Público
Público

Galicia Se busca líder para el PSOE en Galicia

Los socialistas gallegos, regidos por una gestora desde hace más de un año, enfrentan la elección de secretario general divididos por las heridas aún abiertas de las luchas internas del partido y disputas sobre quién abandera el 'sanchismo' en la comunidad

Publicidad
Media: 3
Votos: 3
Comentarios:

Gonzalo Caballero (d), favorito a liderar el PSOE gallego, junto a Pedro Sánchez. EFE

Los socialistas gallegos enfrentan durante este verano y el otoño que le sucede la que podría ser la última batalla de la larga guerra interna en la que se sumieron hace año y medio, tras la dimisión de su último secretario general y el nombramiento de una gestora que desde entonces conduce el partido en la comunidad.

Aunque la victoria de Pedro Sánchez en Madrid podría presagiar un alto el fuego o una suerte de pacto para aupar a un candidato de consenso para las primarias y el congreso autonómico que se celebrarán en los próximos meses, la formación se encuentra tan dividida en Galicia que hasta entre quienes apoyaron al secretario general estatal existen serias diferencias sobre quién podría y debería asumir su liderazgo. De hecho, en Ferraz preocupa que una división excesiva del sanchismo pueda alentar una proliferación de candidaturas que dé alas a otras facciones del partido.

El primero en alzarse con la bandera de la victoria de Sánchez y postularse como futurible ha sido el economista Gonzalo Caballero, nombrado miembro del Comité Federal Nacional y quien presume de haber encabezado al sanchismo en Pontevedra frente a los susanistas que representaba su tío Abel, alcalde de Vigo, presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias y el regidor socialista que gobierna una gran ciudad con mayor porcentaje de apoyo popular.

El perfil de Caballero júnior podría ser del gusto de Ferraz: es una cara joven (recién superada la cuarentena), brillante en su trayectoria profesional como economista y profesor universitario, nueva para los votantes (sus únicos cargos han sido el que ahora ocupa y el de concejal en Vigo) pero bien conocida por la militancia. ¿Su problema? Quizá sus prisas, que ya han levantado algunas suspicacias entre algunos de sus compañeros.

“Gonzalo está lanzado porque asume que fue él quien ganó a su tío en Vigo [Pedro Sánchez logró el 52% de los votos en esa agrupación local]”, asegura una veterana militante del partido con años de experiencia orgánica e institucional a sus espaldas, quien, sin embargo, advierte: “Empezar la carrera antes que los demás no significa que vayas a terminarla, ni mucho menos a ganarla” . Con ella coincide otra alto cargo del partido: “Una cosa es que gane el candidato al que apoyas y otra bien distinta que quienes lo han votado a él también te vayan a votar a ti”.

La presidenta de la gestora, Pilar Cancela, asegura que el órgano que dirige se reunirá “previsiblemente” a finales de este mes para decidir el calendario para la elección de nuevo líder, que incluiría primarias a finales de septiembre, sin segunda vuelta, y un congreso en octubre. Cancela, quien en el último año y medio ha tenido que lidiar con quienes, como el alcade de Vigo, la han responsabilizado de buena parte de los males que aquejan al PSdeG, declina valorar la salida al frente de Caballero júnior apelando a la imparcialidad que debe a su cargo y a que la postura de éste “es legítima”. También prefiere no pronunciarse sobre si podría postularse como candidata.

Cancela es una persona de plena confianza de Sánchez, secretaria de Políticas Migratorias de su Ejecutiva federal, y miembro de su Comisión Permanente, el selecto grupo de dieciocho cargos muy próximos al secretario general. Y para argumentar su silencio utiliza una forma plural entre cuyas líneas se lee que no se trataría sólo de una decisión personal sino de equipo: “Nosotros no podemos pronunciarnos antes de que esté decidido el calendario”, explica, “nuestro proyecto ahora es garantizar un proceso limpio y la igualdad de oportunidades para cualquier militante que quiera presentarse”.

El segundo en postularse ha sido el diputado autonómico Juan Díaz Villoslada, quien acaba de anunciar que se plantea “seriamente” apuntarse a la carrera por la secretaría xeral. Licenciado en Derecho de 52 años, exgerente de la Universidade de A Coruña y con experiencia en cargos de gestión en el Ayuntamiento de esa ciudad y en la Xunta, es probablemente el preferido de un sector del PSOE coruñés que incluye al alcalde de As Pontes y presidente de la Diputación de A Coruña, Valentín González Formoso. Como Gonzalo Caballero, Díaz Villoslada también puede presumir de haber sido el coordinador de la campaña sanchista en la provincia de A Coruña.

La decisión de Caballero y de Díaz Villoslada, la que pueda adoptar Cancela, así como el apoyo o rechazo que puedan obtener cada uno de Pedro Sánchez y su entorno en las próximas semanas, resultarán clave para que otros candidatos se atrevan a asomarse sobre la línea de trincheras. Es el caso de Xoaquín Fernández Leiceaga, cabeza de cartel en las últimas autonómicas y actual portavoz parlamentario.

Xocas, como le apodan desde antes de abandonar el BNG y pasarse al PSOE, ganó las últimas primarias frente a un histórico, José Luis Méndez Romeu. También ha sido objeto de duras críticas por parte del sector que lidera Caballero sénior por los malos resultados electorales en las autonómicas, y sólo parecería interesado en presentarse a las próximas primarias si estuviera en condiciones de ganarlas. Es decir, si no hubiera ningún candidato oficialmente respaldado por Ferraz con quien tuviera que enfrentarse.

En ese sentido, las fuentes consultadas por Público coinciden en que Sánchez podría guardarse un as en la manga si las primeras opciones se van descartando por falta de garantías de victoria. En ese caso, el tapado que más suena es José Miñones, alcalde de Ames, un municipio pegado a Santiago urbanizado en las últimas tres décadas y que ha acogido a buena parte del funcionariado que trabaja para las instituciones políticas, universitarias y administrativas con sede en la capital gallega. A Miñones también se le atribuye una estrecha relación con Pedro Sánchez.

Las citadas fuentes también coinciden en que el hecho de que no se vaya a celebrar segunda vuelta en las primarias, como sí se contemplaba en las del PSOE extremeño, podría alentar a algunos candidatos a presentarse sabiendo que no van a ganarlas, pero con el objetivo de tantear sus apoyos para negociar posteriormente cuotas de poder en la próxima ejecutiva.

A pesar de que el triunfo de Sánchez en Galicia fue incontestable con casi un 66% de los votos, quienes no lo apoyaron también podrían rearmarse y postular a un candidato propio, como Carmela Silva, presidenta de la Diputación de Pontevedra y concejala de Abel Caballero en el Ayuntamiento de Vigo.