Publicado: 09.07.2015 23:55 |Actualizado: 09.07.2015 23:55

Forcades ve posible abrir un “proceso constituyente unilateral” en Catalunya si se alían la lista de confluencia, ERC y la CUP

La líder de Procés Constituent advierte que si la hipotética Catalunya en Comú da marcha atrás en cuestiones como el referéndum de autodeterminación en un período de dos años su movimiento abandonaría la candidatura

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Forcades, durante el acto de Procés Constituent.

Forcades, durante el acto de Procés Constituent.

SANT CUGAT DEL VALLÈS (BARCELONA).- Abrir un “proceso constituyente unilateral” para Catalunya y que sea “popular y participativo” será posible después de las elecciones del 27 de septiembre si la candidatura de confluencia de la izquierda -la probable Catalunya en Comú- obtiene un gran resultado y se alía tras los comicios con ERC y la CUP para tirarlo adelante. Así lo ha planteado este jueves Teresa Forcades, la líder de Procés Constituent (PrC) -una de las formaciones que participa en las negociaciones para articular la candidatura de confluencia- en un debate celebrado en Sant Cugat del Vallès sobre cómo debería ser la hipotética Constitución catalana. El acto ha contado también con la participación de un representante de la CUP y de Alberto Acosta, exministro ecuatoriano y presidente de la asamblea constituyente del país latinoamericano en 2008. Albano Dante Fachín, vencedor de las primarias de Podem para el 27-S, también estaba convocado, pero no ha podido asistir.

Forcades ha matizado sus palabras de ayer en relación a la propuesta de la CUP de articular una lista unitaria independentista sin políticos para el 27-S, pero sólo como previa de unas elecciones que se deberían celebrar pocos meses después y que tendrían un carácter “constituyente”. La monja benedictina ha dicho que la ve con buenos ojos, pero que “todavía no la hemos debatido en Procés Constituent” y que, en todo caso, el modelo que le parece “más viable” es “sumar a todos los que estamos por la autodeterminación”, en referencia a la articulación de Catalunya en Comú.

A pesar de que no era el objeto del debate, Forcades se ha referido al estado de las negociaciones de la confluencia de izquierdas en las que participan su movimiento, ICV, EUiA y Podem, y que se podría cerrar la semana que viene. Ha declarado que en unos días las bases de cada formación recibirán la propuesta de manifiesto conjunto de la lista en que se plantea la puesta en marcha de un “proceso constituyente unilateral para Catalunya, durante el cual se celebrará un referéndum de independencia”. Todo ello en un plazo de alrededor dos años. “Y si se da marcha atrás en este punto, nosotros nos iremos”, ha avisado.



Una caja “con las herramientas para transformar a la sociedad”

Pero serán las urnas las que determinarán si el planteamiento es viable, y ha sido aquí cuando ha aludido a una alianza postelectoral entre Catalunya en Comú, ERC y la CUP para llevar a cabo el proceso constituyente catalán. Según las últimas encuestas, las tres listas sumarían entre 57 y 60 escaños en las elecciones autonómicas, lejos de la mayoría absoluta -que son 68- pero haciendo casi imposible la articulación de una mayoría alternativa que bloqueara esta alianza.

El debate sobre la hipotética Constitución catalana ha sido organizado por Procés Constituent Sant Cugat y ha congregado a más de 100 personas. Alberto Acosta, que tuvo un papel importante en la elaboración de la última constitución de Ecuador -aprobada en 2008- como presidente de la asamblea constituyente primero, y como parlamentario después, ha subrayado que una carta magna representa “una caja de herramientas para construir la democracia y que contiene los derechos, las obligaciones y las bases de las nuevas instituciones y políticas que permitan transformar a la sociedad ”. Acosta se ha mostrado crítico con su antiguo correligionario y presidente ecuatoriano, Rafael Correa, y ha asegurado que ve “con absoluta simpatía” el proceso constituyente catalán. Para él, debe ser como los castells “en los que haya unos objetivos comunes entre todos los que participan en él”. El economista y político latinoamericano también ha recordado que una Constitución no es únicamente un documento jurídico, sino que fundamentalmente tiene un “carácter político”.

Albert Botran, antiguo miembro del secretariado nacional de la CUP, ha reiterado que en su opinión “no puede haber ruptura sin independencia” y que precisamente el Estado propio es “la palanca más fuerte para que el proceso constituyente salga adelante”. Botran ha comentado que en Catalunya “hay dos mayorías: la independentista y la que quiere iniciar un nuevo proceso constituyente, y nosotros trabajamos para que confluyan ambas”. El miembro de la CUP también ha afirmado que en un proceso constituyente no pueden ganar todos, sino que “tiene que estar al servicio de la mayoría de la población, que debe ganar derechos y en el reparto de la riqueza de la sociedad”.

Teresa Forcades también ha suscrito la misma opinión en relación a este punto y ha insistido en que la democracia sólo es real si existe “deliberación previa” antes de las votaciones, en el sentido de que haya un debate plural que llegue a todo el mundo, y “posibilidad de revocar” a posteriori a los electos por parte de la ciudadanía. “Si ya tuviéramos capacidad de revocar a los cargos durante el mandato, creo que ni Rajoy ni Mas serían todavía presidentes”, ha dicho la líder de Procés Constituent. Para Forcades, una cuestión clave del proceso constituyente catalán, si finalmente se lleva a término, será “evitar que el poder constituido secuestre la Constitución y la posibilidad de cambiarla, ya que el poder popular debe retener el poder constituyente y la capacidad de modificarla”.