Publicado: 29.11.2013 09:48 |Actualizado: 29.11.2013 09:48

Fallece Francisco José Hernando, expresidente del Supremo que ilegalizó a Batasuna

Al frente del Consejo del Poder Judicial  firmó polémicos informes contra el matrimonio homosexual y el Estatut catalán. También equiparó saber catalán con bailar sevillanas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El magistrado del Tribunal Constitucional Francisco José Hernando Santiago falleció anoche en Madrid a los 77 años debido a una grave enfermedad de la que estaba aquejado desde hacía tiempo. Fue elegido para el TC por el Senado en 2010 --tomó posesión en enero de 2011--, tras haber sido entre 2001 y 2008 presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Fue el ponente de la sentencia del Supremo que, el 11 de marzo de 2003, ilegalizó a Batasuna en aplicación de la Ley de Partidos Políticos pactada por el PP y el PSOE. Presidió el Consejo del Poder Judicial en una etapa dominada por el Partido Popular (que tenía mayoría absoluta como ahora en el Parlamento), y la propuesta de su nombramiento se vinculó al entonces portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Luis de Grandes, con quien había coincidido en una cacería.

En los 7 años que se mantuvo en el puesto (2001-2008), se alineó con la mayoría formada por los vocales propuestos por el PP. Así, firmó polémicos informes del Consejo del Poder Judicial muy críticos con reformas legales del Gobierno socialista de Rodríguez Zapatero, como la Ley de matrimonios entre personas del mismo sexo, y también contra el entonces proyecto de Estatut catalán, en el que se avisaba de 17 tachas de inconstitucionalidad en el texto. La minoría progresista del órgano, formada por los vocales propuestos por PSOE e IU, reprochó entonces a Hernando y a sus compañeros realizar dictámenes sin que nadie se los hubiese solicitado.

En enero de 2006, en un desayuno informativo organizado por la agencia de noticias Europa Press, tuvo un desliz muy criticado desde algunos ámbitos por la forma en que defendió que no podía establecerse como requisito obligatorio el conocimiento del catalán para ejercer como juez en Catalunya. "Si estuviera ejerciendo en Catalunya aprendería catalán, pero como un enriquecimiento personal, como me gustaría cuando voy a Andalucía saber bailar sevillanas".

Posteriormente fue reprobado en dos ocasiones, por diferentes causas, por la denominada minoría progresista del Consejo, sin que en ninguno de los casos prosperara la moción.

Durante su Presidencia del Consejo tuvo como principal colaborador a su jefe de Gabinete, Eduardo Ortega, hoy presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional, y a Enrique López, que era el portavoz de la institución y con quien ha coincidido en los últimos meses en el Tribunal Constitucional. 

Precisamente, la propuesta de Hernando por parte del PP para ocupar una de las plazas del Constitucional a elegir por el Senado, junto al que había sido portavoz del CGPJ, Enrique López, fue rechazada inicialmente por el entonces Gobierno socialista, que finalmente admitió la del primero y aparcó la del segundo por no reunir los años suficientes de ejercicio para acceder al alto tribunal. El Gobierno de Mariano Rajoy nombró este año a López para el TC por su cuota directa (el Ejecutivo elige dos magistrados cada 9 años).

Hernando fue nombrado magistrado del Tribunal Constitucional en diciembre de 2010, a propuesta del Senado, junto a Adela Asúa, Luis Ignacio Ortega y Francisco Pérez de los Cobos tras un accidentado proceso de renovación que se demoró tres años por las discrepancias entre PSOE y PP, sobre el procedimiento y sobre los aspirantes.

Hernando era profesor de Derecho en la Universidad Complutense de Madrid, donde se licenció, y ejerció la abogacía en Madrid, Toledo, Granada, Vizcaya y Zaragoza entre 1960 y 1986, año en que, con casi 50 años, fue nombrado magistrado del Tribunal Supremo por el turno de juristas de reconocido prestigio. Había nacido en Madrid el 4 de junio de 1936.

Ocupó primero plaza de magistrado en la Sala Quinta, de lo Militar, del Tribunal Supremo, donde permaneció tres años, y en febrero de 1989 pasó como magistrado del Supremo a la Sala Tercera, la de lo Contencioso Administrativo, donde ocupó la presidencia de su Sección Sexta.

También fue miembro del Tribunal de Conflictos de Jurisdicción y formó parte de la Junta Electoral Central, y participó como presidente y vocal en diferentes ocasiones de tribunales de oposiciones para el ingreso en la Carrera Judicial y en el Cuerpo de Abogados del Estado. Es académico correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación y poseedor de la Cruz de San Raimundo de Peñafort.

De marzo de 1994 a julio de 1997, Francisco José Hernando fue uno de los ocho magistrados del Supremo designados por el CGPJ que formaron parte de la Junta Electoral Central, y uno de los siete magistrados de este tribunal que, el 26 de abril de 1988, decidieron por unanimidad desestimar el recurso interpuesto por la asociación Acción Familiar contra el Real Decreto del Gobierno -aprobado en noviembre de 1986- que flexibilizó la práctica del aborto. 

En mayo de 2008, otro magistrado del Constitucional en ejercicio, Roberto García Calvo, falleció, sin que PP y PSOE se pusiesen de acuerdo en su renovación durante cuatro años (su plaza, correspondiente al Congreso de los Diputados, no fue cubierta hasta julio de 2012 junto a la de los otros tres magistrados que habían cumplido su mandato en el TC).

En un caso anterior, el del catedrático Fernando Garrido Falla, abandonó por enfermedad el TC en 2002 y fue sustituido por Jorge Rodríguez-Zapata. El prestigioso administrativista murió al año siguiente, en 2003.