Público
Público

Felipe: "La España desmoralizada de la que nos hablan no es la verdadera"

El príncipe pide no dejarse llevar por el "desánimo" porque "el pesimismo es paralizante" en la entrega del Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias 2013 a Teverga.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Príncipe de Asturias ha asegurado hoy que 'esa España desmoralizada de la que se nos habla no es la España verdadera' y ha pedido no dejarse llevar por el 'desánimo' para superar las 'dificultades' porque 'el pesimismo es siempre infértil y paralizante'.

Don Felipe, que hoy se ha trasladado junto con doña Letizia a Teverga para entregar a esta comunidad vecinal de casi 2.000 habitantes el Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias 2013, ha advertido en su discurso de las 'voces que quieren convencernos de que vamos, irremediablemente, hacia una sociedad sin futuro'. Ha subrayado que 'la verdadera España es la que está en el fondo de la sociedad, en su alma, consciente de los problemas pero firme en sus convicciones y decidida a superar las dificultades', que, aunque 'son muy grandes, no es menos cierto que no son invencibles'.

El príncipe ha defendido que 'todo lo mejor es posible, siempre y cuando no se pierda la fe en que cada nuevo día puede traer nuevos triunfos, sobre todo si vencemos al pesimismo, a la desilusión y al desencanto'. Ha asegurado que España 'está construida con cientos, con miles de comunidades', como la de Teverga, que 'se rebelan contra la adversidad' y 'se engrandecen en los momentos difíciles'.

Don Felipe ha elogiado la 'valentía' de la comunidad vecinal de Teverga por enfrentarse a los 'desafíos' que supuso el cierre de la minería en 1992, con un amplio abanico de iniciativas y actividades, como la ganadería o el turismo rural, y apostando por una 'economía emprendedora, ágil y sostenible', con 'ideas y tenacidad, esfuerzo y trabajo eficaz'. 'Os alentamos a que sigáis así, a que las inevitables dificultades no os hagan desfallecer; también a que animéis a las nuevas generaciones a potenciar sus conocimientos, a encontrar en la educación el camino más seguro para hacer frente a la creciente complejidad, a la rapidez de los cambios y a la incertidumbre que caracterizan nuestro mundo', ha animado a los vecinos.

El Príncipe ha hecho especial mención a las cuencas mineras, a las que ha expresado su 'solidaridad', consciente de que 'está desapareciendo la forma de vida que se ha mantenido en ellas durante tantos años'. Pero se ha mostrado convencido de que los trabajadores de las cuencas encontrarán también 'nuevos caminos para emprender; caminos para imaginar y crear nuevas formas de trabajo y de prosperidad', gracias al 'espíritu', la 'fortaleza' y al 'bagaje ético, construido sobre la fraternidad y la confianza', que les caracteriza. 'Porque no hay futuro sin ideales y sin sueños, sin una convivencia sosegada y fraterna', ha afirmado.