Publicado: 12.03.2014 15:27 |Actualizado: 12.03.2014 15:27

La fiscal no ve delito contra la intimidad en la difusión de los correos personales de Urdangarin

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Fiscalía ha pedido desestimar la demanda de Iñaki Urdangarin contra su exsocio en el Instituto Nóos Diego Torres y varios medios de comunicación por la difusión del contenido de correos personales en los que se exponía una supuesta infidelidad al considerar que no vulnera su intimidad porque se escribieron desde un ordenador del Instituto Noós al que tenían acceso muchas personas, era un caso de interés público, no queda acreditado que los filtrara Torres y ni qué perjuicio sufrió el demandante.

Según la fiscal, a este ordenador tenían acceso un número ingente de personas, y "al utilizar un ordenador de la empresa no había expectativa de privacidad" porque tenían acceso los trabajadores de Nóos, el CNI, la Policía tras la operación policial Pitiüsa, el hacker Matías Bevilacqua y otros.

En el juicio de este lunes en el Juzgado de Primera Instancia 46 de Barcelona, al que no han asistido ni Urdangarin ni Diego Torres, el abogado del duque, Mario Pascual Vives, ha defendido el carácter "indudablemente privado e íntimo" de los correos y que no es consentimiento que los enviara desde un ordenador de la empresa porque eso no implica un permiso a terceros, además de resaltar que su cliente no ocupa ningún cargo público.

Sin embargo, tanto la fiscal como los representantes legales de los cinco medios demandados han rebatido este argumento porque consideran que es un personaje de interés público pese a que no ocupe ningún cargo y, según la fiscal, "es total el interés que le dedican los medios", además que estas noticias se publicaron en una época donde salen informaciones sobre un caso judicial de relevancia. Más lejos ha ido el abogado de Torres, Manuel González Peeters, que ha afeado a Urdangarin que no haya renunciado a sus prebendas y siga cobrando del erario público.

La fiscal ha argumentado que el derecho a la intimidad va ligado a la fuente de la noticia y por el momento "no se sabe el origen de las fuentes", aunque sí admite que no hubo consentimiento para difundirlos por parte del duque. La fiscal ha resaltado que, pese a que la demanda es plenamente válida, parte de un error de base al afirmar que los correos los difundió Torres, porque esta afirmación no queda probada, y Peeters ha dicho directamente que era "mentira" y que Urdangarin no escribió estos correos a su cliente si no a terceros.

En su alegato, el abogado de Torres ha negado tener estos correos y haberlos filtrado, y ha asegurado que todos los correos que ha aportado a la causa que instruye el juez de Palma José Castro sobre las presuntas irregularidades del caso Nóos guardan relación con el caso. De hecho, ha defendido que los correos que ha remitido al juzgado que aluden o que van dirigidos a la infanta Cristina están plenamente justificados porque "resulta que de esos correos se desprende que Cristina estaba enterada hasta las trancas porque todo se le comunicaba".

También se ha referido a su declaración como imputada el 8 de febrero en la que demostró tener, a su juicio, memoria selectiva "que depende del estado neurológico en función de tener garantizado el plato de comida".

Los abogados de los cinco medios querellados han lamentado que solo se les haya demandado a ellos cuando numerosos medios de comunicación se han hecho eco de los correos y lo han considerado "arbitrario". Consideran que Urdangarin se valió de algunos trabajos periodísticos para pedir unas medidas cautelarísimas e impedir informar, y han defendido el interés de la información porque atañe a la Casa Real y al comportamiento del duque, ya que pudo serle infiel a la infanta.

Los letrados han esgrimido que se trata de una persona famosa y que cuando una noticia interesa a la opinión pública "la intimidad queda diluida" y han considerado que Urdangarin ha tratado de ponerles una mordaza. "O todos los medios se equivocan y la noticia no tiene interés, o es al revés", han añadido, al considerar que la opinión pública tiene derecho a saber si el compromiso de Urdangarin que vendió con las imágenes de su boda con la infanta sigue vigente. En este sentido, han defendido: "Lo que causa daño es cometer infidelidades y no que se hablen de ellas".

Asimismo, han insistido en que el duque es un personaje público que ha demostrado con sus correos -de ahí su interés- "un total desprecio a la Casa Real y al Monarca que les otorga el título de duques". Todos los representantes de medios se han adherido a los argumentos de la fiscal y han pedido que se archive la demanda y que se impongan las costas a Urdangarin.

En declaraciones a los medios tras el juicio, Pascual Vives ha calificado el proceso de "largo e intenso", pero no ha querido valorar la postura de la Fiscalía aunque ha dicho que siempre es optimista. Preguntado sobre la decisión del juez Castro de no imputar a Urdangarin por delito de blanqueo, ha indicado que ante todas las resoluciones -contrarias o a favor- se manifiesta "de manera comedida", aunque ha admitido que sí es positivo y ha indicado que ha informado al duque de la decisión.