Público
Público

Financiación autonómica Montoro claudica y promete a los barones que no habrá quita a las comunidades

Feijóo y Herrera salen "tranquilos" de la reunión presidida por Rajoy porque el ministro de Hacienda ha retirado su propuesta para perdonar deuda a las Autonomías incumplidoras. El PP contrarresta la reforma electoral que negocian Podemos y Ciudadanos y pone encima de la mesa que gobierne la lista más votada.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del PPCyL, Alfonso Fernández Mañueco (i); la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes (2i); el presidente de PP vasco, Alfonso Alonso (3i); el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo (4i); el vicesecretario de Política Autonómica y Local del PP, Javier Arenas (4d); el presidente de Murcia, Fernando López Miras 83d); el presidente de Ceuta, Juan Jesús Vivas (2d), y el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado (d), a su llegada a la reunión que el jefe del Gobierno y líder del PP, Mariano Rajoy, ha mantendido con presidentes regionales hoy en la sede de la calle Génova, para analizar la situación política del país. EFE/Juan Carlos Hidalgo

La reunión de los barones del PP con la cúpula del partido y algunos miembros del Gobierno ha terminado con un acuerdo. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha prometido retirar de la mesa su propuesta para establecer una quita a algunas Comunidades que permita perdonarles parte de su deuda. 

Contra esta medida se habían rebelado buena parte de los líderes territoriales del PP, que la consideraban injusta por premiar a quienes incumplen los objetivos de déficit frente a quienes sí fueron exigentes con los mismos.  Por ello, tras la claudicación de Montoro, hoy tanto Alberto Núñez Feijóo como Juan Vicente Herrera salieron "tranquilos" y con cierto aire triunfal de su almuerzo en Génova. 

La reunión duró casi tres horas y media y en ella se abordaron planes de futuro y reformas que el PP debe abordar en el año que queda hasta las próximas elecciones municipales y autonómicas de 2019. Pese a las declaraciones de algunos barones  a la entrada a Génova, 13, Feijóo ha asegurado que "Ciudadanos no estaba invitado a la mesa" y negó haber tocado el tema de la renovación de candidatos. "Ni una palabra", aseguró el presidente de la Xunta de Galicia.

Su premisa fue confirmada minutos después por el coordinador general del PP, Fernando Martínez Maillo, que negó haber hablado ni de Cs ni del CIS ni de sondeos mediáticos ni de renovación de líderes. Mucho menos, de moverle la silla al jefe: "Rajoy ha recibido el cariño y el apoyo de todos los líderes autonómicos", aseguró su número tres.

Ministros y barones acordaron el 'no a la quita', pero nada más. De cómo ayudar a las Comunidades con más problemas financieros, ni una palabra.

Un apoyo que también habría recibido la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, aunque no en lo que respecta a su labor en Catalunya. "La vicepresidenta ha intervenido en varias ocasiones para recordar los avances en los acuerdos de la Conferencia de Presidentes y la valoración de los presidentes es muy positiva en relación con estos avances", se limitó a responder Maillo haciendo referencia a cuestiones de empleo, educación, unidad de mercado, tarjeta social, el análisis del modelo territorial -que no de reforma constitucional- que ya se está debatiendo en el Congreso, etc. Lo nombró todo menos su fallida Operación Diálogo,  la ceguera del CNI con respecto a las urnas del 1-O, o  su polémica decisión de recurrir preventivamente la investidura de Carles Puigdemont ante el TC aun con un informe del Consejo de Estado en contra.

Tanto el número tres del PP como los barones que atendieron a los medios al término de la reunión -Feijóo y Herrera- prefirieron eludir cualquier conflicto interno. La intención era demostrar todo lo contrario: unidad, fortaleza e iniciativa para marcar la agenda política: "Ha sido una reunión de intenso trabajo, de unidad, de liderazgo de Rajoy, de cohesión, de consenso y de acuerdo. Somos un partido de Gobierno y antes de mirar por nuestros intereses, miramos por el interés general del conjunto de los españoles", mitineó Maillo.

Y aprovechó para arremeter contra Ciudadanos: "Esta foto y esta reunión la puede hacer el PP. Otros no. El PP es partido de Gobierno en toda España, tiene presencia y liderazgo en todas partes, voz propia en todas las esquinas. Tenemos el poder territorial y por eso somos el partido que representa los intereses y recoge los anhelos de todos los ciudadanos del país", presumió tras recordar en varias ocasiones que son el PP y el PSOE quienes gobiernan en la mayor parte de las comunidades y ayuntamientos mientras Ciudadanos sólo tiene 73 alcaldías y 104 diputados autonómicos.

El PP desplaza a Cs como socio y busca al PSOE para acordar en materia de financiación, pensiones y pactos para luchar contra la sequía

Aunque en la reunión no se habló -supuestamente- de cómo frenar a los de Albert Rivera, Maillo continuó con la táctica del ataque frontal. Una vez más, volvió a acusar a Inés Arrimadas de seguirle el juego a los independentistas por no querer presentarse a una investidura fallida que ponga en marcha el reloj electoral; arremetió contra el bloqueo de Cs a los Presupuestos Generales del Estado mientras no expulsen a la senadora imputada en Púnica ("Un proceso judicial en el Supremo no es excusa, nosotros cumplimos lo pactado", sentenció); y criticó su acercamiento a Podemos para proponer una reforma de la ley electoral "que sólo les beneficia a ellos". 

Precisamente, Maillo aseguró que parte del plan del PP en los próximos meses será contraprogramar ese acuerdo retomando su propuesta inicial de 2015 en la que solicitaban que gobernara la lista más votada, bien a través de un sistema de doble vuelta, bien a través de un plus de gobernabilidad. "Esta sí sería una reforma que la gente aceptaría positivamente: que se vea que el voto del ciudadano vale", dijo. No obstante, no será un documento que los conservadores presentarán en la Subcomisión correspondiente del Congreso, sino que lo utilizarán como batalla política. Incluso convocarán una convención del PP especial para debatir sobre esta cuestión y formalizar su propuesta, que comenzaría por los Ayuntamientos y se extendería después a Comunidades y Gobierno central, en un escrito. 

Del mismo modo, harán lo propio con el agua o la despoblación, otros de los asuntos que debatieron los barones del PP y que ya había anunciado Feijóo.  "Para el pacto del agua tenemos ya un documento más avanzado que trasladaremos al PSOE", aseguró Maillo. No obstante,  no será hasta después de Semana Santa, una vez se haya celebrado la convención del agua correspondiente en la que las Comunidades Autónomas especialmente preocupadas expongan sus peticiones y lleguen a un acuerdo que, después, presentarán a los socialistas. "En las próximas semanas" también el Gobierno de Rajoy intentará elaborar, con el apoyo de su partido, una estrategia nacional sobre el reto demográfico con el fin de debatir, en un futuro, sobre pensiones con Comunidades,Ayuntamientos. Es decir, una vez más, con el PSOE. 

También será a los barones de Pedro Sánchez a quienes busquen los conservadores una vez terminen de perfilar su propuesta de financiación autonómica. "Vamos a hacer lo posible por buscar un acuerdo de financiación con el PSOE y para eso lo mejor es que el PP presente una propuesta de financiación", explicó Feijóo. Aunque, de momento, sólo el 'no a la quita' es definitivo. 

El cargo de Xavier García Albiol sigue en el aire pero hoy , al parecer, tampoco tocaba hablar de candidatos

"No sería razonable. Ningún ciudadano entendería que aquellos que deben más dinero se les condone la deuda. Tendríamos muchas dificultades para explicar a los ciudadanos que tienen que seguir pagando impuestos. Las comunidades tenemos que hacer frente a la deuda y la tenemos que pagar", argumentó el presidente gallego.  "Sería muy injusto con las comunidades que hemos hecho esfuerzos especiales. Pero yo me voy muy tranquilo", esgrimió Herrera también. 

Pero, según Maillo, ese es el único punto de acuerdo: el no a la condonación de deuda. Por lo demás, sólo han acordado que seguirán acordando sin fecha fija. "Habrá un documento en breve", se limitaron a responder unos y otros. De cómo ayudar a las Autonomías más endeudadas, ni una palabra. Feijóo lanzó al aire algunas ideas, pero no dentro de la reunión, sino en su encuentro con los periodistas: "Se pueden buscar mecanismos para reestructurar la deuda, para facilitar en plazos el pago de la deuda... Eso es una cosa, pero perdonarla va en contra de cualquier principio moral", se mantuvo firme. 

El líder del PP catalán -que sí es partidario de establecer un régimen especial de financiación en Catalunya, aunque no como moneda de cambio al "chantaje independentista"- se marchó de la reunión sin casi despedirse de la prensa. El cargo de Xavier García Albiol sigue todavía en el aire tras la debacle electoral del 21-D. Génova se comprometió a reunirse con el PPC para "tomar decisiones" una vez se formalizara la constitución del Parlament, pero el momento sigue retrasándose. Hoy, al parecer, tampoco tocaba hablar de candidatos, incluso aunque quieren anunciar sus renovaciones "antes del verano" . "Hoy no era el momento, sería como hablar de ellos mismos delante de ellos mismos",  bromearon en Génova. Todo suena a que, aunque nadie se ha movido, alguien se caerá de esa foto el próximo año.