Publicado: 04.12.2013 19:33 |Actualizado: 04.12.2013 19:33

El fiscal Horrach, sobre la infanta: "La falta de ética no es delito"

El representante de Anticorrupción en el 'caso Nóos' explica que para imputar a Cristina de Borbón necesitaría "algo a lo que agarrarse" que no tiene

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El fiscal anticorrupción de Baleares Pedro Horrach ha asegurado, en relación con el caso Nóos, que para imputar a la infanta Cristina necesita "algo a lo que agarrarse", ya que "hacer gastos personales" con fondos de Aizoon, la empresa de la que es copropietaria junto a Iñaki Urdangarin, "no es delito".

Horrach ha hecho estas declaraciones en una entrevista a la revista Vanity Fair, en la que ha respondido a varias preguntas sobre el caso Nóos, que instruye el juez José Castro en Palma.

El fiscal anticorrupción, que ha expresado en dos ocasiones su oposición a la imputación de la infanta, ha insistido en que a Cristina de Borbón "la defienden los propios hechos", no él.

Según explica el fiscal, "hacer gastos personales de una empresa que es copropiedad tuya no es delito". "Otra cosa es la valoración ética, pero yo no la voy a hacer", precisa Horrach, que explica que "ni las motivaciones, ni la falta de ética son delictivas".

En su opinión, "lo único que ve la gente es que ella gastó dinero de Aizoon en flores, viajes y en la reforma de su casa. Y de ahí no se sale". De ahí, señala, hay que dar "el paso siguiente", el de la imputación en un hecho delictivo, que requiere "que haya una prueba mínima de que ella conociera el origen delictivo de este dinero".

"Aquí está el quid de la cuestión, y sólo lo podríamos probar si le preguntáramos a ella y nos dijera que sí, que sabía que el dinero que se gastaba tenía un origen delictivo. Uno puede suponer muchas cosas, lógicamente, pero, para imputarla, yo necesito algo a lo que agarrarme", precisa.

"No puedo sentar en el banquillo a esta señora si no es con unas garantías de que ha cometido un hecho delictivo. Como no las tengo, no lo hago", añade Horrach.