible que le salgan, aunque no depende de sí mismo. La moción de censura debe ser aprobada por mayoría absoluta en el Congreso, 176 diputados, en una sola votación. Pedro Sánchez, el candidato que presentará el PSOE, ya tiene el apoyo explícito de Podemos y sus confluencias (71 diputados), de ERC (9) y de PDdeCAT (8). Entre estas tres fuerzas suman 88 diputados, que unidos a los 85 del PSOE hacen un total de 173 diputados. Sánchez se quedaría a tres diputados de la mayoría necesaria para sacar la moción de censura adelante. Es previsible que EH Bildu, con dos diputados, también la apoye —se llegaría entonces a  175 diputados—, lo que dejaría el futuro de Rajoy en el alambre, a un solo diputado de perder la presidencia. 

Así que todos miran ahora al PNV y Ciudadanos. Como mínimo, uno de los dos partidos tendrá que apoyar la iniciativa del PSOE. Cualquier abstención o voto en contra de estas dos fuerzas abocaría la moción de censura al fracaso.

Sin embargo, Ciudadanos ya ha dejado claro que no va a apoyar esta moción de censura. Pese a que los naranjas afirman desear la salida de Rajoy de la Moncloa y el consiguiente adelanto electoral, su secretario general, José Manuel Villegas, ha sido claro: "En esa moción no va a estar Ciudadanos. La solución no es el oportunismo de Sánchez, que parece que quiere llegar a La Moncloa por todos los medios". 

Los naranjas no apoyan a Sánchez porque les chirría mucho votar con los independentistas y con Podemos, pero han lanzado una especie de ultimátum al presidente del Gobierno: o adelanta elecciones o buscarán apoyos para una "moción instrumental" que sirva para convocar elecciones nada más ser aprobada. El problema es que al no tener 35 diputados en el Congreso, el mínimo necesario, Ciudadanos no puede presentar su propia moción, por lo que tendrá que negociar con otras fuerzas políticas. "Nuestro plan A es que Rajoy convoque elecciones. Si no, entonces impulsaremos esa moción de censura [instrumental] y buscaremos los apoyos", ha dicho Villegas. 

Aquí, sin embargo, hay otro problema que quizá Ciudadanos ha pasado por alto: según el artículo 115 de la Constitución, si se registra una moción de censura entonces no se puede disolver el Parlamento ni, por tanto, Rajoy convocar elecciones. Rajoy no puede irse por sí mismo. 

Las declaraciones de los dirigentes del PNV sí invitan a pensar que la moción de censura tiene muchas posibilidades de triunfar. Los nacionalistas vascos tienen por sí solos la llave con sus cinco diputados. Si decidieran apoyar a Sánchez, éste sería el nuevo presidente del Gobierno. "Si [Sánchez] quiere hablar, hablaremos", ha resumido el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban. "Hay demasiadas incógnitas a aclarar en los próximos días y en función de eso y de sus planteamientos tomaremos una decisión", ha añadido el portavoz del PNV, dejando la puerta más que abierta a Pedro Sánchez. 

Puede sorprender la actitud de los nacionalistas vascos hacia el PSOE teniendo en cuenta que hace exactamente dos días el PNV apuntaló al Gobierno de Rajoy al aprobar los Presupuestos del Estado. Lo cierto es que el PNV tiene poco que perder con un eventual apoyo a la moción de censura: los Presupuestos están ya aprobados y aunque tienen que pasar el trámite del Senado, es muy poco probable que se dé marcha atrás. Eso lo saben en el PNV, por eso Aitor Esteban puede permitirse el lujo de repudiar al PP por su corrupción y afirmar al mismo tiempo que "dentro de lo malo" de la actual situación al menos es "bueno" que los Presupuestos estén aprobados

El PNV sólo tiene unos pocos días para decidirse pues los plazos han empezado a correr. Es muy probable que la moción se celebre en la primera quincena de junio. El artículo 113 de la Constitución, el que regula la moción de censura, establece que "no podrá ser votada hasta que transcurran cinco días desde su presentación. En los dos primeros días de dicho plazo podrán presentarse mociones alternativas" por parte de otros grupos parlamentarios, así que como muy pronto se celebraría el 4 de junio, lunes. Al PNV le queda poco tiempo para dialogar con el PSOE y tomar una decisión; quizá la más trascendental en toda su historia.