Publicado: 05.09.2016 20:04 |Actualizado: 06.09.2016 18:23

Dos mil funcionarios pudieron optar al Banco Mundial... y otras 9 mentiras del dedazo de Soria

Rajoy, De Guindos, Cospedal... los populares se enredan en dudosas explicaciones sobre la decisión de enviar al exministro de los papeles de Panamá al organismo internacional. Nunca fue un concurso de méritos, sino una libre designación

Publicidad
Media: 3.45
Votos: 29
Comentarios:
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y el exministro de Industria, José Manuel Soria, en una imagen de archivo. REUTERS

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y el exministro de Industria, José Manuel Soria, en una imagen de archivo. REUTERS

MADRID.- El nombramiento de José Manuel Soria para ocupar un puesto en el Banco Mundial ha levantado ampollas incluso entre los dirigentes del PP. Y es que, más allá de cuestionar de que se trate o no una decisión acertada, los conservadores han lamentado el oscurantismo que la rodea, así como las dudosas explicaciones que al respecto han ofrecido Mariano Rajoy, Luis De Guindos o María Dolores de Cospedal. 

El Gobierno aceptó el cese de Soria, en abril pasado, por mentir respecto a su vinculación en una empresa radicada en un paraíso fiscal. Pero esta falta de honorabilidad que argumentó el Ejecutivo para forzar su cese no ha impedido que haya sido nombrado como director ejecutivo del Banco Mundial.

Estás son algunas de las mentiras y contradicciones en las que ha incurrido el Gobierno y el PP para explicar la polémica decisión de enviar al extitular de Industria al Banco Mundial, puesto que en realidad es un 'dedazo' del Ejecutivo, acordado por el Consejo de Ministros a partir de una selección realizada por altos cargos del Partido Popular en el Gobierno. Y con un salario de 256.000 euros anuales, libres de impuestos:



1. Más de 2.000 funcionarios podrían haber optado al puesto... de haberse convocado

En España hay más de 2.000 de funcionarios de élite con experiencia económica que podrían haber optado para el cargo. Por ejemplo, alguno de los 1.400 inspectores de Hacienda, o de los 484 técnicos comerciales y economistas del Estado o de los más de 300 interventores del Estado.

Pero no existió tal convocatoria, porque se trata de un cargo de libre designación del Gobierno y no un concurso de méritos.

Tan sólo se difundió la vacante entre el cuerpo de técnicos comerciales y economistas del Estado, que tradicionalmente se llevan este puesto de representación del España en la silla que nuestro país se turna con México y Venezuela.

El Banco Mundial no fija ningún criterio para designar al representante, aunque lo habitual es que sea un funcionario de la máxima escala del Estado, la A1, a la que pertenecen 18.755 funcionarios: jueces, fiscales, interventores, inspectores de Hacienda...

Las explicaciones del Gobierno, entre líneas, sostienen que la "convocatoria de las vacantes" se envió a la Asociación de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado y a la de Diplomados con meses de antelación, "aunque está abierta a cualquier persona que se quiera presentar" y que siempre se ha cubierto por funcionarios con experiencia económica.

El Gobierno no ha aclarado cuántos funcionarios se presentaron para el puesto, aunque se ha difundido que ascendía a 25 personas. Se presentó además un compañero del cuerpo de técnicos comerciales del Estado: su antiguo 'número 2', Alberto Nadal, quien en el último momento retiró su candidatura.

2. Soria dejó de ser funcionario en activo hace 26 años

José Manuel Soria dejó el cargo de técnico comercial del Estado en 1990, para pasar a a trabajar en el grupo de empresas de su familia hasta que saltó a la política en las elecciones municipales de 1995. Logró la oposición en 1984.

Lleva 26 años sin retomar la carrera de funcionario y, aunque la ley le permita acumular antigüedad, en sus méritos sólo constarían los seis años que ejerció como técnico comercial del Estado. Es más, si hubiera habido un verdadero concurso de méritos para el Banco Mundial -como el Gobierno desliza-, habría sido descartado. ¿La razón? En los concurso de traslados sólo pueden participar funcionarios EN ACTIVO.

Soria estaba en situación de servicios especiales hasta que abandonó el Gobierno el pasado abril. En ese momento tendría que haber solicitado su reincorporación como funcionario, pero no lo hizo, según fuentes conocedoras de su situación en la Administración del Estado. Aunque Rajoy diga lo contrario.

3. Es un nombramiento directo del Gobierno, no un concurso

Mariano Rajoy se fue a China y desde allí proclamó solemne: "Soria es un funcionario reingresado en la Administración y ha participado en un concurso que se ha resuelto".

Nada más lejos de la verdad. No existió tal concurso de méritos entre funcionarios: el Banco Mundial no saca a concurso ese cargo, nunca se ha publicado en el Boletín Oficial del Estado y no figura en convocatoria alguna:; se desconoce que exista una pública relación de criterios y méritos profesionales que deben cumplir los candidatos.

Se trata, por lo tanto, de un cargo de elección directa del Consejo de Ministros para representar al Estado en el Banco Mundial. Es una decisión que se asemeja a la figura del nombramiento libre designación por parte del Gobierno y de nadie más, según las fuentes consultadas por Público.

Luis de Guindos
 reconoce a la prensa que retrasó la designación desde diciembre porque consideraba que no debía ser adoptada por un Ejecutivo en funciones. Pero la adoptaron estando en funciones. ¿Su explicación? No quería que España perdiera la silla.

Su departamento insiste en justificar un supuesto criterio técnico detrás de una comisión que decidió el nombramiento, formada por altos cargos del PP (ver cuarta mentira). Y explican: 

"Entre las competencias del Secretario de Estado de Economía está la presentación de candidatos a las Instituciones Financieras Internacionales, una vez recibida la propuesta formulada por la Comisión creada a tal efecto por altos cargos del Ministerio de Economía.

"Los candidatos tienen que ser aceptados después por la Institución Financiera de que se trate, que es quien los nombra. La convocatoria de las vacantes se envía a la Asociación de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado y a la de Diplomados con meses de antelación, aunque está abierta a cualquier persona que se quiera presentar".

"Al tratarse de puestos de representación de España y de contenido económico, son plazas que en su práctica totalidad se han cubierto siempre por funcionarios que han desempeñado cargos relacionados con la materia y por el mismo procedimiento. Como explicamos en la nota de prensa del pasado viernes, se valora sobre todo la idoneidad y el currículo".

El exministro de Industria, José Manuel Soria, en una imagen de archivo. REUTERS

El exministro de Industria, José Manuel Soria, en una imagen de archivo. REUTERS

4. La comisión 'técnica' que le eligió, formada por cargos del PP

Tanto Rajoy como Cospedal han defendido la equidad en el supuesto concurso al que Soria se presentó, como un candidato más, para ser el elegido a optar a un puesto de dirección en el Banco Mundial. 

En teoría optó, como un técnico comercial más del Estado, a un puesto ocupado siempre por ese rango funcionarial. Pero, tal y como ha informado el diario La Razón, los cinco miembros que forman parte de la comisión técnica encargada de elegir al candidato son también altos cargos del Gobierno:  Íñigo Fernández de Mesa, secretario de Estado de Economía; Jaime García Legaz, secretario de Estado de Comercio; Rosa Sánchez-Yebra, secretaria General del Tesoro; Jorge Dajani González, director general de Análisis Macroeconómico; y Rodrigo Madrazo García de Lomana, Director General de Política Económica.

5. Soria anunció que abandonaba la política... sólo cuatro meses

El 15 de abril de 2016. Esa es la fecha en la que el extitular de Industria, José Manuel Soria, dimitió de sus funciones al frente de dicho departamento. Ese mismo día dejó también su acta de diputado y renunció a la presidencia autonómica del PP de Canarias. 

En resumen, abandonó, según el comunicado enviado entonces a los medios "todo tipo de actividad política". El propio Rajoy utilizó esa misma situación como excusa para defender su nombramiento, ayer, en China: "Ha abandonado la política para volver a su actividad y ha optado a una plaza", dijo. 

Pero, ¿hay algún cargo más político que el de representar al Estado como Director del Banco Mundial? Cabe recordar que, aunque tanto Rajoy como De Guindos defiendan que se trata de un "cargo administrativo", en realidad se trata un cargo político de confianza del Gobierno.

6. El Gobierno lo ocultó hasta después del debate de investidura

Apenas unos minutos después de que los diputados del Congreso se levantaran de sus escaños tras la votación de la investidura fallida de Mariano Rajoy el pasado viernes, 2 de septiembre. Ese fue el momento 'idóneo' que encontró el Ministerio de Economía para anunciar el nombramiento de Soria.

¿La excusa? "El plazo terminaba el sábado", explicó Cospedal. ¿De verdad no encontró el Gobierno otra hora mejor para comunicarlo que tras haberse roto el presunto "pacto de regeneración" con Albert Rivera? La respuesta, en el punto 7.

7. De Guindos mintió en junio al negar la noticia 

El presidente del Gobierno español en funciones, Mariano Rajoy (d), junto al ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos (i), al inicio de la reunión con con el presidente chino, Xi Jinping, en la cumbre del G20.  EFE/Juan Carlos Hidalgo

El futuro de Soria se iba a desarrollar en una universidad de EEUU. Esa fue la versión oficial que ofreció el ministro de Economía -de quien depende directamente la comisión que nombró a Soria- el pasado mes de junio.

Luis De Guindos desmintió así una noticia emitida en La Sexta que ya desvelaba el posible destino al que ahora opta Soria. Tanto el titular de Economía, como el propio Rajoy admitieron este fin de semana que barajaban esa opción desde antes del verano, tal y como informó el diario El País.

8. Soria pidió hace meses a su amigo Rajoy que le nombrara para el puesto

Fue el propio Soria quien solicitó ese puesto a su amigo Rajoy dos meses después de dimitir tras verse implicado en los papeles de Panamá. Así lo ha admitido el propio presidente del Gobierno en funciones, según el citado periódico. 

Del mismo modo, el otro miembro del Ejecutivo fiel a Soria, Luis De Guindos, también había sido informado de sus intenciones. El titular de Economía ha reconocido que lo sabía desde antes del verano y ha justificado su decisión final arguyendo que Soria dimitió de todos sus cargos políticos, pero no de su puesto de funcionario en un cuerpo de élite del Estado. 

9.  Sí que hay tormenta en el PP, aunque lo nieguen

Los barones y altos cargos del PP se reunieron el sábado en Génova para acudir al Comité Ejecutivo Nacional que sirvió al partido para escenificar el cierre de filas en torno a su presidente después de su investidura fallida. 

Sin embargo, fuera del cónclave no todo fueron buenas palabras de ánimo para Rajoy, aunque este haya hecho oídos sordos a todos ellos. Muchos de ellos se rebelaron contra la decisión unilateral del todavía jefe del Ejecutivo en torno a Soria. Ese fue el caso de Juan Vicente Herrera (Castilla y León) o Cristina Cifuentes (Madrid), visiblemente molestos con este tema. 

El último en mostrar sus reticencias al respecto fue el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que pidió "explicaciones" al Ejecutivo por dicho nombramiento. "A veces puedes tener razón pero miras atrás y la gente no te sigue. Y cuando la gente no te sigue hay que dar explicaciones", sentenció.

10. ¿Se engañó a otros ministros?

Pese al supuesto apoyo de todos los populares en su conjunto a Rajoy, el propio viernes, día en que se anunció el nombramiento de Soria, fueron varios los ministros que no pudieron disimular su descontento al enterarse de la difusión de la noticia por la prensa. 

Fue el caso del titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, o de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. Ambos sólo acertaron entonces a excusarse para no opinar al respecto aludiendo a que ese tema no correspondía a sus respectivos departamentos. Desconocían que se iba a anunciar en ese momento, pese a que aparecía en la referencia del Consejo de Ministros de esa misma mañana, sesión en la que ellos participaron.