Público
Público

Exministra de Aznar La exministra Tocino, quince años de puertas giratorias y cargos al cobijo del PP

La nueva presidenta del Banco Pastor lleva desde el año 2002 cruzando de manera casi ininterrumpida el difuso umbral que separa el poder político de los consejos de administración de empresas como Santander, Ence, Naturhouse, Enagás e incluso Telemadrid; todo ello sin romper con el Partido Popular.

Publicidad
Media: 3.53
Votos: 17
Comentarios:

Isabel Tocino en una reciente imagen. | EFE

El reciente nombramiento de la exministra Isabel Tocino como presidenta de Banco Pastor supone la última vuelta de tuerca a la meteórica carrera en la empresa privada de esta histórica dirigente del Partido Popular, que en la última década se acostumbró a cruzar puertas giratorias y acumular cargos consultivos.

Tocino, que llegó a figurar en las quinielas para suceder a Fraga, fue la titular del Ministerio de Medio Ambiente durante la primera legislatura de José María Aznar (1996-2000). Además, fue diputada en las Cortes Generales por Alianza Popular y por el Partido Popular en cuatro legislaturas consecutivas, desde 1986 hasta 2002.

Desde entonces, Tocino no paró de acumular cargos generosamente remunerados en la empresa privada e incluso en órganos públicos. El mismo año que dejó su escaño fue nombrada presidenta para España y Portugal del proveedor de software Siebel Systems, donde también se integró dentro del Consejo de Dirección Europeo de la compañía norteamericana. La función de este organismo era asesorar sobre las posibilidades de negocio en Europa, labor para la que contaron un elenco de influyentes actores políticos del más alto nivel como Helmut Kohl (canciller alemán entre 1982 y 1998), John Major (primer ministro británico entre 1990 y1997) o Giuliano Amato (jefe del Ejecutivo italiano entre 1992 y 1993).

En 2006, la exministra conservadora dio su primer paso dentro de la élite empresarial española con su nombramiento como vocal del Consejo de Administración de Banif, entidad de banca privada perteneciente al Santander, al que también entrará como consejera independiente en 2007. Ese año resultó ser especialmente productivo para Tocino, que además de entrar en el Consejo de Administración de la entidad entonces presidida por Emilio Botín, fue nombrada consejera de Telemadrid con la aprobación del Pleno de la Asamblea de la Comunidad de Madrid a propuesta del Grupo Popular. Un año más tarde llegaría para Tocino otro cargo consultivo de designación política; en los últimos meses del primer mandato de José Luís Zapatero fue nombrada Consejera electiva de Estado.

"No hay razones para poner a una persona de ese perfil al frente del banco", dice el secretario general de la sección sindical de la UGT para el Banco Santander 

El ritmo de nombramientos se frenará en los años posteriores a 2008 para retomar un notable impulso en 2013, con la entrada de Tocino al Consejo de Administración de la papelera Ence, y en 2014, con su ingreso en Naturhouse y Enagás, esta última controlada al 5% por la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI). En suma, la presencia de Isabel Tocino en todos estos consejos de administración le lleva a ingresar más de 700.000 euros al año.

Pese a haber dejado atrás la política institucional en 2002 y a acumular tal cantidad de cargos en la empresa privada, la vinculación con el Partido Popular sigue siendo muy estrecha, hasta el punto de que forma parte de la Junta Directiva Nacional nombrada el pasado mes de febrero en el XVIII Congreso Nacional del PP.

El último paso en este trayecto desde el Consejo de Ministros hasta la élite financiera se culminó con su reciente nombramiento como presidenta del Banco Pastor, entidad gallega que forma parte del grupo Santander desde que en junio absorbiera Popular tras su resolución.

"No entendemos el nombramiento"

"Que nosotros sepamos no tiene demasiada experiencia en la actividad financiera, por lo que no entendemos muy bien el nombramiento", comenta en una conversación con Público el secretario general de la sección sindical de la UGT para el Banco Santander, Ignacio Soto.

Según apunta este dirigente sindical, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Nuñez Feijoo, ha "presionado bastante" para mantener la marca del Banco Pastor, por lo que interpreta que el nombramiento de una persona "tan vinculada al Partido Popular" como presidenta de la entidad puede responder más a sus capacidades para relacionarse con el mundo de la política que a sus conocimientos sobre la actividad que ocupa a la empresa. "El movimiento tiene que estar vinculado a un tipo de presión política más que a una decisión financiera, ya que por ese lado no hay razones para poner a una persona de ese perfil al frente del banco", relata Soto.

José María Aznara posa con las ministras de su primer Gobierno. Tocino es la primera por la derecha.

Esta parece ser una constante en la carrera de Isabel Tocino, según apuntan algunas de las personas que siguieron más de cerca su gestión al frente del Ministerio de Medio Ambiente. Por ejemplo, Juan López de Uralde, actual diputado de Unidos Podemos y destacado miembro de Greenpeace en aquella época, recuerda "como algo significativo" que Tocino fue nombrada ministra de Medio Ambiente "sin tener ningún pasado medioambiental" por José María Aznar, "un presidente del Gobierno que en repetidas ocasiones mostró posicionamientos negacionistas del cambio climático".

En cuanto a su gestión, Tocino es más recordada por realizar un trabajo de lavado de imagen del Gobierno en situaciones de crisis que por desarrollar acciones propositivas. "Lo que más recuerdo de ella fue cuando el vertido de Aznalcóllar en Doñana. Se rompió una balsa de decantación de una mina y se vertieron cinco millones de metros cúbicos de residuos tóxicos en el entorno de Doñana, pero su empeño fue meramente comunicacional, intentando por encima de todas las cosas que no trascendiera el nivel de afectación en el Parque Nacional", apunta Uralde, que resume su gestión como "de imagen frente a la acción".

"Isabel Tocino fue una ministra de Medio Ambiente bastante deficiente", dice un  destacado ecologista

Por su parte, Santiago Martín Barajas, coordinador general de Ecologistas en Acción entre 1998 y 2002, recuerda que Tocino también tuvo que lidiar con la tragedia de Biescas, cuando en agosto de 1996 una riada arrasó un camping situado en una zona inundable de Huesca causando la muerte de 87 personas e hiriendo a otras 187. "Nosotros denunciamos que el camping estaba en medio de un barranco y ella respondió que esa tragedia iba a tardar 3.000 años en repetirse y que estábamos creando una alarma que iba a ahuyentar a los turistas. Unos meses más tarde tuvo lugar una riada similar en Cerro de Reyes, en Badajoz, y murieron 21 personas", explica el activista, para quien Tocino fue "una ministra bastante deficiente".

En opinión de Santiago Martín Barajas, hasta su sucesor, el posteriormente condenado por corrupción Jaume Matas, llevó a cabo una acción de Gobierno más eficiente, intentando abordar algunos de los problemas ambientales del país.

Estos veteranos activistas consideran que Isabel Tocino apenas hizo ningún aporte positivo durante sus años de mayor responsabilidad política. Pero esto no ha impedido que esta histórica dirigente del Partido Popular –que además es integrante del Opus Dei– se haya abierto camino con un éxito notable en los círculos de poder económico tras dejar el escaño que ocupó durante 16 años. "El Partido Popular es una organización de puertas giratorias con patas e Isabel Tocino es el mayor ejemplo de ello", concluye Uralde.