Publicado: 04.12.2013 07:00 |Actualizado: 04.12.2013 07:00

Quién es quién en los 'fragmentos' del PP

Cada vez más dirigentes y miembros destacados del partido del Gobierno cargan abiertamente contra la gestión de Rajoy. A pesar de la aparente unidad de discurso, los intereses son diferentes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las declaraciones de Ana Botella el pasado lunes, durante su intervención en el Club Siglo XXI, colocaron inmediatamente a la alcaldesa en el sector crítico con Mariano Rajoy, el cual, a pesar de las mejoras económicas que el Gobierno trata de vender día a día, aumenta progresivamente.

Que Rajoy nunca consiguió aglutinar al PP en torno a su liderazgo como José María Aznar es un hecho desde el mismo momento en que asumió el poder conservador de manos del expresidente. Sin embargo y contra toda lógica, la mayoría absoluta inédita obtenida por Rajoy en 2011 no ha logrado asentar la paz interna en el PP; al contrario, el presidente del Gobierno ha conseguido que sus propios dirigentes lleguen a advertirle de la posible "fragmentación de la base electoral del partido" si continúa con sus políticas.

JOSÉ MARÍA AZNAR. El expresidente del Gobierno se ha convertido en un molesto azote de su sucesor y su Gobierno. Líder indiscutible del ala más a la derecha del PP, Aznar niega con la boca pequeña ("Haré lo que sea mejor para mi país") que quiera recuperar el liderazgo conservador. Es posible, razonan quienes le conocen bien, aunque lo que sí desea es mantener desde la fundación FAES que preside su influencia en las decisiones de un partido que ve como "algo suyo"; también cuando el PP gobierna; "sobre todo, cuando el PP gobierna".

ESPERANZA AGUIRRE. La presidenta del PP madrileño es la dirigente crítica con Rajoy, el Gobierno y la cúpula actual del PP por excelencia. Consciente de su tirón popular, la expresidenta de la Comunidad de Madrid no se muerde la lengua a la hora de criticar al jefe del Ejecutivo en público y -sobre todo- en privado. De momento, le ha pedido que baje los impuestos, neutralice al independentismo catalán y saque a Luis López Guerra del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) por haber apoyado la derogación de la doctrina Parot. Aguirre niega por activa y por pasiva que vaya a irse del PP y fundar un nuevo partido. Su entorno sí cree que lo que busca es presionar para ser la candidata a la Alcaldía de Madrid; con el PP.

ANA BOTELLA. Hasta ahora, la alcaldesa de Madrid había aguantado las numerosas críticas de sus compañeros de filas por su gestión al frente del Ayuntamiento en silencio. El lunes, sin embargo, decidió saltar al ruedo más crítico del PP y se colocó junto a su marido entre quienes reprochan a Rajoy su gestión, particularmente, frente al independentismo catalán, el fin del terrorismo y la derogación de la doctrina Parot. ¿Por qué ahora? Porque quiere demostrar que está ahí y dará juego para ser la candidata a la Alcaldía de Madrid en 2015, razonan en el PP; a pesar de las encuestas, que dan un descenso abrumador a los conservadores en la capital, y a pesar de Aguirre, que crítica como ella, quiere su sillón en el Palacio de Cibeles.

IGNACIO GONZÁLEZ. El presidente de la Comunidad de Madrid, sucesor de Aguirre, dio la razón al polémico discurso muy crítico de Botella sobre la gestión de Rajoy. No es lo habitual, pues a pesar de que González camina contracorriente de las políticas del Ejecutivo (anunciando una potente bajada de impuestos en la Comunidad de Madrid, por ejemplo, frente a las subidas de Cristóbal Montoro) y no tiene empacho en criticar la lentitud de Rajoy para reformar el sistema de financiación autonómica, su relación con Botella es más bien distante. González, como la regidora de Madrid, busca su sitio como candidato autonómico en 2015 y, para ello, no dudará en movilizar a su electorado aunque sea demostrando que hará lo contrario de Rajoy.

JAIME MAYOR OREJA. El portavoz del PP en el Parlamento Europeo, miembro de la dirección nacional del partido, está siempre con quienes más alto critican las políticas de Rajoy, sean las víctimas del terrorismo, sean los exdirigentes del PP vasco (sus discípulos Carlos Iturgaiz o María San Gil), sean las organizaciones pro-vida que piden al Gobierno la prohibición plena del aborto, sean los nacionalistas españoles más furibundos. Sin embargo, el exministro del Interior quiere repetir en 2014 como número uno de la lista europea del PP, algo que la actual cúpula liderada por María Dolores de Cospedal no ve con buenos ojos. Su baza -como la de Aguirre o como la que se trabajan Botella y González- son, precisamente, sus ideas contrarias a la línea oficial, que mueven a una parte considerable de esa base electoral en peligro de "fragmentación", según Botella.

ALEJO VIDAL-QUADRAS. El vicepresidente del Parlamento Europeo es el crítico más veterano de quienes arremeten hoy contra Rajoy. También es el único que ha admitido abiertamente la posibilidad de fundar un nuevo partido, que aglutine los principios de los que, según el expresidente del PP catalán, ha renegado el partido desde que lo lidera el jefe del Ejecutivo. Con un mensaje enfocado sobre todo a la militancia, Vidal-Quadras es una presencia habitual del sector crítico del PP en los medios de comunicación más a la derecha y ha conseguido hasta colar un artículo contra la gestión del Gobierno en la web del Ministerio de Asuntos Exteriores especial para la Marca España.

SANTIAGO ABASCAL. El presidente de la fundación Denaes ha cobrado especial protagonismo en los últimos días, primero, por haber sido el primer militante del PP (dos décadas con el carné) en hacer pública una dura carta que envió a Rajoy anunciando su baja y los motivos de la misma: el abandono de los "principios" del PP por parte de su actual dirección, incluido -especialmente- el presidente del Gobierno. Abascal, muy cercano a Esperanza Aguirre, ha convocado desde su fundación a la sociedad civil para manifestarse en favor de las víctimas del terrorismo y contra la doctrina Parot. De momento, la respuesta a este llamamiento está desconcertando al PP, ya que han confirmado su asistencia la práctica totalidad de las asociaciones de víctimas, cuyos reproches al Gobierno avanzan una convocatoria anti Rajoy el Día de la Constitución. Los dirigentes del PP no han confirmado todavía si asistirán.