Publicado: 14.02.2016 20:28 |Actualizado: 15.02.2016 11:58

"Si fuera el caso, el Ministerio de
Empleo debería ser uno por los
que Podemos debería apostar"

Entrevista a Alberto Montero, el primer diputado de Podemos en acceder a la presidencia de una comisión parlamentaria del Congreso, la de Empleo y Seguridad Social. 

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 8
Comentarios:
Alberto Montero./J.A.B

El diputado de Podemos y presidente de la Comisión de Empleo, Alberto Montero. DANI GAGO

MADRID.- Alberto Montero (Cornellá, Barcelona, 1970) ha sido el primer diputado de Podemos en acceder a la presidencia de una comisión parlamentaria del Congreso, la de Economía y Seguridad Social. Doctor en Economía y profesor en la Universidad de Málaga, es el responsable del área de Economía en la dirección estatal de la formación morada y especialista en el análisis económico de políticas sociales, especialmente las vinculadas a la vivienda. “Necesitamos crear empleo, pero no a cualquier precio”, proclama como lema a seguir, junto con el ejercicio de la responsabilidad en su acción política.



Usted se estrenó como presidente al día siguiente de saberse que el paro registrado en enero había subido en 200.000 personas. ¿Eso asusta, le acongoja?

No, no asusta en la medida en que el análisis que venimos realizando en Podemos es que la recuperación se está produciendo meramente en términos estadísticos y lo que se está generando es una distribución del trabajo de forma espuria entre los trabajadores ya ocupados. Al mismo tiempo, como no hay síntomas de transformación del modelo productivo y éste sigue siendo tremendamente estacional dependiente del turismo y del ciclo comercial pues esos datos son perfectamente lógicos con la estructura productiva que tenemos. No es algo que acongoje sino que simplemente te reafirma en la creencia de que el problema del empleo va más allá del mercado de trabajo.

Todo el mundo coincide en que el principal problema del país es el paro. ¿Por dónde va a empezar su trabajo la comisión que preside?

Sí, es cierto. El trabajo depende de por dónde quieran llevas los distintos grupos parlamentarios sus iniciativas legislativas. El presidente no tiene una capacidad decisiva de orientar los trabajos. Yo entiendo que desde Podemos lo que vamos a tratar es la derogación de las reformas laborales, eso es esencial; primero, la del PP en su conjunto y luego algunos, o muchos, de los elementos de la de Zapatero de 2010 en la medida en la que sentaba las bases para el descuelgue de los convenios de empresa respecto de los sectoriales, abriendo la desprotección de los trabajadores.

En la pasada legislatura todos los grupos de la oposición firmaron el compromiso de derogar la reforma laboral del PP. ¿Cree que eso facilitará el camino para hacerlo realidad?

Completamente. Creo que los trabajadores y trabajadoras españoles no entenderían que se antepusieran intereses partidistas al interés general. Si el PSOE lleva en su programa la derogación de la reforma laboral y nosotros también, aunque la llevamos un poco más allá, pues avancemos en lo que tengamos en común y luego discutamos sobre las discrepancias. Pero me parece esencial avanzar en común.

Para ser el primer diputado de Podemos que asumía la presidencia de una comisión tuvo casi la unanimidad de los votos ¿No es tan fiero el león como lo pintan?

(Sonríe antes de contestar) Eh…, bueno creo que en gran medida obedece a los acuerdos previos a la constitución de las comisiones y que tal vez mi perfil ayudó más a que esos acuerdos fueran más fácilmente asumibles por los distintos grupos.

¿Tiene identificados ya a los dos ingratos que votaron en blanco y al desconsiderado que voto nulo?

He hablado con la persona que no votó (el nulo) y me ha dado la explicación de por qué no lo hizo y la encontré razonable. No, no es ingrato, es un ejercicio democrático y su derecho, ¿no?

¿Ha fijado ya con la Mesa y los portavoces el calendario de trabajo?

Lo hacemos hoy mismo (este jueves) y espero que después de un viaje que hay a Bruselas entre lunes y miércoles podamos arrancar el jueves de la próxima semana, antes de que se incremente la actividad parlamentaria con las sesiones de investidura.

¿Tiene usted una receta propia para crear empleo?

No (lo dice de forma rotunda). El presidente de la comisión de Empleo no tiene por sí mismo receta alguna; lo que tengo es el apoyo de un grupo de trabajo importante dentro del partido donde se analiza el problema del desempleo no como un problema específico del mercado de trabajo sino como un problema estructural de la economía española como consecuencia de la estructura productiva de la economía española.

¿Prefiere tener a Fátima Báñez compareciendo, bajo presión, o a su compañera Irene Montero?

¿Compareciendo…?

…sí, en tanto que ministras…

(duda ligeramente)… no tengo preferencias. El trabajo parlamentario tiene una parte de control al poder ejecutivo, independientemente de quien sea el responsable ministerial. Tanto Fátima Báñez como Irene Montero, en su caso, estarán encantadas de dar las explicaciones correspondientes.

¿La afirmación sobre Fátima Báñez la tiene asumida?

¿Encantada? Bueno si no está encantada es su responsabilidad, que la haga más o menos a gusto… pues yo trataré de que lo haga lo más a gusto posible.

Se lo pregunto más directamente. ¿Va a haber un ministro/a socialista o de Podemos junto a usted para explicar a la comisión los objetivos de su departamento?

Pues, sinceramente, no lo sé. Pero creo que si fuera el caso el ministerio de Empleo seria uno de los departamentos por los que Podemos debería apostar porque se trata de uno de los principales problemas de la economía española y nosotros henos venido a tratar de apoyar su resolución.

¿Quién sería el titular?

Eso ya es un ejercicio de ciencia ficción política que no estoy en condiciones de realizar. No me da la imaginación para tanto.

¿No habría que cambiar al presidente de la comisión de Empleo?

Eh… pues creo que no tiene por qué…

… vamos a ver, se lo digo por si asumiría la cartera ministerial…

…¡Ah!..., yo no tengo ese tipo de aspiraciones pero si me llamaran para hacerlo pues asumiría encantado la responsabilidad.

¿Se cree la letanía del presidente del Gobierno en funciones de que es posible crear 500.000 puestos de trabajo al año?

Sí, creo que es posible crear 500.000 puestos de trabajo, pero él, precisamente, y su equipo de gobierno no son las personas que podrían hacerlo. Nosotros llevamos en nuestro programa la creación de empleo por encima de esos niveles y sabemos cómo hacerlo.

¿Por qué Rajoy no sabría hacerlo?

Su incidencia sobre la estructura productiva y sobre el mercado de trabajo, a pesar de que se cree empleo es de una calidad y niveles salariales que no pueden considerarse como empleo decente, por utilizar una terminología de la OIT. Nosotros apostamos por la creación de empleo decente y en una senda sostenible.

¿No ha sentido vértigo de pasar de dirigir un aula universitaria a estar a moderar a 42 diputados del más diverso pelaje político?

No, siento el peso de la responsabilidad por los 135.000 votantes en la provincia de Málaga y por los más de 5 millones de votantes en todo el Estado. Pero vértigo, no; no tengo problemas de oído.

¿Va a poder impedir que se siga vaciando la caja de resistencia de la Seguridad Social?

No es una tarea que me corresponda a mí. La comparecencia de Fátima Báñez que se ha solicitado va en el sentido de explique lo que se ha hecho. Eso depende a cómo se enfoque la cuestión de la Seguridad Social y la financiación de las pensiones. Ese debate se tiene que dar en esta legislatura de forma abierta y sin tabú alguno para dar solución a un problema que preocupa a un porcentaje amplio de la población como son los pensionistas.

El paro estructural en la economía española aun cuando se crece en torno al 4% ¿es una dinámica que es posible romper?

Se puede romper completamente. El problema del paro estructural, que los economistas llamamos, desafortunadamente, la tasa natural de paro de la economía española, es elevada y arranca del proceso de desindustrialización cuando entramos en la entonces CEE y también del déficit social en los sectores dedicados al mantenimiento del estado de bienestar sin alcanzar los niveles del resto de Europa. En definitiva, de natural no tiene nada, obedece a causas como las que he citado.

Confiéselo, ¿usted le tiene ganas al secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, por haberse gastado más de 30.000 millones en cuatro años?

No, no le tengo ganas a nadie. Si algo me caracteriza es que no soy nada rencoroso. Entiendo que ese gasto ha habido que hacerlo porque si no se hubiera traducido en una disminución o impago de las pensiones y por lo tanto estaba en sus obligaciones hacerlo, era su responsabilidad. Eso no quita que no se aborde el debate de por qué se produce y cómo evitarlo. Ha hecho lo que tenía que hacer, pero hay mucho más por hacer que no se ha hecho.

¿Se siente arropado por el hecho de que un correligionario como el diputado Juan Pedro Yllanes presida la comisión del Pacto de Toledo?

Sí. Creo que es en esa comisión donde se van a plantear las líneas programáticas que hemos fijado igual que otros, incluso el PP, para garantizar la financiación de las pensiones. El problema que yo veo es que concretar el pago de algunas prestaciones, como orfandad, por la vía impositiva rompe el principio de solidaridad sobre el que se sustenta la Seguridad Social, imprimiéndoles casi una pátina de caridad. Lo que hay que hacer es incrementar los recursos financieros de la Seguridad Social por la vía impositiva pero sin discriminar ningún tipo de prestación.

¿Ya ha pactado una 'entente cordiale' con el portavoz del PP, José Ignacio Echániz, un clásico entre los duros del partido?

He tenido tan solo una conversación breve por teléfono tras la constitución y fue cordial…; prefiero no prejuzgar a nadie.

Le veo muy bien intencionado…

…bueno, creo que más vale empezar bien y si luego hay motivo para cambiar el criterio, pues se cambia y no pasa nada (sonríe ligeramente).

La verdad es que tiene una cómoda mayoría en la Mesa. ¿Se siente un privilegiado con el lío de grupos que hay en el hemiciclo?

Bueno, primero (sonríe) he de decir que estoy en mimoría, en la más mínima de las minorías…

…es una forma de verlo…

…es usted quien hace esa valoración de mayoría. En segundo lugar, deberíamos dejar, por salud democrática, de hablar de lío cuando lo que hay son muchos grupos que representan sensibilidades diferentes…

…entiéndame, es una forma de hablar…

…sí, pero en ocasiones algunas formas condicionan las ideas y las percepciones…

…ciertamente…

…hay una mayor pluralidad porque nuestra sociedad es más plural, y eso es bueno porque lleva a la necesidad de hablar y negociar.

Sea sincero, ¿presidir la comisión y con cierta comodidad es un favor que le ha hecho su antiguo becario, Íñigo Errejón?

Eh… (sonríe abiertamente), vamos a ver… Uno, sí, sí fue mi antiguo becario…, bueno no fue mi antiguo becario, fue investigador contratado de la Universidad de Málaga. Volvemos a lo mismo, las palabras son importantes y querría que eso se recogiera. Y en segundo lugar, tengo la trayectoria profesional y política lo suficientemente acreditada como para que las responsabilidades que se me asignan se correspondan con esa trayectoria.

O sea, aquella polémica nació sin ninguna base…

Completamente sin ninguna base. Tan es así que yo el 17 de diciembre presenté una demanda contra la Universidad de Málaga para que la sanción que me había impuesto que era un apercibimiento, la nada misma, se dirimiera en un órgano judicial que es un tercero imparcial.

Pero, por si fuera poco, en la comisión tiene como portavoz de Podemos a Alberto Rodríguez que, aparte de peinar rastas, es una persona de dos metros de envergadura; así cualquiera, ¿no?

(sonríe) Nosotros somos más de diálogo que de fuerza física…

…me refiero también a que tiene una trayectoria sindical muy experimentada en un sector duro…

…absolutamente reconocible y elogiable, y yo me siento muy orgulloso de compartir con él espacio en esa comisión.

¿Qué queda pendiente entre Pablo Iglesias y Pedro Sánchez para formar un Gobierno que sorprenda a tirios y troyanos?

Yo creo que lo que queda pendiente son unas negociaciones que tendrán que darse y creo que queda pendiente que el partido socialista se decida por si está por un Gobierno de cambio o está por un Gobierno de reformas con un partido de derechas.

¿Se ha leído las 53 páginas del documento del PSOE?

No, he leído la parte económica…

…¿le suena mejor la letra, la música o ambas?

Me sorprende mucho que ese documento se publicara el martes pasado y al día siguiente en el Parlamento de Andalucía, ante una propuesta de emergencia habitacional ante las situaciones de pobreza energética y de desahucios que siguen produciéndose el partido socialista votara no a la discusión de la proposición de ley. Entonces, creo que lo que hay que preguntarle al partido socialista es si lo que aparece en el papel es sobre lo que vamos atrabajar o si luego son sus prácticas sobre las que hemos de realizar los juicios.

Hay tres peticiones de comparecencia de la ministra Báñez para que explique la gestión del fondo de reserva de la Seguridad Social. ¿Dará tiempo a que comparezca antes de la sesión de investidura?

Se van a tramitar al inicio de la próxima reunión de la comisión; si da tiempo tendrá que venir…Y respecto a las proposiciones no de ley la intención es que puedan debatirse todas las que han entrado ya.

“Hay que crear empleo, pero no a cualquier precio”, dijo usted, entre otras consideraciones, en su primera intervención como presidente al constituirse la comisión. ¿Es su declaración de principios?

Sí. Necesitamos dejar de pensar en el empleo en términos cuantitativos y tenemos que pensar también en términos cualitativos.

¿Cree que se va a sentir arropado en esa idea en la comisión?

Sí, por la mayoría de la comisión, casi seguro que sí. Sí.

Le intuyo una persona confiada…

…no, me intuye una persona que no parte de prejuicios.

Eso es muy importante en estos momentos políticos…

…por eso mismo; creo que uno de los elementos que permite trabar negociaciones o iniciarlas con una perspectiva de llegar a acuerdos es no partir de prejuicios sobre con quien te vas a sentar a hablar.

¿Ya ha contactado con el mundo empresarial, CEOE y CEPYME?

Sí, sí. Ya están empezando a llegar contactos y lo voy a hacer con todos los que lo soliciten. De hecho, durante la campaña electoral ya tuve encuentros con representantes de grandes empresas y otros colectivos como cooperativas y el sector de trabajo social. Me corresponde y, además, es mi obligación.