Publicado: 30.08.2015 11:48 |Actualizado: 30.08.2015 11:48

Felipe González compara la lista de Mas con la Alemania de Hitler y la Italia de Mussolini

El expresidente del Gobierno hace un llamamiento a los catalanes para que no se dejen "arrastrar" por la "aventura ilegal de la independencia"

Publicidad
Media: 3.09
Votos: 11
Comentarios:
Artur Mas y Felipe González durante una entrevista de Jordi Évole emitida en el programa 'Salvados'.

Artur Mas y Felipe González durante una entrevista de Jordi Évole emitida en el programa 'Salvados'.

MADRID.- La propuesta de Junts pel sí "es lo más parecido a la aventura alemana o italiana de los años treinta del siglo pasado". Así se expresa el expresidente del Gobierno Felipe González en una carta publicada, con una relevancia insólita, en la edición impresa y digital del diario El País.

"El señor Mas sabe que, desde el momento mismo que incumple su obligación como presidente de la Generalitat y como primer representante del Estado en Cataluña, está violando su promesa de cumplir y hacer cumplir LA LEY. Se coloca fuera de la legalidad, renuncia a representar a todos los catalanes y pierde la legitimidad democrática en el ejercicio de sus funciones", sigue González, que hace un llamamiento a los catalanes "para que no se dejen arrastrar a una aventura ilegal e irresponsable que pone en peligro la convivencia entre los catalanes, y entres éstos y los demás españoles".



El expresidente socialista reafirma su convencimiento en la creencia "de que estamos mucho mejor juntos que enfrentados: reconociendo la diversidad como una riqueza compartida y no como un motivo de fractura entre nosotros". "Para mí, España dejaría de serlo sin Cataluña, y Cataluña tampoco sería lo que es separada y aislada", afirma.

"No conseguirán, rompiendo la legalidad, sentar a una mesa de negociación a nadie que tenga el deber de respetarla y hacerla cumplir. Ningún responsable puede permitir una política de hechos consumados, y menos rompiendo la legalidad, porque invitaría a otros a aventuras en sentido contrario", sentencia el expresidente del Gobierno.

El político socialista dice no estar de acuerdo con el inmovilismo del Gobierno de la nación, "cerrado al diálogo y a la reforma" pero añade que esta convicción, "que estrecha el margen de maniobra de los que desearíamos avanzar por la vía del entendimiento", no le puede llevar "a una posición de equidistancia entre los que se atienen a la ley y los que tratan de romperla".

González habla de las consecuencias de la idea de "desconectar" de España "en un extraño y disparatado frente de rechazo y ruptura de la legalidad". Entre las mismas menciona la desconexión de una parte sustancial de la sociedad catalana, "fracturándola dramáticamente", la desconexión del resto de España "rompiendo la Constitución, y por ello el Estatuto que garantiza el autogobierno, y la convivencia secular en este espacio público que compartimos".

En su opinión "cada día es mayor la interdependencia entre todos nosotros: españoles de todas las identidades, europeos de la Unión entre 28 Estados nación, latinoamericanos de más de 20 países, por no hablar de nuestros vecinos del sur o del resto del mundo".

Felipe González señala en la parte final de su carta, tras afirmar que no cree que España se vaya a romper sea cual sea el resultado electoral, que se necesitan "reformas pactadas que garanticen los hechos diferenciales sin romper ni la igualdad básica de la ciudadanía ni la soberanía de todos para decidir nuestro futuro común". "No necesitamos más liquidacionistas en nuestra historia que propongan romper la convivencia y las reglas de juego con planteamientos falsamente democráticos", concluye.