Publicado: 18.11.2016 20:58 |Actualizado: 18.11.2016 23:15

El fiscal pide ahora 7 años de prisión para el pequeño Nicolás por hacerse pasar por enviado de la Casa Real

El ministerio público ha decidido finalmente imputar a Francisco Nicolás en el caso en el que intentó estafar al presidente de Alsa, Jorge Cosmen simulando un encuentro con el rey Juan Carlos en Ribadeo

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Pequeño Nicolás

Pequeño Nicolás

@patricialopezl

MADRID-. Alfonso San Román, el fiscal de la causa que investiga al pequeño Nicolás,  ha presentado en el juzgado de instrucción número 2 de Madrid el escrito en el que acusa al presunto estafador de diferentes delitos supuestamente cometidos en el verano de 2014, cuando viajó al municipio gallego de Ribadeo para intentar estafar al presidente de Alsa, Jorge Cosmen, por los que llega a pedir 7 años de prisión y 70.000 euros de multa, según ha sabido Público de diferentes fuentes personadas en el procedimiento. 

El fiscal ha debido recapacitar, porque hace apenas un mes le había expuesto al juez Arturo Zamarriego y a la Audiencia Provincial que no existían suficientes pruebas para acusar a Francisco Nicolás Gómez Iglesias de los delitos de estafa, cohecho, usurpación de funciones públicas, falsificación de documentos y malversación de fondos y material público.



Aunque sí las había para el resto de acusaciones (Ayuntamiento de Madrid, Abogacía del Estado y la Asociación de Policía Municipal Unificada)- que se basaban en el informe de la comisión judicial aportado al sumario antes del verano y en el que se recoge como viajó acompañado de policías municipales (Jorge González Hormigos y Felipe Gallego) con coches de alta gama e insignias y luces que hacían aparentar una comitiva oficial.

Entre 7 y 11 años de prisión

El pasado junio, el juez Arturo Zamarriego dictó el auto convirtiendo este procedimiento -que emana de la causa principal pero tiene un nuevo número de diligencias-  en abreviado, para que pudiera ser ya juzgado por la Audiencia Provincial de Madrid

Las acusaciones presentaron sus escritos pidiendo penas de prisión. La acusación popular encabezada por la Asociación de Policía Municipal de Madrid (APMU) pidió 11 años de prisión por los delitos de cohecho, falsificación de documentos públicos y usurpación de funciones. Mientras la Abogacía del Estado, que sólo solicita condena por los actos que afectan directamente a instituciones públicas- pedía 21 meses de cárcel. 

Sin embargo San Román, que no acudió en el mes de febrero a las declaraciones de los investigados en este procedimiento, se adhirió a la solicitud de la defensa del pequeño Nicolás y volvió a traer a debate la legalidad de abrir esta nueva causa, a pesar de que la Audiencia Provincial ya había zanjado el asunto al desestimar el recurso. Zamarriego entonces les respondió que "la Audiencia Provincial ya decidió sobre el asunto y el auto en su día dictado es firme". ​

Ahora, sin pedir que se practique ninguna diligencia nueva, parece que San Román ya ve indicios de delitos tan graves como para pedir prisión para Francisco Nicolás. 

Con una condena a cuestas

El miércoles 16, el juzgado de lo penal número 25 condenó al veinteañero por injurias al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) por decir que hacían operaciones alegales, entre ellas intentar 'lavar' pruebas de su procedimiento, algo que se ha demostrado falso. 

Él celebró la decisión judicial difundiendo una imagen, a través de su periodista de cabecera, en la que se le veía en una piscina tomando champagne. Sin embargo, aunque la condena sólo implica 4.500 euros de multa, "supone un precedente en vistas de ser nuevamente juzgado. En este caso se trata de injurias al CNI y en este nuevo procedimiento se trata de hacerse pasar por agente del mismo cuerpo, lo que podría suponer un precedente para que entrara en prisión aunque sólo tenga una pequeña condena", asegura una fuente del procedimiento. 

Pero en este caso las penas de prisión oscilan entre la mínima del fiscal de 7 años y la de APMU que llega a los 11. ¿Motivos para brindar?