Diario Público
Diario Público

Exteriores da por hecho el cese de Trillo como embajador

El departamento que dirige Alfonso Dastis argumenta que toca renovar 72 embajadas, entre ellas, la de Londres, aunque desliga esta decisión del último informe sobre el Yak-42. sin embargo, el PP le auguraba hasta hoy una "importante labor" con el Bréxit.

Publicidad
Media: 3.70
Votos: 10
Comentarios:
El exministro de Defensa con Aznar y ahora embajador en Londres, Federico Trillo, en una imagen de archivo. EFE

El exministro de Defensa con Aznar y ahora embajador en Londres, Federico Trillo, en una imagen de archivo. EFE

MADRID.- Federico Trillo abandonará la embajada de Londres "en las próximas semanas o meses". Así lo aseguran fuentes del Ministerio de Exteriores, que dan por hecho que el exministro de Aznar no seguirá tampoco como embajador en ningún otro destino. 

"No es un diplomático de carrera, sino que fue nombrado por decisión del Consejo de Ministros. No siendo diplomático, lo normal es que no siga después como diplomático", especifican las citadas fuentes. 

No obstante, el departamento que dirige Alfonso Dastis quiere desligar esta decisión de la última polémica surgida con el informe del Consejo de Estado que culpa a Defensa del accidente del Yak-42

Se renovará la embajada de Londres, pero no como castigo a Trillo, dicen en Exteriores

Pese a la petición de los familiares de las víctimas para que quien entonces era ministro del ramo pida perdón, el Ejecutivo de Mariano Rajoy no le reprenderá expresamente. Según Exteriores, Trillo dejará Londres del mismo modo que otros 72 embajadores cambiarán su destino en las próximas fechas. 

En realidad, no existe ninguna ley que limite los mandatos del personal diplomático. Pero, según las citadas fuentes, más o menos cada cuatro años -no necesariamente ligados a las legislaturas- se renuevan las embajadas.

Al parecer, los cambios deberían haberse producido ya en dos turnos entre junio y noviembre del año pasado pero se retrasaron por la interinidad del Gobierno en funciones. Ahora volverán a ponerse en marcha, afirman, pero no como castigo a Trillo.

El PP no esperaba destituir a Trillo con la renovación de embajadas. Casado argumentó ayer que le esperaba una "labor importante" con la gestión del Bréxit en el Reino Unido

Sin embargo, fuentes del PP aseguran a Público que sí estaba previsto la renovación de Trillo al frente de la embajada de Londres. Así lo constatan, además, las declaraciones del vicesecretario de Comunicación del partido, ayer, que destacó la "labor importante" que le esperaba en un Reino Unido que se encuentra pendiente del Bréxit.

Pablo Casado
defendió también -como Rajoy-, que la tarea de Trillo como embajador es "distinta" a la que desempeñaba hace 20 años. Así evitó pronunciarse a favor de su destitución motivada por el informe sobre el Yak-42, por lo que se deduce que el PP no esperaba "renovar" su embajada. Hasta ahora. Génova no ha querido pronunciarse oficialmente al respecto.

No obstante, otras fuentes conservadoras, expertas además en Asuntos Exteriores, creen que, "aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid", Rajoy haría bien en lanzar un mensaje de "limpieza" a la oposición.

El escenario político se presenta convulso -con los correspondientes congresos internos de los partidos y un Gobierno en minoría-, por lo que, en opinión de estas fuentes, la habitual renovación de embajadas sí debería servir para apagar el fuego del escándalo del Yak-42 y así debería admitirlo el PP y el Ejecutivo.

Trillo, funcionario del Consejo de Estado

Pese a todo, sólo Rajoy sabe si recolocará a Trillo en otra embajada -dependería del Consejo de Ministros-, en algún otro retiro dorado -como ha hecho con buena parte de sus fieles amigos- o, simplemente, le dejará volver a su actividad anterior.

Curiosamente, Trillo es funcionario, precisamente, del Consejo de Estado que ha emitido el informe crítico con su gestión, a cuyo cuerpo de letrados pertenece desde 1979. Su vuelta podría complicarse por la oposición declarada de PSOE, Ciudadanos, Podemos, IU y ERC.

Hasta el momento, él se había postulado como 'mediador' en la guerra policial entre María Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría. Pero su futuro ahora depende sólo de Rajoy.