Publicado: 10.04.2015 13:43 |Actualizado: 10.04.2015 17:12

El fiscal desmonta por inconsistente la querella de Manos Limpias contra Pablo Iglesias

La califica de confusa y sin soporte probatorio, criticándola por mezclar hechos con meras sospechas y opiniones del sindicato ultra

Publicidad
Media: 4.83
Votos: 40
Comentarios:
iglesias

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, a su llegada a la rueda de prensa que ofreció en el Círculo de Bellas Artes de Madrid tras la reunión del Consejo de Coordinación del partido que lidera. EFE/Javier Lizón

MADRID.- La Fiscalía del Tribunal Supremo no ve creíble el relato sostenido por Manos Limpias en su querella contra Pablo Iglesias, en la que se le comparaba con Hitler y Pol Pot. El Ministerio Público tilda la querella de "muy confusa" y sin "soporte probatorio" que justifique lo que el fiscal califica de "sospechas y opiniones" mezcladas con hechos, por lo que ha solicitado que no se admita.

Según publica este viernes El Español, el fiscal Antolín Herrero pone de manifiesto el escaso soporte de la querella en la que acusa a Pablo Iglesias de, entre otros delitos, liderar una organización criminal

“Se aportan fotocopias de documentos a cuyo origen no se hace referencia alguna, no se sabe dónde los consigue el querellante ni quién se los da, pero cuyo contenido objetivamente considerado no aporta indicio alguno”, sostiene la Fiscalía, asegurando que además la querella sólo se apoya en el relato de uno de los técnicos de Canal 33 y de su propietario, Enrique Rioboo.



La Fiscalía llama la atención sobre que Manos Limpias trata de imputar a Iglesias unos delitos relacionados con su labor en Producciones con Mano Izquierda, pero sin embargo no incluye en la querella a sus directivos u otros responsables. Pablo Iglesias no ocupó otro puesto que el de vocal mientras estuvo en la productora.

En la querella del sindicato ultra, se comparaba al líder de Podemos con Adolf Hitler, Vladimir Lenin, Pol Pot, Mao Zedong y Fidel Castro, entre otros, y advertía contra el peligro de hacer "encallar a España" por las "falsas promesas de un iluminado que predica cosas viejas con un envoltorio nuevo".

En un epílogo del escrito presentado en el alto tribunal en el que acusaba a Iglesias de cometer 10 delitos, entre ellos, integrar una organización criminal bajo la "pantalla" de la productora Con Mano Izquierda, los querellantes advertían que, a lo largo del siglo XX, multitud de políticos y líderes revolucionarios "se han disfrazado de demócratas, aprovechándose de las libertades y del Estado de Derecho, el cual persiguen destruir desde dentro".