Publicado: 22.05.2014 17:19 |Actualizado: 22.05.2014 17:19

Fernández Díaz vincula la agresión al coche de Montoro con el soberanismo catalán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha criticado hoy la actuación de los Mossos d'Esquadra durante los actos violentos a la salida de un mitin del PPC en Vilanova i la Geltrú (Barcelona), una "agresividad y violencia" que "no es ajena a determinadas situaciones políticas impulsadas en Catalunya".

En una rueda de prensa en la sede del PPC en Lleida con motivo de las elecciones europeas, Fernández Díaz ha "lamentado" los hechos sucedidos ayer tras un acto en el que participaban el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y la líder del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, tras el cual el vehículo en el que se encontraban ambos fue objeto de un escrache en que varios manifestantes lanzaron piedras y botellas contra el coche.

Fernández Díaz ha exigido que "se que acabe de una vez esta situación de agresividad y violencia que a lo largo de la campaña puedo constatar que se ha producido, y pone de manifiesto que algo está pasando en Catalunya y no es ajeno a determinadas situaciones políticas que se han impulsado en Catalunya". A su juicio, estas situaciones políticas "están fomentando una cierta crispación y división más allá de la que pueda haber en el conjunto de España y que todos conocemos, pero hay una especificidad en Catalunya que explica, pero no justifica en absoluto, esta agresividad que nosotros hemos sufrido a lo largo de la campaña".

"Estas situaciones políticas están fomentando una cierta crispación y división más allá de la que pueda haber en el conjunto de España" En todo caso, ha reconocido que "había de todo" entre los manifestantes: "Había personas a favor de los presos de ETA, antisistemas, mezcla de gente que reivindicaba diferentes cosas. Precisamente, porque había una cantidad de gente heterogénea, debería haber sido necesario un dispositivo adecuado a esa amenaza".

Así, se ha mostrado en desacuerdo con el conseller del Interior, Ramon Espadaler, quien ha reprochado al equipo de seguridad del PP que hiciera salir el coche del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en dirección contraria a la acordada con los Mossos y sin que hubieran llegado aún los refuerzos policiales previstos.

El ministro de Interior ha explicado que anoche habló con Espadaler, pero que también escuchó a Sánchez-Camacho y Montoro, que estaba "escandalizado". La versión de ambos, ha dicho, "no se corresponde con la de Espadaler" y "ambos coinciden en que el servicio (policial) no había estado el adecuado dada la situación de agresividad y cantidad de gente que había".

Tras expresar su "máximo respeto a los Mossos", recordando que "han demostrado su gran profesionalidad" en los actos del PPC en campaña en los que él mismo ha participado estos días, ha matizado que los agentes "reciben órdenes y las acatan", por lo que ha pedido una "investigación a fondo, porque la verdad se abre paso". "Ayer algo falló. Las imágenes hablan mejor que mil palabras", ha dicho.

"No se puede aceptar que un acto en el que intervino un ministro, luego se tuviera que improvisar sobre la marcha con refuerzos", ha dicho Díaz, que ha reclamado que "se asuman responsabilidades si hace falta". Ha recalcado que la policía tiene "por mandato constitucional garantizar derechos fundamentales como el de la pluralidad política y, al mismo tiempo, la seguridad ciudadana", por lo que ha exigido que se esclarezcan la actuación policial porque "casos como el de ayer no se deben volver a reproducir por una eventual negligencia".

En todo caso, ha constatado que agresiones o acosos de este tipo "no han sido una excepción, sino una constante" durante la campaña, y ha lamentado que "no es agradable" que se sugiera que los dirigentes del PP "buscaban la foto". "Lo que no podemos llegar es a la conclusión de que los sufrieron esa situación acaben siendo los culpables", ha sentenciado el titular de Interior.