Publicado: 10.11.2016 12:34 |Actualizado: 10.11.2016 13:35

El forense Etxeberria confía en identificar los restos de ‘Naparra’, desaparecido hace 36 años a manos del Batallón Vasco Español

Una fuente confidencial confirmó a la familia que José Miguel Etxeberria fue asesinado y enterrado en Ciboure (Francia) en 1980. Tenía 22 años y era militante de los Comandos Autónomos Anticapitalistas

Publicidad
Media: 4.71
Votos: 7
Comentarios:
El forense Francisco Etxeberria junto a una imagen de José Miguel Etxeberria, desaparecido hace 36 años a manos del Batallón Vasco Español. Foto: EFE

El forense Francisco Etxeberria junto a una imagen de José Miguel Etxeberria, desaparecido hace 36 años a manos del Batallón Vasco Español. Foto: EFE

MADRID.- El forense Francisco Exteberria, especializado en la búsqueda de restos de víctimas del franquismo, ha ratificado este jueves en la Audiencia Nacional que es posible localizar e identificar los restos de José Miguel Etxeberría, secuestrado y desaparecido hace 36 años a manos del Batallón Vasco Español (BVE), organización terrorista creada en 1975, tras el asesinato de Luis Carrero Blanco por parte de ETA, y que pervivió hasta 1981.

Etxeberria ha expuesto en la Audiencia Nacional que una fuente confidencial, relacionada con operaciones de terrorismo de Estado, ha confirmado que a ‘Naparra’ “lo asesinaron” en Francia y fue enterrado en Las Landas, en concreto en una arboleda cerca de Mont-de-Marsan en la localidad gala de Ciboure.

José Miguel Etxeberria Álvarez, 'Naparra', tenía 22 años cuando desapareció el 11 de junio de 1980. El secuestro y asesinato del militante de los Comandos Autónomos Anticapitalistas fue reivindicado por el BVE un mes después en una llamada al diario Deia.

El forense Etxeberria ha asegurado ante el juez instructor, y a preguntas de la Fiscalía, que es posible una “identificación plena” de los restos cuando sean localizados, a pesar de que el esqueleto se encuentre en un suelo arenoso y oculto en el bosque ya que fue enterrado para que no fuera localizado en el futuro.



Apoyo institucional para la exhumación

La confirmación fue facilitada a la familia por el periodista Iñaki Errazkin, quien es la persona que accedió a esta “fuente confidencial” de nacionalidad española.

“La fuente dice que lo asesinaron”, ha destacado el forense quien supone que el crimen se cometió con un tiro de pistola, aunque si hubo otras causas también podrá determinarlo con los restos que encuentren.

Etxeberria ha comparecido en la Audiencia Nacional para confirmar estos extremos y ofrecerse a trabajar en la localización y exhumación: dispone de equipo y de “experiencia sobrada”. También ha destacado el apoyo institucional que estos trabajos tienen del Gobierno Vasco y del Parlamento Navarro.

Este crimen ha prescrito en Francia desde 1992, después de que el cuerpo fuera buscado por orden del Tribunal de Gran Instancia de Bayona.  Sin embargo, el caso no ha prescrito en España ya que la familia interpuso una querella en 1999 y no han transcurrido los 20 años exigidos para el archivo definitivo.

La Audiencia Nacional pide buscarlo en Francia

La Audiencia Nacional envió una comisión rogatoria a Francia para localizar los restos de Etxeberria después de reabrir el caso a petición del fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza.

La Fiscalía pidió retomar la investigación –archivada de forma provisional en 2004- ya que la familia había presentado nuevos datos que permitirían "identificar el lugar exacto" del bosque donde pudo ser enterrado.

El juez central de instrucción 2, Ismael Moreno, expuso en su auto del pasado octubre que la investigación del tribunal de Bayona apuntó a un grupo de personas “liderado por los hermanos Perret", tras tomar declaración a los miembros del BVA Ladislao Zabala e Ignacio María Iturbe.

Varias informaciones de prensa apuntan a estos hermanos -Gilbert y Clement Perret- como los supuestos mercenarios franceses y posibles autores del asesinato.

El forense Francisco Etxeberria Gabilondo tiene una larga experiencia en la exhumación de fosas del franquismo y participó en la identificación de José Ignacio Zabala y José Antonio Lasa, supuestos militantes de ETA asesinados por los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL) en 1983, organización que sucedió al BVA en sus atentados en Francia contra presuntos miembros de ETA -y víctimas civiles- dentro de las operaciones de guerra sucia de aparatos del Estado contra la banda terrorista.
 
El trabajo de Etxeberria fue determinante para esclarecer el asesinato de los niños Ruth y José Bretón a manos de su padre, en 2011.