Publicado: 05.03.2014 16:48 |Actualizado: 05.03.2014 16:48

Fabra impone el castellano en un colegio en el que el 95% de las familias quiere línea valenciana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La entidad educativa Escola Valenciana ha denunciado hoy que la Conselleria de Educación ha impuesto una línea en castellano en el Colegio Público Pare Català de Valencia en contra del 94,6% de la opinión de las familias, que apuestan por una enseñanza en valenciano. En un comunicado, la entidad ha asegurado que esta actuación supone una "vulneración" del Estatuto de Autonomía, del decreto de Plurilingüismo y de la nueva Ley de Uso y Enseñanza del Valenciano (LUEV).

Se trata, en opinión de Escola, del "segundo ataque gravísimo" por parte de la Administración autonómica contra la enseñanza plurilingüe en valenciano. Este centro fue uno de los 44 que el año pasado consiguió la apertura de líneas de enseñanza en valenciano, por lo que pasaba de tener dos en valenciano y una en castellano a ofrecer este año tres líneas educativas en la lengua autóctona. Escola recuerda que de las 75 familias que matricularon a sus hijos de 3 años en este centro, 71 quieren enseñanza en valenciano, lo que supone el 94,6 %.

Dos de las familias que matricularon a sus hijos de 3 años para este curso presentaron un recurso de alzada a la Conselleria para pedir la anulación del procedimiento de cambio de programa lingüístico que abría la tercera línea en valenciano. Alegan que no estaban informados de este cambio aunque, según Escola Valenciana, cuando matricularon a sus hijos, "estaban más que enterados" del programa lingüístico del centro y de que se había aprobado la tercera línea en valenciano.

Ante esta situación, el secretario autonómico de Educación, Rafael Carbonell, ha optado por suprimir la línea de valenciano y convertirla a castellano en medio del segundo trimestre de este curso y ha dado un plazo de un mes, por lo que "obliga a veintiún alumnos a estudiar en castellano en contra de la voluntad de sus familias". Ante esta situación, Escola propuso que escolarizaran en otro centro a los demandantes o que habilitaran una línea en castellano en el colegio, además de las tres en valenciano, dos soluciones que le parecen "justas".

El comunicado también recuerda que una de las familia demandantes inició un procedimiento contencioso-administrativo el pasado 27 de enero; a través de Escola Valenciana hay personados nueve padres y madres en nombre de las 71 familias que ven peligrar la línea en valenciano.