Publicado: 12.07.2014 10:28 |Actualizado: 12.07.2014 10:28

El expresidente de la comercializadora de armas de la SEPI, a prisión por corrupción

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En un discreto despacho de Luxemburgo, la sobrina del exagente de los servicios secretos españoles Francisco Paesa organizó una sofisticada trama de lavado de dinero para desviar dinero procedente de las armas y material de seguridad que España vende al extranjero. Así lo apuntan las primeras investigaciones, que señalan a Beatriz García Paesa, de 48 años, como la presunta lavadora de una organización desmantelada en España con epicentro en una empresa pública: la comercializadora de armas Defex, perteneciente a la empresa pública SEPI que a su vez depende del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.

Beatriz García Paesa tiene experiencia en estas lides: abogada y fiscalista, colaboró con su tío Francisco Paesa en 1994 para engañar al entonces director general de la Guardia Civil Luis Roldán, cuyo paradero delataron a la policía española y fue detenido en Laos. El dinero de Roldán desapareció; se cree que Paesa se apropió de los 1,5 millón de euros que éste había robado.

Casi veinte años después, en 2013, las autoridades judiciales de Luxemburgo informaron de la llegada de decenas de millones de euros a su país desde cuentas bancarias españolas sin justificación aparente. El dinero apuntaba al discreto despacho de abogados de García Paesa, desde donde, supuestamente, se desviaban fondos a paraísos fiscales y a cuentas opacas de Gibraltar, Hong Kong, Suiza, Singapur o Islas Caimán.

El juez central de instrucción 5 Pablo Ruz tiene suficientes indicios como para cuantificar el desvío de al menos 41,4 millones de euros dentro de una operación de venta de armas y material de seguridad a la Policía de la República de Angola.

La venta de armas españolas a Angola ascendió a 152 millones, pero la trama realizó, al parecer, facturas falsas para apropiarse de 41,4 millones en beneficio de los vendedores españoles y de familiares de altos cargos de Angola.

En la trama figuran varios cargos y excargos de la empresa Defex, S.A ., perteneciente a la SEPI y dedicada a la exportación de material de seguridad.

El supuesto cabecilla sería José Ignacio Encinas Charro, presidente de Defex de 1991 a 2012, quien esta noche ha sido enviado a prisión por orden del juez central de instrucción 5 Pablo Ruz.

Ruz dictó el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza para José Ignacio Encinas por la presunta comisión de seis delitos: delitos de corrupción en las transacciones comerciales internacionales, contra la Hacienda Pública, cohecho, blanqueo de capitales, pertenencia a organización criminal, y falsedad documental.

La misma medida cautelar fue acordada por Ruz respecto de otros tres detenidos: Juan Carlos Cueto Martin, consejero delegado de Cueto; y Manuel Iglesias-Sarria y Angel María Larumbe, directivo y exdirectivo de Defex.

Todos ellos había sido detenidos por la Guardia Civil, dentro de la denominada "Operación Angora". La operación investiga la desviación de fondos de un contrato de 152 millones de euros para equipar a la Policía Nacional de Angola por parte de una Unión Temporal de Empresas formada por Defex y Comercial Cueto 92 S.A.

El juez dictó prisión eludible con fianza de 200.000 euros para Icíar de Iraola, esposa de Cueto, y Enrique Francisco Gómez Cuesta, consejero de Defex hasta 2013. Otros tres detenidos quedaron en libertad con retirada de pasaporte y obligación de comparecencia en el juzgado cada semana.

La comercializadora de armas española Defex y la empresa Cueto constituyeron en junio de 2008 una UTE para suministrar de equipamiento de la Policía Nacional de la República de Angola gracias a un contrato de 152 millones de euros. En aquel momento Encinas Charro, ocupaba los cargos de presidente, consejero y apoderado en Defex, que asumió en 1991 y mantendría hasta el año 2012.

El juez detalla en un auto dictado en la noche del viernes que desde cuentas corrientes de la UTE Cueto-Defex se transfirió a un banco de Luxemburgo 41,4 millones de euros sin razón comercial o actividad mercantil aparente alguna. Los querellados confeccionaron de forma aparentemente inveraz facturas y adendas a los contratos que permitiesen justificar tales desvíos de fondos al extranjero.

Como beneficiarios últimos del dinero figuran los querellados y familiares de funcionarios públicos de la República de Angola.

El magistrado presume de forma indiciaria que los directivos de Defex y Cueto detenidos se concertaron con funcionarios angoleños para, a través del contrato de suministro de material a la Policía llevar a cabo una apropiación patrimonial ocultada, desviada al extranjero mediante un complejo entramado societario desde paraísos fiscales.

En Luxemburgo, Beatriz García Paesa fue detenida e ingresó en prisión. Será trasladada a España y declarará este lunes ante el juez Pablo Ruz. García Paesa es investigada en el Gran Ducado de Luxemburgo por negocios en Angola y la supuesta estafa de 10 millones de euros de su tío Francisco Paesa al magnate de origen ruso Alexandr Lébdedev, propietario del Evening Standard y del Independent, así como antiguo agente del KGB.



http://www.quoners.es/debate/que-crees-que-se-deberia-cambiar-para-reducir-los-casos-de-corrupcion-en-espana