Publicado: 05.03.2014 16:59 |Actualizado: 05.03.2014 16:59

El expresidente navarro Miguel Sanz pide a Barcina que convoque elecciones y pacte con el PSN

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El expresidente del Gobierno de Navarra y de UPN Miguel Sanz, ha aconsejado hoy a la presidenta Yolanda Barcina que convoque ya elecciones anticipadas y busque un pacto con los socialistas para evitar que Bildu tenga ningún tipo de influencia en el Gobierno foral. Sanz ha explicado que ignora si la presidenta atenderá el planteamiento que le hace, que formula no por su interés personal sino por el de Navarra, ya que considera que otros catorce meses de legislatura con este nivel de "crispación" política sería "letal" para la comunidad.

Esta mañana, la presidenta Barcina ha ofrecido al PSN "la mano tendida" para "buscar acuerdos" que permitan desencallar la crisis institucional que vive la comunidad foral a raíz de la investigación de intentos de injerencias en la Hacienda Tributaria. El expresidente navarro ha comentado que esta reflexión ya la hizo en el Comité Ejecutivo de UPN del pasado lunes, en el que dejó claro que, en todo caso, la decisión de convocar elecciones le corresponde a Barcina.

Sanz ha manifestado que en la comisión de investigación quedó acreditado que no ha habido "ni corrupción ni ilegalidad alguna" por parte de la presidenta y de la consejera de Economía, Lourdes Goicoechea, cuyas actuaciones fueron "impecables y de acuerdo con sus competencias". Sin embargo, ha dicho, algunos "siguen hablando de manera frívola de corrupción" en el Gobierno de Navarra y apuestan por la moción de censura para desbancar a Yolanda Barcina.

En este contexto político, Sanz aboga por la convocatoria de elecciones anticipadas, porque esta decisión sería "lo mejor para Navarra, lo mejor para la presidenta, lo mejor para UPN y lo mejor incluso para el PSN", porque el objetivo común debe ser evitar que Bildu "influya ni tan siquiera un minuto" en las instituciones, "bien desde fuera o bien desde dentro". El expresidente, que ha apuntado que "parece que el tema de la moción de censura va en serio", ha recordado que, además, adelantar los comicios permitiría evitar que el nacionalismo "liderase" el proceso electoral.

En todo caso, ha dicho, "aun suponiendo que no haya moción de censura, porque desde Madrid no se permita" presentarla al PSN, agotar la legislatura "con mayor crispación que la que actualmente existe sería letal para Navarra y sobre todo para los ciudadanos". Los ciudadanos "ahora no están pensando en una moción de censura que me parece injustificable y desde luego fuera de toda lógica después de la comisión de investigación", ha afirmado Sanz, que ha abogado por que UPN tenga "un gesto" con el PSN, ya que es "con quien sí o sí debemos pactar si queremos que el constitucionalismo siga gobernando y que Navarra siga siendo una Comunidad foral dentro del Estado autonómico español".

"Nadie más interesado que yo, después de once años de presidente del partido y quince años de presidente de Navarra, en procurar que quienes dirigen ambos partidos se entiendan", ha subrayado. Al final, ha declarado, "la última palabra la tiene la presidenta", que es "la que debe decidir si hay o no hay elecciones anticipadas, la que debe saber medir los tiempos y si realmente conviene o no a Navarra el adoptar una decisión u otra".

Al ser preguntado sobre si existe un problema personal entre la presidenta Barcina y el secretario general del PSN, Roberto Jiménez, ha asegurado: "No lo sé, y si lo sé no quiero decirlo. No sé si lo hay, pero si lo hay ojalá no lo hubiese".