Publicado: 21.09.2015 20:28 |Actualizado: 21.09.2015 23:30

Un magistrado del Supremo denuncia una "desviación de poder" para apartarle de la sección que juzga al Gobierno

José Manuel Sieira remite un duro escrito a la Sala de Gobierno porque ni siquiera le dejan retirarse con la presidencia de una sección, tras 21 años de trabajo en el Supremo. Cesado de forma prematura, fue quien impulsó la famosa anulación del indulto del kamikaze

Publicidad
Media: 4.87
Votos: 15
Comentarios:
Jose Manuel Sieira. Foto: poderjudicial.es

El expresidente de la Sala Tercera del Supremo José Manuel Sieira. Foto: www.poderjudicial.es

El expresidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo José Manuel Sieira ha presentado un escrito ante la Sala de Gobierno en el que denuncia maniobras para provocar "una auténtica desviación de poder" en el alto tribunal. Con la maniobra, Sieira no formará parte de la sección primera de dicha Sala, que juzga los actos del Gobierno y del órgano de gobierno de los jueces.

En su duro escrito, Sieira explica que su sucesor en esta Sala , Luis María Díez Picazo, no le ha destinado a la plaza vacante que existía de la sección Cuarta, lo que le hubiera llevado a presidir dicha sección dada su antigüedad. En su lugar, le destina a la única sala donde hay otro magistrado más antiguo que él (la Séptima, presidida por Jorge Rodríguez-Zapata).

Con este desplazamiento, Sieira no presidirá una sección y, por consiguiente, queda automáticamente de formar parte de la sección Primera, que es la encargada de resolver los recursos y las decisiones del Gobierno de Mariano Rajoy y del Consejo General del Poder Judicial que preside Carlos Lesmes.

La sección Primera está compuesta por el presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo -esto es, Díez Picazo-, y por cada uno de los presidentes de las restantes secciones, de la Segunda a la Séptima.

El expresidente de la Sala recuerda en su escrito que es el número tres de los magistrados en activo en el escalafón del Supremo, con casi 21 años de ejercicio profesional.

Pero a Sieira ni siquiera le dejan terminar su trabajo y llegar a la jubilación en un puesto laboral que le corresponde por su trayectoria y antigüedad en el Tribunal Supremo.

Sieira destaca que cuando Díez Picazo tomó esta decisión, la sección Cuarta no disponía de los cinco magistrados titulares obligatorios por ley para integrar dicha sección, mientras que en la Séptima, donde le destinó, ya los había.

Por si fuera poco también, Sieira denuncia que ni siquiera ha recibido un escrito donde se motive esta decisión de enviarlo a la sección Séptima en lugar de la Cuarta.

Por ello, Sieira dirige su escrito a la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo, encargada de ratificar la decisión de Díez Picazo.

'El que se mueve no sale en el BOE'


"Carlos Lesmes
ha conseguido imponer una máxima: el que se mueve no sale en el Boletín Oficial del Estado". Esta reflexión sobre el actual presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial circula entre los magistrados del alto tribunal, órgano al que llegó hace tan sólo tres años y medio.

Lesmes tiene en el punto de mira a José Manuel Sieira, un magistrado de prestigio que presidía la Sala Tercera del Tribunal Supremo hasta que fue relevado del cargo el pasado 7 de septiembre por el órgano de gobierno de los jueces que preside el propio Lesmes y quien colocó a una persona de su confianza,

Sonó para presidente del Supremo


Sieira se había movido en la foto. Había dictado resoluciones que no gustaron a Lesmes, quien hizo llegar al Gobierno del PP la necesidad de relevarlo. Entre ellas, la famosa sentencia que anuló el indulto del Gobierno del PP al conductor kamikaze, en diciembre de 2013, o la que permitía al Estado no tener que indemnizar a Florentino Pérez por el fiasco de Castor, el almacén de gas cerrado tras crear más de mil terremotos y que se estima costará a los españoles casi 4.700 millones de euros, a pagar en 30 años según cálculos de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Por si fuera poco, Sieira había sonado para el cargo de presidente del CGPJ y del del Tribunal Supremo, puesto que logró Lesmes en diciembre de 2013.

Cuando el pasado 7 de septiembre llegó la hora de la renovación, Lesmes se encargó de provocar su caída como presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo, la última instancia en los litigios donde están involucradas las administraciones públicas.



Un círculo bien cerrado


Una de las últimas decisiones de Sieira cuando aún presidía la sección Primera fue aceptar a trámite la demanda presentada por cuatro vocales progresistas del CGPJ contra Carlos Lesmes.

La demanda se interpuso contra la decisión de Lesmes de impedir la renovación de los componentes de las comisiones del Consejo, entre ellas la de la poderosa Comisión Permanente que dirige el propio Lesmes.

El recurso fue interpuesto por las vocales Clara Martínez de Careaga, María Victoria Cinto, Concepción Sáez y Roser Bach.  Ahora, la presidencia de la sección Primera que resolverá este recurso ha quedado en manos de Díez Picazo, magistrado de la confianza de Lesmes.

La Sala de Gobierno está presidida por Lesmes. En el caso de que Sieira reciba una contestación por escrito, podrá interponer un recurso ante el CGPJ, que también preside Lesmes, y luego apelar ante el Supremo, justo ante la sección de la que ha sido excluido. El círculo se cierra.

Presiones del hermano de Rajoy


La maniobra para apartar a José Manuel Sieira al frente de la Sala III tenía un largo recorrido, tanto como la propia estancia de Lesmes al frente del CGPJ y del Supremo hasta el punto de que cuando éste llegó al poder ya hizo deslizar la idea de que Sieira sería reemplazado. Pero nunca se lo dijo.

Lesmes consiguió su objetivo el pasado 7 de septiembre, apelando ante los vocales del CGPJ que debían nombrarlo a una cuestión de Estado.. Y después de que un hermano del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, Enrique, llamara por teléfono a vocales del CGPJ para que no votaran a Sieira y que otorgaran su voto al candidato de Lesmes, Luis María Díez Picazo, según fuentes conocedoras de estas conversaciones.

La labor de la Sala Tercera en estos cinco últimos años ha sido reconocida hasta por el ministerio de Economía y Hacienda, que considera que ha ayudado a afrontar la crisis económica ya que ha conseguido resolver con agilidad numerosos litigios que bloqueaban millones de euros. 

En toda la historia reciente del Tribunal Supremo siempre se había renovado a un presidente de Sala para un segundo mandato. Es una norma no escrita. En el caso de Sieira no fue así.​