Publicado: 14.05.2013 07:00 |Actualizado: 14.05.2013 07:00

Fabra coloca al líder valenciano de Nuevas Generaciones con un sueldo de 45.000 euros

La oposición denuncia que el PP ha convertido la Generalitat valenciana en una auténtica "agencia de colocación". 

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:

"Las cosas cuestan". Con esa sentencia resumía el pasado sábado la presidenta de Nuevas Generaciones (NNGG) del PP, Beatríz Jurado, el futuro laboral de la juventud española. Lo hacía en un polémico discurso en la clausura del congreso de su organización en Asturias, en el que la también senadora por Córdoba, entre otros argumentos, diferenció a los jóvenes del PP de otros -en su discurso criticó duramente a los que protestaron la pasada semana contra la reforma educativa que planea el Gobierno- que piensan que "el futuro es un regalo".

Sin embargo, no todos los jóvenes parecen tener la misma fortuna en estos duros tiempos que describe Jurado. Sin ir más lejos, la suerte sonrió la pasada semana a su homólogo en NNGG del País Valenciano, Juan Carlos Caballero, que tan solo medio año después de asumir ese cargo ha tenido la fortuna de ser designado por el Gobierno valenciano -en manos de Alberto Fabra, del PP- como nuevo secretario general del Instituto Valenciano de la Juventud (IVAJ). Un cargo de confianza inexistente hace dos años, por el que este joven nacido en 1989 cobrará aproximadamente 45.000 euros brutos anuales, el máximo que podría cobrar un funcionario de carrera en esa institución, según fuentes sindicales.

Hasta entonces, el currículum conocido de Caballero -que Público solicitó ayer al PP valenciano sin que a última hora tuviera aún una respuesta-, licenciado en Derecho y afiliado al PP cuatro años atrás, se limitaba a su puesto como técnico en el IVAJ para desarrollar un programa para fomentar el "emprendedurismo". Y esta no era la primera vez que le sonreía la fortuna en el entorno del Instituto de la Juventud. Según informó en su día el diario Levante, Caballero ganó en verano del 2012 -mientras trabajaba para fomentar el "emprendedurismo" de los demás- sendos abonos dobles para dos festivales musicales, por valor de 260 euros, sorteados por la misma entidad.

No obstante, no todos creen que su ascenso se deba al factor suerte. "El PP utiliza las instituciones como una agencia de colocación de sus dirigentes y esto es un grave insulto a la transparencia, la democracia y a los ciudadanos y ciudadanas, que ven que con el dinero público se pagan elevados sueldos a personas que han sido designadas a dedo", ha valorado el diputado de Compromís y portavoz en materia de Juventud, Fran Ferri, que preguntará en el pleno a la consellera de Bienestar Social por los criterios del nombramiento. Otros diputados de la oposición se han manifestado en el mismo sentido sin respuesta alguna del Consell hasta ahora.

Lo paradójico, recuerda Adel Francés, portavoz de STA-Intersindical Valenciana, es que hasta hace dos años en el IVAJ solo había un puesto de designación directa (el de director, que ahora ocupa Marcos Sanchis, antiguo militante de NNGG), mientras que este segundo no se había utilizado hasta ahora, "precisamente cuando los gobiernos tanto autonómico como estatal en manos del PP no paran de decir que hay que adelgazar la administración e incluso hacen recortes". Sin ir más lejos, el mismo IVAJ ha recortado su plantilla de trabajadores en un 15% en los últimos años.

¿Debería Caballero haber aceptado este cargo de designación política cuando anima al resto de jóvenes a emprender? ¿Es coherente políticamente este fichaje cuando se está recortando la administración y los servicios del estado del bienestar? Este diario ofreció ayer en varias ocasiones la posibilidad de responder a estas preguntas a Beatríz Jurado, presidenta estatal de NNGG, pero a última hora de la tarde no se había obtenido ningún tipo de respuesta.

"Las políticas serias y responsables del presidente Fabra en materia de creación de empleo juvenil están dando sus frutos", aseguró Juan Carlos Caballero el pasado año, aunque los datos de la EPA ya señalaban un aumento ininterrumpido del número de parados en el País Valenciano que Alberto Fabra -con más de 110.000 parados desde que gobierna- no ha frenado tras sustituir a Francisco Camps. Eso sí, los frutos para Caballero, no se han hecho esperar.