Publicado: 21.09.2015 11:47 |Actualizado: 21.09.2015 15:19

'Financial Times' plantea para Catalunya una reforma constitucional y un trato fiscal "más generoso"

El diario de la City financiera sostiene que "el Gobierno nacionalista catalán tiene derecho poner a prueba el apetito de su pueblo por separarse de España"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
La bandera estelada sujetada por los participantes en la pasada Diada. REUTERS/Albert Gea

La bandera estelada sujetada por los participantes en la pasada Diada. REUTERS/Albert Gea

MADRID.- El diario británico Financial Times considera que la secesión "no interesa a Catalnya, a España ni a la UE" y que para evitarla debe encontrarse una tercera vía "entre la independencia y el statu quo", que suponga dar a la comunidad "más autonomía bajo una nueva constitución nacional" y, especialmente, garantizar un acuerdo fiscal "más generoso" para Catalunya.

Así lo afirma el periódico en un editorial titulado España y los catalanes deben evitar el choque en el que reconoce que ese acuerdo de tercera vía será difícil, y más aún porque las elecciones generales previstas a final de año "pueden tener un resultado no concluyente". Sin embargo, alega que tras las "duras reformas" del Gobierno central España está saliendo de la crisis y "no puede permitirse que ese éxito se dé la vuelta en una nueva era de caos nacionalista".



El diario británico sostiene que "el Gobierno nacionalista catalán tiene derecho poner a prueba el apetito de su pueblo por separarse de España" y que los factores que promueven una "identidad nacional catalana más fuerte no pueden ignorarse", puesto que el territorio tiene su "propia lengua, cultura e historia".

No obstante, avisa de que el actual proceso soberanista nace con fallos, primero porque los independentistas se han fijado un umbral demasiado bajo mayoría absoluta de escaños para seguir con su proceso. En su opinión, el campo independentista no puede considerarse ganador en ninguna forma si no tiene al menos un 50 por ciento de votos, pero eso tampoco garantizaría la independencia, sino que "lanzaría una señal tanto a Madrid como a la UE de que el problema nacionalista en Catalunya no puede seguir ignorándose".

Además, cree que los independentistas deben ser "más honestos" sobre los costes de una ruptura y no ignorar "los muchos retos" que afrontaría el nuevo país, empezando por tener que volver a pedir la entrada en la UE y en la Eurozona, un ingreso "que estaría lejos de estar garantizado".

También, dice, una Catalunya independiente no tendría una trayectoria probada en los mercados crediticios y, además, la declaración "sumiría a Barcelona y a Madrid en una crisis constitucional que con seguridad minaría la confianza económica".