Publicado: 07.10.2016 17:24 |Actualizado: 07.10.2016 17:24

La Fiscalía pide 2 años de cárcel para Matas por auspiciar la adjudicación irregular de las obras del Palma Arena

El fiscal Horrach relata cómo en 2004 elexpresidente balear encargó a 'Pepote' Ballester que intentara obtener la adjudicación para Palma el Campeonato del Mundo de ciclismo para así poder construir el velódromo.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El expresidente del Govern balear, Jaume Matas, en una foto de archivo. / EFE

El expresidente del Govern balear, Jaume Matas, en una foto de archivo. / EFE

PALMA DE MALLORCA.— El fiscal anticorrupción Pedro Horrach pide dos años de cárcel para el expresidente del Govern balear Jaume Matas por auspiciar la adjudicación presuntamente irregular de las obras de la considerada infraestructura estrella de su última legislatura (2003-2007), el Palma Arena, una obra inicialmente presupuestada en 48 millones de euros y que llegó a costar más de 100.

El fiscal Horrach ha presentado su escrito de acusación por la pieza numero 8 del caso Palma Arena. Acusa al exministro de haber incurrido en delitos de fraude a la administración y prevaricación, los mismos tipos penales que atribuye por estos mismos hechos al exdirector general de Deportes y medallista olímpico José Luis Pepote Ballester.



El fiscal pide de este modo la apertura de juicio oral contra ambos exaltos cargos del PP, al igual que lo solicita en el caso de la pieza número 9, centrada en la contratación a dedo de los arquitectos que se encargaron de dirigir las obras de construcción, Luis y Jaime García-Ruiz, quienes acabaron percibiendo unos honorarios de unos ocho millones de euros por hacerse cargo de los trabajos del velódromo.

La Fiscalía también pide dos años de prisión para Matas y la misma multa para Ballester por estas últimas diligencias, que constituyen la pieza número 9 de la causa.

Se trata de los flecos del caso Palma Arena que más tiempo llevaban pendientes de calificar por parte de la acusación pública en el marco de una causa cuya complejidad derivó en la apertura de hasta 28 piezas separadas. El fiscal ha abierto así la vía para que Matas —quien ya cumplió nueve meses de prisión por un delito de tráfico de influencias en la primera pieza que fue juzgada de la causa— vuelva a sentarse en el banquillo de los acusados.

En uno de sus escritos, Horrach relata cómo en 2004 Matas encargó a Ballester tratar de obtener la adjudicación a Palma de la organización del Campeonato del Mundo de Ciclismo, previsto para 2007, con la finalidad de que esta concesión sirviera de base a la construcción de un velódromo cubierto que permitiera albergar el evento.

El fiscal resalta que, pese a tratarse de un proyecto de "gran envergadura y con un evidente compromiso de gasto", la contratación no fue llevada a cabo por ninguna de las Consellerias que disponían de los medios técnicos y jurídicos necesarios para poner en marcha la licitación, sino que Matas encargó la construcción a la Fundación Illesport y posteriormente al Consorcio que se crearía al efecto, organismos que "no están obligados a pasar por los mismos controles previos que la administración stricto sensu y, sobre todo, a los que pudiera imponer sus decisiones unipersonales sobre quién y cómo construiría el velódromo".