Publicado:  13.02.2014 12:08 | Actualizado:  13.02.2014 12:08

Fernández Díaz: "No hay relación entre las pelotas de goma y los muertos de Ceuta"

Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro del Interior, Jorge Ferández Díaz, ha reconocido que los agentes de la Guardia Civil dispararon pelotas de goma a las aguas por donde se aproximaban las personas que traban de llegar a la línea fronteriza de Ceuta para alcanzar suelo español, pese a que el Gobierno lo había negado hasta hoy mismo. De esta manera, ha insistido en que los impactos de los proyectiles se produjeron "lejos de donde estaban los inmigrantes", una versión diferente a la que dieron varios testigos, pertencientes al grupo que intentó llegar a tierra firme, que han asegurado que las pelotas sí impactaron contra varios de ellos. 

Ha asegurado el único objetivo de estos disparos era "fijar la traza fronteriza en el mar" y, ha destacado, "fue efectivo". De esta forma, el ministro ha justificado la acción asegurando que los agentes "utilizaron la fuerza indispensable" para "delimitar una barrera disuasoria".  

Fernández Díaz, que comparece a petición propia y a instancia de diversos grupos parlamentarios para dar cuenta de los hechos en los que murieron al menos 11 personas, una cifra que algunos organismos elevan hasta 15, ha leído el resultado del "informe exahustivo" que le ha hecho llegar la Guardia Civil. Un relato según el cual, se disparó material antidisturbios sobre aguas españolas cuando los inmigrantes aún estaban en el lado marroquí a fin de marcar el perímetro fronterizo en el mar.

Para no hacerse responsable de las muertes, ha dicho que las autopsias han demostrado que los inmigrantes fallecieron por ahogamiento y no como consecuencia del uso de ese material antidisturbios. Y también ha negado que se produjeran "devoluciones en caliente" a Marruecos, puesto que ninguno de los inmigrantes logró entrar en suelo español y, por tanto, no hubo deportació alguna.

Pese a afirmar que no se produjeron estas "devoluciones en caliente", ha narrado cómo un grupo 23 subsaharianos burlaron a los agentes marroquíes y consiguió acercarse a menos de 25 metros de la barrera, por lo que la Guardia Civil ordenó que cesaron el lanzamiento de los medios antidisturbios para no poner en peligro sus vidas. Algunos lograron llegar a la parte española de la playa, ayudados incluso por la Guardia Civil, que los rechazó después y los puso en manos de los agentes marroquíes.

 

En su comparecencia, Fernández Díaz ha insistido en repetidas ocasiones en la "actitud beligerante" de las personas que trataban de entrar en Ceuta, afirmando que iban armados con piedras y palos y que atacaron tanto a los efectivos del Ejército marroquí como a los agentes de las fuerzas de seguridad españolas, "que tuvieron que repeler los ataques con material antidisturbios."

"En ningún momento le objetivo del uso de los medios en el mar fue alcanzar a ninguno de los inmigrantes, sino hacer visible una barrera disuasoria, y para ello se dieron oportunas directrices sobre el uso de ese material", ha resaltado. Cuando los inmigrantes se lanzaron al agua, los agentes fueron testigos de cómo los chalecos y flotadores que se habían fabricado se desprendían de sus cuerpos y los inmigrantes, dado su pánico al agua, intentaban aferrarse a ellos, pero tuvieron que regresar a la orilla.

"Las acciones de contención y rechazo llevadas a cabo por la Guardia Civil lo fueron por el empleo racional de medios antidisturbios reglamentarios, siempre en aguas nacionales, por personal instruido y siguiendo los criterios de oportunidad, congruencia y proporcionalidad, por lo que quedan enmarcados en el uso legítimo de la fuerza", ha señalado.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 07.00 de la mañana del pasado jueves 6 de febrero, cuando un grupo de unas 400 personas de origen subsahariano avanzaron hacia la frontera de Ceuta desde los montes de Marruecos próximos a la aduana fronteriza sobre el tramo del litoral anexo. La Gendarmería no dudó en intervenir al instante, lo que provocó que el grupo se dividiera.

La mitad intentó franquear el espigón fronterizo situado ya en territorio español, que con la marea baja se puede cruzar a la carrera, y fueron repelidos por los agentes marroquíes. Los otros 200 se echaron al agua para huir de las fuerzas de seguridad y tratar de alcanzar la costa ceutí. De ellos, 150 fueron detenidos y el resto, sin contar los fallecidos, "se replegaron", según las autoridades del país alauí. Ninguno consiguió entrar en Ceuta. 

PUBLICIDAD

Comentarios