Publicado: 18.12.2015 23:35 |Actualizado: 19.12.2015 08:00

La "fondona Villacís" y otras pifias de los políticos en campaña electoral

Ciudadanos y PP han sido los partidos que más críticas han recibido por los traspiés de sus dirigentes en las redes sociales.

Publicidad
Media: 2.91
Votos: 11
Comentarios:

MADRID.- A estas alturas nadie duda de que esta campaña electoral ha sido diferente. El hecho de que el grueso del espacio mediático ya no se reparta sólo entre dos partidos es un hecho diferenciador respecto a años anteriores. Sin embargo, hay otro factor que supone una novedad en el proceso electoral: la importancia que están dando los partidos a las redes sociales en la batalla por el voto

En este sentido pueden ser tan decisivos los tantos que se anotan en campo contrario; los aciertos, como los goles que se encajan en propia meta; las pifias de los políticos y cuentas corporativas de los partidos, que en ocasiones, meten la pata hasta el fondo ante unos tuiteros sedientos de sangre. En este sentido, los partidos que han salido más escaldados por las pifias de sus políticos han sido PP y Ciudadanos.

Los primeros días de campaña transcurrieron relativamente tranquilos y sin incidencias. La primera pifia reseñable la cometió un político del PP que 'abrió la boca' sin ser consciente de que, paradójicamente, iba a terminar comiéndose sus palabras: "Es cosa mía o Villacís se ha comido toda una fábrica de bollos y se está poniendo fondona". Este fue el comentario machista del secretario general del PP de Galapagar, Ángel Camacho Lázaro,

Tuit machista de Camacho

El tuit machista de Camacho


Rápidamente, la propia Begoña Villacís y algunos compañeros de partido respondieron con humor al polémico tuit de Camacho, dejándole en evidencia mediante el hashtag #yotambiénsoyfondona y colgando una fotografía en la que aparecían con alimentos dispuestos a pegar bocado. Aquí puedes consultar la fotogalería.

Numerosos usuarios de la red social y periodistas mostraron su rechazo hacia un mensaje que fue eliminado por el propio Camacho minutos más tarde, acto al que le siguió una disculpa, también en forma de tuit.

Rajoy, presidente de las pifias

Otro de los protagonistas de las principales pifias ha sido el presidente del Gobierno que, aunque ha optado por mantener un perfil bajo en campaña, no ha podido evitar varios traspiés.

Uno de los fallos más graves que cometió Rajoy sucedió cuando trataba de comunicar a la ciudadanía las consecuencias que habían producido el dramático atentado a la embajada en Kabul. El líder de los conservadores fue duramente reprobado por publicar un tuit en el que descartaba que hubiera muertos en el ataque, algo que tuvo que rectificar posteriormente. Además, no tuvo más remedio que reconocer lo evidente tras alegar que los terroristas no tenían como objetivo atacar a España. "No es contra nosotros", llegó a subrayar.


Otras de las pifias del presidente se produjo después de que rehuyera el debate a cuatro junto a Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera, mandando en su lugar a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría para que diera la cara por él. Ni corto ni perezoso, Rajoy publicó un tuit tras la finalización del debate en el que alardeaba de "equipo" con el hashtag #EquiPPoGana

Hay que recordar que el PP había confirmado que, en lugar de participar en el crucial debate, el presidente lo vería por televisión desde el palacete de Doñana. Se puede decir, volviendo al símil futbolístico, que Rajoy con aquel tuit dejaba la pelota botando en su propia área, con la portería vacía, a la espera de que alguien recogiera la oportunidad y le metiera un gol por toda la escuadra. 

Las ridículas explicaciones del PP al tratar de justificar la ausencia de su líder en el debate de Atresmedia también causaron la burla de numerosos usuarios.

Algunas de las reacciones al tuit no tuvieron desperdicio. 

Tan ridícula como las explicaciones del community manager del partido de la gaviota fue la artimaña de los conservadores que tuvo como fin boicotear el perfil de Twitter de Pedro Sánchez para tratar de desprestigiarlo.

Militantes conservadores compartieron un mensaje en el que animaban a otros usuarios a seguir la cuenta del líder socialista para, posteriormente, dejarle de seguir durante el transcurso del 'cara a cara' televisivo con Rajoy, creyendo hacer ver a la ciudadanía que la supuesta derrota de Sánchez en el debate sería la causante de la pérdida instantánea de miles de seguidores. 

El partido socialista, que detectó la triquiñuela, cruzó mensajes con la cuenta corporativa del PP, en un afán ridículo por descalificar al contrario que acabó dejando en evidencia a los dos. No han sido los únicos en caer en una disputa de este tipo.

La que también trató de desprestigiar a Pedro Sánchez con aún menos fortuna fue Beatriz Escudero, diputada nacional del PP por Segovia, que tras la agresión a Rajoy, trató de culpar del ataque al líder socialista.

Como suele pasar en estos casos, la polvareda que levantó su tuit le obligó a pedir disculpas y negar lo evidente.

No siempre ocurre así. Pacma publicó un tuit en el que denunciaba "la exhibición innecesaria de sufrimiento" por parte del dirigente conservador Pablo Casado, que había participado en una matanza. Las quejas de los animalistas cayeron en saco roto.

Torpeza televisiva, carcajada en la red

Si una cosa han demostrado los debates electorales de esta campaña es que el duelo también se juega en redes sociales. Cualquier comentario, gesto o imagen es susceptible de convertirse en broma en Twitter.

En este sentido, Pablo Iglesias protagonizó uno de los chascarrillos más comentados del debate a cuatro, cuando se equivocó al nombrar a Price Water House Cooper, diciendo en su lugar House Watter Wach Cooper. Un usuario anónimo, en un alarde de creatividad y velocidad, creó una página web con el nuevo nombre y lo convertió en trending topic.

Ciudadanos no tan ejemplares

Otro de los partidos que peor han salido parados en Twitter por mérito propio ha sido Ciudadanos. Un concejal del partido en Soto del Real borró su cuenta y se vio obligado a dimitir después de alabar a Primero de Rivera. En realidad, los tuits datan de 2011, pero le han pasado factura durante esta campaña.  

"Mientras millones de familias españolas vivan miserablemente, no puede 'ni debe' haber paz en España. José Antonio Primo de Rivera". "Mañana #20N se cumple el aniversario de José Antonio Primo de Rivera. Tus valores siguen presentes! Las ideas no se fusilan", escribió en su perfil de la red social.

Pantallazo de los mensaje de Sergio Luna, portavoz de C's en Soto del Real, publicada por una de las cuentas 'fake' de Ciudadanos en Twitter

Pantallazo de los mensaje de Sergio Luna, portavoz de C's en Soto del Real, publicada por una de las cuentas 'fake' de Ciudadanos en Twitter

Rascando un poco en la cuenta de Luna, acabaron saliendo a flote otros tuits repugnantes del ya exconcejal.

tuit ciudadanos

Tuit del concejal de Ciudadanos.

Lo cierto es que la práctica de rescatar mensajes polémicos sumergidos en los historiales de los perfiles de políticos es una práctica cada vez más frecuente. Uno de los casos más paradigmáticos fue el del concejal Guillermo Zapata, a raíz de sus chistes de humor negro. Un error por el que sufrió una campaña mediática en su contra que desembocó en su dimisión como edil de Cultura de la ciudad de Madrid (aunque permaneció como concejal de distrito).

Precisamente un tuit sobre el holocausto se le volvió en contra a Ciudadanos, más concretamente a Marta Rivera de la Cruz, que tuvo una actuación muy criticada en el debate a nueve. Eso motivó un torrente de comentarios negativos en contra de la candidata de C's. Los usuarios atacaron a la escritora por varios frentes, uno de ellos, relativo a sus tuits sobre el nazimo: "Los judíos lo pasaron fatal en los campos de concentración, pero el holocausto tiene una explicación política", publicó en un tuit.


Los usuarios criticaron tanto el contenido del tuit como la vehemencia con la que en su día Rivera de la Cruz arremetió contra el edil madrileño Guillermo Zapata por sus chistes.

Su postura sobre la violencia de género, su adhesión a la teoría de la conspiración del 11-M o su cambio radical de criterio respecto al copago sanitario han sido algunos de los asuntos por los que más se ha criticado a la escritora.


Todos esos comentarios negativos en las redes, según Albert Rivera, fueron "juego sucio": una campaña para desprestigiar a Ciudadanos con ataques injustificados. 

Además del caso de Rivera de la Cruz, se refería al ataque propina por la socialista Carme Chacón, que en un mítin en Santa Coloma de Gramanet sacó un tuit falso de Rivera que recogía el siguiente mensaje: "Existen datos que confirman que hay más asesinatos feministas que machistas". La atribución era falsa y Chacón tuvo que disculparse a través de Twitter, aunque lo hizo con ataque incluido:

Albert Rivera no se cortó a la hora de definir el acto de Carme Chacón de "política basura"

Cuando alguien experimenta un resbalón de este tipo los contrincantes se suelen cebar con su presa y entran al trapo para seguir dañando a su contrincante. No obstante, hay que ir con mucho ojo ya que, en ocasiones, el karma actúa y se vuelve en contra del atacante.

Otro de los tuits que ha tenido repercusión incluso en los medios ha sido el que aparece Albert Rivera subido a una silla, con un hombre tumbado a sus pies tratando de sujetarle para evitar su caída. Una imagen bastante simbólica que no ha pasado desapercibida en las redes sociales.

Izquierda Unida, los más traviesos

El partido que ha optado por una estrategia en redes sociales diferente al resto ha sido Izquierda Unida-Unidad Popular.


El partido liderado por Alberto Garzón ha escogido un tono más desenfadado para lanzar sus mensajes, en busca del voto joven. Su objetivo: sacar rédito a las nuevas tecnologías, movilizar a sus bases y reducir la marginación mediática a la que son a menudo sometidos. No obstante, algunas de las iniciativas que ha lanzado el partido en Twitter se les ha vuelto en su propia contra. 

En el polo opuesto a las pifias está el tuit de Alberto Garzón durante el debate a cuatro. Sin duda uno de los grandes aciertos en redes sociales de la campaña.

Los tuits surrealistas de Pedro Sánchez

Por último encontramos los tuits de Pedro Sánchez, que tienen un punto casi hasta entrañable.  A menudo algunos usuarios se encuentran a menudo en su timeline retuits de mensajes que en su día colgó el líder del PSOE que, mucho antes de ser candidato socialista, utilizaba su perfil público para comentar anécdotas de su día a día. Unos tuits que hoy en día se han convertido en virales dado que, sacados de contexto, resultan ser bastante divertidos.

Queda claro que los usuarios no desaprovechan cualquier oportunidad para llevar a cabo lo que se denomina popularmente en la red como un 'zasca'. 

Así que cuidado políticos porque tras un tuit equivocado en campaña siempre habrá una legión de internautas dispuestos a que no pase desapercibido.