Público
Público

La falta de financiación obliga a colegios andaluces a pedir a sus alumnos papel higiénico

El debate sobre los retrasos en el pago de gastos de funcionamiento a las escuelas irrumpe en el Parlamento andaluz al hacerse pública la carta de un centro escolar que reclama ayuda a las familias para paliar su “precaria situación económica”.

Publicidad
Media: 5
Votos: 8
Comentarios:

Edificio Torre Triana, sede de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte de Andalucía

SEVILLA.- El retraso del Gobierno andaluz en el abono de la partida de gastos de funcionamiento a los colegios de la comunidad autónoma está haciendo que muchas de estas escuelas hayan pedido a los padres de sus alumnos que sus hijos traigan el material que empieza a agotarse, incluido los rollos de papel higiénico. La normativa de la Consejería de Educación prohibe taxativamente a los centros escolares, públicos y concertados, reclamar dinero o material a las familias, porque éstas ya tienen derecho a una educación gratuita, lo cual incluye todos los recursos necesarios. Pero aquí la norma choca con la realidad de los centros, y no es la primera vez.

La dirección del colegio de Infantil y Primaria Pablo Picasso, de Sevilla, remitió la semana pasada una carta a los padres de sus alumnos, a la que ha tenido acceso esta redacción: “A la fecha que estamos, la Consejería de Educación no ha librado aún la dotación económica que nos corresponde. Es por ello que nos encontramos en una situación precaria económicamente. No dejamos de realizar, sin embargo, una serie de gastos que son imprescindibles para el funcionamiento del centro y de la formación académica-educativa de vuestros hijos, no escatimamos en materiales, témpera, papel continuo, cartulinas, fotocopias… Nos vemos obligados a recortar en papel higiénico y el de cocina. Por esta razón, solicitamos vuestra colaboración en estos materiales. Agradeceríamos que cada alumno contribuyese, por lo menos, con un rollo de papel higiénico y otro de papel de cocina, que se entregarán a la tutora y será para uso exclusivo de cada tutoría. Muchas gracias. La dirección”.

El Parlamento andaluz votó una resolución para reprobar a Cristina Cifuentes por unas palabras en las que defendió que Madrid financiaba la sanidad y la educación gratuita de los andaluces

El presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, usó recientemente el contenido de esta carta durante su turno en la sesión de control al Gobierno de Susana Díaz, que la escuchaba con gesto serio. Sucedió en el mismo pleno en el que, a iniciativa del PSOE, el Parlamento votó una resolución de los socialistas para reprobar a la presidenta de la comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, por unas recientes palabras en sede parlamentaria en la que la dirigente popular defendió que Madrid financiaba la sanidad y la educación gratuita de los andaluces.

Díaz había afeado enérgicamente a su homóloga madrileña que hubiera echado mano de viejos tópicos “retrógrados y clasistas” sobre la “Andalucía subsidiada”, y recordó una ristra de declaraciones similares de políticos (la mayoría madrileños y catalanes) que apuntaban en el mismo sentido. El PP andaluz, que obviamente no apoyó la reprobación de Cifuentes, usó aquel debate para leerle a la presidenta la carta de un colegio público andaluz que pide dinero a los padres de sus alumnos porque su Gobierno no le entrega “los fondos necesarios ni para pagar el papel higiénico”.

Se desencadenó entonces un duro enfrentamiento entre la presidenta y el líder popular. Díaz acusó a Moreno de usar “ese papelito” (en referencia a la carta del citado colegio) para “desprestigiar la escuela pública andaluza”, reprochándole que vertiera calumnias contra un sistema educativo “que no conoce” porque “ustedes siempre han estudiado en la privada”. El popular, en cambio, afeó a la presidenta que haga oídos sordos a las demandas de las escuelas andaluzas.

Comunicado de la Dirección de un colegio andaluz a los padres y madres de sus alumnos. /PÚBLICO

Dinero para luz, agua, teléfono, calefacción, papel y material de oficina

La partida de gastos de funcionamiento es el dinero que gestionan los centros educativos para pagar la luz, el agua, el teléfono, la calefacción, el papel y el material de oficina. Durante un reciente debate parlamentario, la consejera de Educación, Adelaida de la Calle, admitió a preguntas del grupo popular que el Gobierno andaluz había recortado un 20% la partida para gastos de funcionamiento de los colegios desde 2012 “cuando comenzaron las reducciones como consecuencia de las medidas urgentes de racionalización del sector público en este ámbito puestas en marcha por el Gobierno de la Nación”, dijo De la Calle.

En el curso 2014-2015, la partida de gastos fue un 11,85% inferior al año anterior. “Esta reducción de gastos de funcionamiento no ha sido una decisión de esta consejería, sino que es una obligación impuesta por el sometimiento a las limitaciones presupuestarias que suponen los créditos consignados en la Ley de Presupuestos”, explicó De la Calle en sede parlamentaria. En su último informe sobre fiscalización de los gastos de funcionamiento de los colegios andaluces, la Cámara de Cuentas denuncia que los recortes en esta partida se remontan a 2008, fecha de inicio de la crisis económica, y no en 2012, como admite la Junta.

Los ingresos de las escuelas cayeron un 4,09% en el curso 2008-2009 respecto al año anterior, y volvieron a ser recortados un 8,79% en los dos cursos siguientes

Los ingresos de las escuelas cayeron un 4,09% en el curso 2008-2009 respecto al año anterior, y volvieron a ser recortados un 8,79% en los dos cursos académicos siguientes. El informe estima que la financiación global de los centros escolares disminuyó un 40,5% en los primeros años de la crisis. “En consonancia con la disminución de ingresos, los gastos también han decrecido, aunque éstos lo han hecho en mayor cuantía, debido al comportamiento restrictivo de los centros escolares en la gestión”, reza el informe del órgano que fiscaliza el uso de fondos públicos de la Junta. Entre 2008 y 2012, los años más duros de la crisis, los ingresos del Gobierno andaluz se vieron recortados en un 12,88%, mientras que la financiación de las escuelas disminuyó un 21,28%, según la Cámara de Cuentas.

Los gastos de funcionamiento de los centros educativos atienden a criterios de eficacia y racionalización del gasto público. La Consejería de Educación asegura haber incrementado un 8,2% la partida este año (de 87,5 millones a 94,7 millones) y sostiene que esta partida seguirá incrementando en 2017, aunque admite que la Administración andaluza aún sufre un “problema de liquidez” que retrasa el pago de algunas partidas a proveedores, incluido los colegios. No obstante, en este mes los centros recibirán 8,6 millones de euros para gastos de funcionamiento en centros educativos, aseguran fuentes de Educación.

La consejería, a través de la inspección educativa, ha abierto una investigación al colegio Pablo Picasso, mencionado en el debate parlamentario, después de que la presidenta de la Junta censurase el contenido de la carta que envió la dirección del centro. Sin embargo, al hacerse público otros colegios andaluces admitieron a través de redes sociales haber adoptado la misma decisión que éste para paliar sus problemas económicos. La Junta reconoce la buena labor de los directores y directoras de centros educativos por la buena gestión de estos recursos públicos, máxime en tiempos de dificultad económica y con la implantación de una LOMCE que ha provocado un desajuste presupuestario de 395 millones.