Público
Público

Garrido, el 'parche' que no convence en Génova, mientras Cifuentes sigue aferrada al escaño

Desde el entorno de la expresidenta lo señalan como su sucesor natural en el Gobierno, sin adelantar qué hará Cifuentes con su escaño. En Génova suenan nombres como el de Juan Antonio Gómez-Angulo, Carlos Izquierdo, Rosalía Gonzalo, Alfonso Serrano o Ana Camins, sin descartar, al presidente en funciones. Cifuentes dejó el viernes la presidencia del Partido Popular de Madrid; la dirección ya había dejado claro que no espraba otra cosa

Publicidad
Media: 1
Votos: 3

La expresidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, junto al presidente en funciones, Ángel Garrido. EFE

Ángel Garrido ha sido el hombre fuerte del Gobierno de Cristina Cifuentes en sus casi tres años en la Casa de Correos, su consejero de Presidencia y amigo personal, como él mismo reconoce. Desde este miércoles, tras la dimisión de Cifuentes, Garrido es además el presidente en funciones de la Comunidad de Madrid, pero no parece que vaya a mantenerse en el poder por mucho más tiempo.

Para el entorno de Cifuentes es su sucesor natural, el hombre que tiene su proyecto para Madrid en la cabeza, así como los entresijos del Gobierno; según su lógica, no tendría sentido investir a otro presidente a apenas un año de las elecciones, con el tiempo -y las encuestas- a la contra.

El presidente en funciones ha recibido una gélida acogida en Génova, donde distintas voces manifiestan reparos por su cercanía a Cifuentes

Sin embargo, el presidente en funciones ha recibido una gélida acogida en Génova, donde distintas voces manifiestan reparos por su cercanía a Cifuentes. Fuentes de la dirección nacional aseguran a Público que todavía no ha quedado fuera de las quinielas, que "todo está abierto", pero sí reconocen que ya manejan otros nombres, obligatoriamente diputados en la Asamblea de Madrid.

Entre ellos suenan el ex secretario de Estado del Deporte con José María Aznar, Juan Antonio Gómez-Angulo; el consejero de Políticas Sociales y Familia del Gobierno regional, Carlos Izquierdo; la consejera de Transportes, Vivienda e Infraestructuras, Rosalía Gonzalo; el vicesecretario de Sectorial del Partido Popular de Madrid, Alfonso Serrano -muy cercano a Génova-; o la diputada Ana Camins, que también goza de la confianza de la dirección nacional.

El jueves, en su tour por varias televisiones para fijar la postura del partido, el coordinador general, Fernando Martínez-Maillo, insistió hasta la saciedad en que Garrido sigue en las quinielas, en que tienen "banquillo" -y "bueno"- para reemplazar a Cifuentes, y en que es Mariano Rajoy quien debe tomar una decisión.

Y, si bien el propio Garrido le instó este jueves a que decida lo antes posible, desde Génova dan por hecho que el presidente del partido y jefe del Ejecutivo no tomará una decisión, al menos, hasta después del próximo puente. El plazo para celebrar el pleno de investidura expira el 30 de mayo, según los cálculos del sucesor de Cifuentes, y no parece que Rajoy haya hecho mucho caso a su petición de celeridad.

Varios dirigentes han criticado abiertamente la estrategia atribuida a María Dolores de Cospedal

Tampoco parece que las aguas hayan llegado a calmarse: tras la dimisión forzosa de Cifuentes, varios dirigentes han criticado abiertamente la estrategia atribuida a María Dolores de Cospedal, número dos del partido: dio manga ancha a Cifuentes, en lugar de forzar su dimisión hace días o semanas, y hoy los conservadores critican el daño que su vídeo robando en un supermercado habría infligido a la formación. "Debería haber dimitido cuando saltó el primer escándalo", critican desde el PP de Madrid, en referencia al caso de su máster irregular por la Universidad Rey Juan Carlos.

Maillo: "El PP de Madrid tiene que rehabilitarse"

Otro de los inconvenientes que Génova aprecia en Garrido es su vinculación orgánica al PP de Cifuentes. El presidente en funciones de la Comunidad de Madrid es también el secretario general del Partido Popular autonómico; el mismo PP que, en palabras del propio Maillo "tiene que rehabilitarse".

Cifuentes dimitió como presidenta del PP de Madrid a última hora del viernes

Y, en el camino hacia esa rehabilitación, para que Rajoy pueda volver a vender su mensaje de que "se abre una etapa nueva" en el PP de Madrid, Génova quiere hacerse con el control del aparato madrileño,, que hasta este viernes por la tarde seguía en manos de Cifuentes. En torno a las 20.00 horas trascendió la carta de dimisión remitida por Cifuentes a Cospedal, en la que reitera su lealtad a Rajoy y al proyecto del PP.​

La previsible dimisión de Cifuentes como diputada

Y, mientras en el entorno de la expresidenta madrileña guardan silencio y no aclaran si Cifuentes renunciará a su acta de diputada, Garrido afirmaba este viernes que su antecesora tomará una decisión "en los próximos días".

El presidente en funciones respondía así a los medios antes de comenzar la primera reunión con el grupo parlamentario en la Asamblea de Madrid Cifuentes no ha acudido "por razones obvias", en palabras de Garrido.

El globo-sonda sobre Sáenz de Santamaría

García-Margallo señala a Soraya Sáenz de Santamaría como posible candidata a la Comunidad de Madrid

Por si fuera poco, José Manuel García-Margallo, exministro de Exteriores, entró este jueves en acción señalando a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, como posible candidata a la Comunidad de Madrid. Más allá de este globo-sonda, la mala relación entre Margallo y Santamaría es de sobra conocida, como también lo son los encontronazos de la vicepresidenta con la ministra de Defensa y secretaria general del PP.

Y, a diferencia de Cospedal, Santamaría no tiene poder orgánico al que agarrarse, por lo que ya hay quien especula con la posibilidad de que decida dar el salto a Madrid, antes de que concluya la legislatura que podría desembocar en el retiro -o la derrota- de Rajoy. Su nombre suena como posible compañera de boleto electoral del vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, que también es señalado en el partido como candidatable al Ayuntamiento de Madrid -aunque también hay quienes lo ven como un posible aspirante a revalidar la Comunidad-.

La amenaza de Ciudadanos en las encuestas, la cercanía de las elecciones y el estallido del caso Cifuentes mantienen al PP en tensión. Desde que estalló este caso, hace más de 40 días, apenas han logrado colocar un solo mensaje que no esté relacionado con la expresidenta madrileña, y hasta su eclipsó el día triunfal del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y el éxito del PP a la hora de sellar un acuerdo con el PNV para seguir tramitando el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para 2018. Los conservadores reconocen que, además de haber dado alas a Ciudadanos, el máster fraudulento y la gestión de esta crisis han hecho mucho daño al partido, y no sólo en la esfera madrileña.