Público
Público

La fiscalía sostiene que la amenaza yihadista creció por el juicio del 11-M

Asegura que la emisión televisiva de la vista oral es una de las causas del actual "alto riesgo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Fiscalía General del Estado no tiene dudas y así lo refleja en su Memoria anual presentada este lunes: el riesgo de que España sea objetivo del terrorismo yihadista es “alto” y, además, “los últimos acontecimientos no invitan precisamente al optimismo”. Y ello a pesar de que, como también destacan, “han transcurrido cuatro años” sin que las células islamistas hayan atentado en nuestro país.

Los “acontecimientos” a los que se refiere la Fiscalía no son otros que, en primer lugar, la integración de los grupos salafistas del norte de África, y la del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC), en particular, bajo el paraguas de Al Qaeda. Y, en segundo, la celebración del juicio por los atentados del 11-M “cuya visualización hasta el último rincón del planeta (...) han incrementado considerablemente el riesgo de la amenaza terrorista en nuestro país”.

Éstas no son, sin embargo, las únicos causas de ese “alto riesgo”. La Memoria también destaca la cercanía geográfica de los países de actuación de estos grupos –Argelia y Marruecos–, el crecimiento “a pasos agigantados en número de adeptos” de Al Qaeda en el Magreb y la existencia de campos de entrenamiento en la zona fronteriza que comparten Mauritania, Mali y Argelia. Además, el documento recuerda “las repetidas amenazas” contra España de Ayman Al Zawahiri, número dos de la red terrorista, y sus referencias a la presencia de tropas españolas en Afganistán, a la liberación de “Al Andalus” y “la cada vez más insistente reivindicación” sobre Ceuta y Melilla.

Ante el aumento de la amenaza islamista, la Fiscalía propone reforza la cooperación policial, judicial y de información con los países del Magreb y Francia, “donde la poblaciónde origen árabe es muy numerosa”. Además, insiste en la necesidad de aplicar “con rigor las leyes penales”.

Menos detenidos

La Memoria hace un repaso de las ocho principales operaciones contra el terrorismo islamista desarrolladas en España durante 2007 y destaca que el número de detenidos se ha ido reduciendo paulatinamente en los últimos años: de los 138 detenido en 2004, el año del 11-M, se pasó a 131 en 2005, a 56 en 2006 y a 52 del año pasado, la cifra más baja.

Sin embargo, la Memoria se entretiene más en resaltar el elevado número de los juzgados por estos delitos que salieron absueltos. En los siete juicios orales celebrados en 2007 en la Audiencia Nacional, fueron juzgados 63 presuntos islamistas, de los que finalmente sólo fueron condenados 32. “Cifra ésta muy elevada –se reconoce en el informe–, pues supone aproximadamente el 50 por 100 de los enjuiciados y claramente indicativa de las enormes dificultades legales que se plantean en estos procesos en relación con el uso de las técnicas de investigación y con la probanza de unos delitos singularmente enmarcados en el ámbito de la respuesta penal preventiva frente a las células terroristas”.

En este mismo apartado, la Fiscalía dedica un amplio espacio a analizar el juicio del 11-M ,del que destaca sus cifras: 56 días se sesión, 29 acusados, más de 300 testigos y un centenar de peritos. El propio fiscal general, Cándido Conde Pumpido, en su discurso calificó la vista de “éxito” y destacó la celeridad por la que “cuatro años y seis meses después de aquella fecha aciaga” se hayan visto incluso los recursos de casación. “Lo dijo con precisión y acierto la propia sentencia de la Sala Segunda del Tribunal Supremo: La Justicia española ha sabido dar al más grave atentado terrorista de nuestra historia, una respuesta razonada en un tiempo razonable”, recalcó este lunes el propio Conde Pumpido, que sin embargo no hizo mención a que esta vista haya sea una de las causas del “alto riego” actual.