Publicado: 19.05.2014 16:45 |Actualizado: 19.05.2014 16:45

Fernández Díaz avisa: "la inmigración masiva deteriora la convivencia"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha advertido de que si se produjera una inmigración "masiva e ilegal" hacia España que no se afrontara con "políticas inmigratorias desde la responsabilidad" y con apoyo de la UE, se podría generar un "deterioro profundo de la convivencia". Durante un acto de campaña en Badalona (Barcelona), junto al alcalde Xavier García-Albiol (PPC), y una cincuentena de militantes populares y simpatizantes, el ministro ha recordado hoy que hay "miles y miles y miles de personas que se encuentran en Marruecos de forma ilegal y pretenden entrar ilegalmente, y España ni debe ni puede afrontar en solitario eso".

"Lo tiene que afrontar la UE en base a los principios de solidaridad y responsabilidad compartida. No podemos hacer frente solos a un fenómeno de estas características. Y además sería profundamente injusto, porque no es España el país que haya generado las desigualdades injustas que se siguen produciendo en los países de origen de donde proceden, en África subsahariana y de los conflictos derivados de la Primavera Árabe", ha apuntado. Asimismo, ha dicho de que "lo peor que podría pasar para esas personas y para todos" es que se produjera una "inmigración masiva e ilegal", ya que "los primeros perjudicados son ellos mismos", además de que "deterioraría profundamente la convivencia" que no se afrontara con una "política inmigratoria desde la responsabilidad".

El alcalde de Badalona, Xavier García-Albiol ha recordado por su parte a Fernández Díaz que "no está solo" y "tiene el apoyo de la inmensa mayoría de ciudadanos de este país", que quieren que "las fronteras se respeten" y se acceda a España "de forma ordenada". Sin embargo, ha reconocido que le "indignan" los "discursos desde la demagogia y los planteamientos absolutamente fáciles pero totalmente irreales", así como que algunos políticos con responsabilidades durante años "se dediquen a dar lecciones de política social o de qué medidas humanitarias se tiene que adoptar".

"Esos que dan lecciones de buenismo, de que tenemos que aceptar a todo el mundo, independientemente de que entren en situación irregular, me gustaría que cedieran voluntariamente sus recursos, sueldo o pensión para cubrir estos recursos. No conozco a nadie que haya renunciado a su nómina en favor de tres personas que vengan de fuera, y ellos vivan con lo básico", ha criticado. Porque, aunque ha defendido que "desde el punto de vista humano y del corazón" es "comprensible" la inmigración de esas personas por la situación en sus países, ha dicho que los políticos deben "pensar con la cabeza", ya que es "totalmente imposible que España por sí sola pueda asumir el reto de aceptar una inmigración totalmente descontrolada, porque dinero y recursos no son ilimitados".