Publicado: 08.05.2015 11:51 |Actualizado: 08.05.2015 11:51

Felipe González asegura ahora que nunca ha sido partidario de una gran coalición PP-PSOE

El expresidente del Gobierno pide a Podemos y Ciudadanos que “pierdan la virginidad” y decidan en Andalucía. Afirma que lo que pasa en Venezuela “es dramático en libertades, seguridad física y un desastre económico”. 

Publicidad
Media: 1.50
Votos: 6
Comentarios:
El expresidente del Gobierno Felipe González, durante su intervención en un desayuno informativo en el Fórum Europa. /EFE

El expresidente del Gobierno Felipe González, durante su intervención en un desayuno informativo en el Fórum Europa. /EFE

MADRID.- El expresidente del Gobierno Felipe González ha explicado este viernes que nunca ha sido partidario de una coalición entre PP y PSOE en un escenario actual en el que admite que el panorama político ha incorporado a dos nuevas fuerzas, Podemos y Ciudadanos, a las que hay que tener en cuenta. A estos dos últimos partidos les ha pedido "que pierdan ya la virginidad y decidan" en Andalucía, para desbloquear la situación de falta de un nuevo Gobierno tras las últimas elecciones de marzo.

González, en los desayunos de Forum Europa, utilizó un tono paternalista para referirse a ambas formaciones, a las que en su opinión “se les puede perdonar” que digan a algunas cosas. En este sentido, ironizó con la propuesta de contrato único que propone Ciudadanos, o las más de doscientas propuestas que plantea Podemos, “porque un proyecto de Gobierno no surge del conjunto de todas las indignaciones”, indicó.



González pide a Podemos y Ciudadanos que “pierdan la virginidad” y decidan en Andalucía

Pero, aún así, González admitió que ambos partidos son dos nuevos protagonistas en el escenario político y habrá que tenerlos en cuenta. Para el expresidente, se va a un escenario de cuatro fuerzas: dos en torno al 30% de los votos que, en su opinión, serán PP y PSOE; y otras dos en torno al 20% (Podemos y Ciudadanos). González explicó que no hay que tenerle miedo a este nuevo escenario político que se avecina pero, de nuevo, en referencia a Andalucía, indicó que hay que empezar a acostumbrarse a las políticas de diálogo, de acuerdos y de pactos.

El ex dirigente socialista indicó que en España hay una sensación de fin de ciclo y que hay que amoldarse a la nueva situación, “sin duda, dificultará la gobernanza, pero los ciudadanos tienen derecho a que haya otra cosa”, recalcó.

En este sentido, González volvió a explicar que nunca ha sido partidario de una gran coalición PP y PSOE, y sólo dejó abierta esa posibilidad en caso de una situación complicada que, en su opinión, no se da en España. Además, añadió que si se cumplen las encuestas del CIS, “ya no sería una gran coalición, más bien una pequeña coalición”, bromeó.

Asimismo, González reclamó medidas para el “empoderamiento ciudadano” que cree que está reclamando la sociedad. En este sentido, propuso empezar con abrir las listas electorales.

Postura sobre Venezuela

Afirma que lo que pasa en Venezuela “es dramático en libertades, seguridad física y un desastre económico”

El expresidente también fue preguntado en varias ocasiones por Venezuela. Aseguró que viajará al país latinoamericano el 17 de mayo y que confía en que pueda entrar. “Si el Gobierno decide que no entro, no voy a provocar ningún escándalo. Y si entro, avisaré y me pondré a disposición del Ejecutivo venezolano”.

González, en un principio, se quiso mostrar conciliador, y aseguró que su actitud es buscar salidas a través del diálogo. Pero, a continuación, denunció que “lo que pasa en Venezuela, y me duele decirlo, es dramático en cuanto a libertades, en seguridad física, y un desastre económico”, afirmó.

Insiste en apostar por Pedro Sánchez y afirma que los socialistas ya decidieron y no caben segundas vueltas

En clave interna, el exlíder socialista volvió a dar su pleno respaldo al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. Contestó sin dudar que le ve cualidades para ser un buen presidente del Gobierno, y volvió a reivindicar la cultura democrática del partido para que sea el próximo candidato socialista a la Presidencia, y no haya juegos sucios por detrás.

Para González, la cultura democrática implica que si has perdido aceptas el resultado y respaldas al ganador, no buscas una segunda vuelta y mucho menos la exiges ya.