Publicado: 10.08.2015 13:04 |Actualizado: 10.08.2015 13:37

Fernández Díaz se esfuma y solo prevé asistir en septiembre a una beatificación

El ministro del Interior, al que se supone de vacaciones en la localidad navarra de Fitero, tiene su primer acto público el día 5 del mes que viene

Publicidad
Media: 2.20
Votos: 5
Comentarios:
El ministro del Interior Jorge Fernández Díaz, en una imagen de archivo. EFE

El ministro del Interior Jorge Fernández Díaz, en una imagen de archivo. EFE

MADRID.- El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, se ha esfumado. Ni las peticiones de explicaciones por parte de la oposición, ni las exigencias de dimisión de la principal asociación de guardias civiles, ni siquiera las voces dentro de su propio partido opinando que el ministro debería dar la cara, han conseguido que Fernández Díaz ofrezca su versión de los hechos acerca de la reunión que mantuvo hace unas semanas con Rodrigo Rato.  

El encuentro tuvo lugar el mismo día en que el exvicepresidente del Gobierno declaró ante el juez, negándose a declarar. Tras las informaciones que daban a conocer la reunión, las críticas hacia el titular de la cartera de Interior llegaron en tromba, pero la única reacción a la polémica fue una nota del Ministerio que no daba detalles del encuentro, aunque afirmaba que la iniciativa de la reunión llegó a través de una llamada de quien fuera presidente de Bankia.

Desde entonces, ni rastro del ministro. Fernández Díaz ha optado por no aparecer en público ni hacer ninguna declaración, previsiblemente a la espera de que amaine la tormenta. Y parece que la situación va a continuar. Según la agenda del ministro, el único acto al que se prevé que asista en septiembre es una "ceremonia de beatificación de tres hermanas mártires de las Religiosas de San José de Gerona" el día 5.



Antes de que estallara el escándalo, Fernández Díaz preveía pasar sus vacaciones en Fitero, el pueblo navarro donde nació su padre y en el que actualmente vive su madre. El ministro suele acudir, especialmente en estas fechas, para estar en compañía de los suyos y disfrutar del balneario que alberga la localidad navarra.

El año pasado, Fitero fue el centro de la controversia surgida por la decisión del Ministerio del Interior de construir una casa cuartel de la Guardia Civil en el municipio, en un año en el que solamente se construyeron dos en todo el territorio nacional.