Publicado: 17.03.2015 13:15 |Actualizado: 26.08.2015 19:11

El ministro Fernández Díaz: "Los inmigrantes subsaharianos no
tienen derecho a asilo"

El ministro del interior inaugura la oficina de protección internacional en la frontera entre Marruecos y Melilla para dar solución a la situación de los refugiados sirios. El centro es inaccesible para los subsaharianos, que según Fernández Díaz, “no está pidiendo asilo”.

Publicidad
Media: 3.29
Votos: 7
Comentarios:
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. EFE/Reduan

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. EFE/Reduan

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha inaugurado este martes la oficina de protección internacional de Melilla, un día después de hacer lo propio en Ceuta. La instalación, en la que los refugiados de otros países podrán solicitar el asilo en España, se ubica en el paso fronterizo entre la ciudad autónoma y la localidad marroquí de Beni Ensar, por donde cada día cruzan centenares de personas y vehículos.

El ministro ha visitado las instalaciones acompañado del delegado del Gobierno en Melilla, Abdelmalik el Barkani; el presidente de la ciudad autónoma, Juan José Imbroda, y personal del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), así como de los mandos de la Policía y la Guardia Civil en la frontera.




En declaraciones a la prensa, Fernández Díaz ha explicado que 25 policías han sido formados explícitamente para desempeñar las labores de tramitación de asilo, que “han aumentado exponencialmente desde el mes de septiembre”. Hasta el momento, ha dicho, se han admitido a trámite 1.350 solicitudes, en su mayoría de los refugiados que huyen de la guerra civil siria, que actualmente se encuentran en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de la ciudad autónoma.

"Realidades diferentes"

Sin embargo, el lugar donde se ha ubicado esta oficina hace imposible que los inmigrantes subsaharianos lleguen hasta ella para solicitar el asilo. “Sabemos perfectamente que los subsaharianos del CETI no piden asilo porque no tienen derecho”, ha contestado el ministro a las preguntas de los periodistas sobre este asunto. “Hay que distinguir entre la inmigración por razones humanitarias y aquellas personas que intentan entrar ilegalmente por razones económicas y sociales”, ha matizado Fernández Díaz, que también considera “un drama” tener que abandonar el país de origen para “buscar posibilidades de futuro”, pero al que en cualquier caso, “España no puede dar solución en solitario.

También ha recordado que “los inmigrantes que cruzan ilegalmente la frontera, “mientras llegan a España han pasado por muchos países en los que podían haber pedido asilo”.
Para Fernández Díaz, estas instalaciones y la modificación de la ley de Extranjería a través de la Ley de Seguridad Ciudadana que la próxima semana aprobará el Congreso, “son una buena noticia para España y para Europa” porque, además de reforzar la seguridad en la frontera exterior de la UE, representan “un paso muy importante en la protección de los derechos humanos”.

No obstante, no ha aclarado si el proyecto de ley recoge el nuevo protocolo de actuación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en el perímetro fronterizo, ya que la nueva ley posibilita las conocidas “devoluciones en caliente”, deportaciones inmediatas de inmigrantes a través de las puertas de la valla fronteriza, algo que el ministro prefiera llamar “rechazo en frontera” y cuya intención de habilitar mediante la Ley de Seguridad Ciudadana ha sido criticada por la ONU.

Aumento de la presencia policial

Fernández Díaz también ha anunciado un aumento de policías y guardias civiles en Melilla, tal y como se había solicitado hace tiempo por las autoridades. En concreto, el mes que viene habrá 50 nuevas vacantes en la Guardia Civil, que llegarán a la ciudad autónoma el próximo junio. También aumentarán en 20 las plazas de Policía Nacional.