Publicado: 29.01.2016 21:42 |Actualizado: 29.01.2016 23:30

Un foro internacional busca vías para acelerar el desarme de ETA

La localidad de Gernika acoge este sábado un encuentro entre mediadores extranjeros y organizaciones sociales, en el que también participarán Podemos, PNV y EH Bildu. Los promotores lamentan el “estancamiento” del proceso durante el gobierno del PP

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 3
Comentarios:
Verificadores internacionales con miembros de ETA hace dos años.

Verificadores internacionales con miembros de ETA hace dos años.

BILBAO.- Gernika es un símbolo mundial del horror, pero también de la paz. El bombardeo fascista sufrido por esta localidad vizcaína en 1937, inmortalizado por el pintor Pablo Picasso, ha convertido su nombre en sinónimo de memoria. Setenta y nueve años después, esta localidad tratará de fijar las bases para otro hecho de magnitud histórica: la entrega de las armas por parte de ETA. Este trascendental asunto será abordado por mediadores internacionales, dirigentes políticos y representantes de organizaciones civiles, quienes darán vida al III Foro Social para impulsar el Proceso de Paz en el País Vasco. Durante las próximas horas, todas las miradas estarán sobre ellos.

“Nuestro pueblo sabe muy bien cuál es el poder de las armas: fue literalmente arrasado y resurgió de las cenizas”, afirma a Público Sabin Ibazeta, portavoz de Gernika Batzordea. Este colectivo, dedicado a trabajar en torno a la memoria histórica, es uno de los involucrados en la organización del foro. “Es que no entendemos la memoria como un barco encallado en la arena, sino como un proyecto de futuro”, explica. A pocas horas de que empiecen a llegar los invitados a su pueblo, Ibazeta lanza una pregunta al aire: “¿Acaso hay mejor proyecto para las futuras generaciones que aportar nuestro grano de arena a favor de la resolución del último conflicto armado de Europa?”.

Fuentes cercanas a los mediadores internacionales que participan en este proceso recordaron que el Gobierno de Mariano Rajoy “se ha negado a abordar cualquier vía de desmantelamiento ordenado de los arsenales”. El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, llegó a indicar en 2012 que si querían entregar las armas, podían “dejarlas en una campa”.



Sin embargo, el inmovilismo absoluto del PP podría cambiar si se produce un giro en el gobierno de España. Esta opción no pasará inadvertida durante la conferencia que se celebrará este sábado en el cine de Gernika, donde habrá representantes de Podemos, PNV y EH Bildu. También estarán los mediadores del Grupo Internacional de Contacto (GIC) Brian Currin y Alberto Spektorowski, quienes llegaron a Euskadi 48 horas antes para mantener una serie de contactos previos con distintos dirigentes políticos.

En ese contexto, los partidos han preferido no hacer declaraciones hasta después del acto. “Vamos a acudir para ver qué ocurre. Luego hablaremos”, indicaron a Público fuentes del PNV. “El protagonismo debe recaer en los organizadores”, añadieron desde Sortu –uno de los componentes de la coalición EH Bildu-. Lo mismo piensan en Podemos, que estará representado por algunos de sus cargos públicos. El PSE no tiene previsto acudir de manera oficial, aunque los organizadores del foro recordaron que en las dos ediciones anteriores hubo participantes socialistas “a título individual”. El PP, como ya es costumbre, no quiere ni oír hablar sobre este asunto.

“Llevamos cuatro años en los que no ha habido ningún movimiento. Estamos muy esperanzados en que en esta legislatura podamos conseguir avances en temas como presos y desarme”, sostiene Agus Herrán, portavoz de la radio libre Antxeta Irratia, otro de los grupos que organizan el foro de este sábado. No es casualidad que el nombre de esta emisora figure entre los responsables del evento: hace un año, Antxeta organizó unas jornadas sobre convivencia en las que consiguieron sentar en torno a una misma mesa a víctimas de ETA y del terrorismo de estado, expresos y representantes políticos “de diferentes colores”, recuerda Herrán. “Nos parece muy interesante poder aportar nuestra experiencia local –subraya-, ya que logramos reunir a gente diferente y llegar a puntos de entendimiento”.

En el acto de este sábado también se han involucrado varias ONG vascas y miembros de sindicatos como CCOO, LAB o STEE-EILAS, además del Consejo de la Juventud de Euskadi. Desde las nueve de la mañana, todos ellos escucharán muy atentamente a varios expertos en la resolución de conflictos, como los responsables de las organizaciones Berghof Foundation y Conciliation Resources, Veronique Dudouet y Kristian Herbolzheimer. También estará el abogado colombiano Carlos Ruiz Socha, quien ha participado como asesor jurídico en los diálogos entre las FARC y el gobierno colombiano celebrados en La Habana.

No en vano, el proceso de paz en aquel país sudamericano despierta interés entre quienes buscan una salida al caso vasco. “Es evidente que los contextos son completamente diferentes, pero hay aspectos de los acuerdos alcanzados allí que nos parecen muy interesantes, como todo lo relacionado con las víctimas, la justicia transicional y el tratamiento en torno a las armas”, señala Herrán, a quien no se le escapa un detalle interesante: “El gobierno del PP ha avalado los acuerdos de La Habana”.

“Superar el bloqueo”

Tras valorar estas experiencias, los promotores del acto de Gernika impulsarán una serie de recomendaciones a ETA y a los gobiernos español y francés. “Vamos a buscar soluciones para superar el actual bloqueo de los estados y para que ETA lleve a cabo el desarme en un periodo de tiempo razonable”, apunta Ibazeta. “Esperamos que todos los agentes implicados sean sensibles a nuestras recomendaciones y actúen en consecuencia”, agrega Herrán.

Entre los asistentes al Foro Social también habrá una representación de Etxerat, el colectivo de familiares de presos de ETA y de otras organizaciones de la izquierda abertzale. “Buscamos la desaparición de las causas que generaron el conflicto y, al mismo tiempo, la puesta en marcha de un proceso de resolución y reparación con garantías de no repetición”, señala la portavoz de esa agrupación, Patricia Vélez. Cree que si hubiese voluntad política, todo podría terminar.