Publicado: 06.05.2015 22:01 |Actualizado: 07.05.2015 18:14

Garzón arropa a García Montero antes de comenzar la campaña

El candidato de IU a La Moncloa participa junto al poeta y candidato a la Comunidad de Madrid en San Fernando de Henares, histórico feudo de la organización. También compartirá escenario en Rivas durante la campaña.

Publicidad
Media: 4.17
Votos: 6
Comentarios:
GARZON

El candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Albeto Garzón, en su despacho del Congreso. -JAIRO VARGAS / ARCHIVO

SAN FERNANDO DE HENARES (Madrid).- Cuando el poeta se convierte en político los versos no faltan en un mitin, y Luis García Montero, aspirante de IU a presidir la Comunidad de Madrid por Izquierda Unida, echa mano a su libreta para levantar los aplausos del auditorio Federico García Lorca de San Fernando de Henares.

La “plaza inexpugnable”, como denomina a la localidad su alcalde, Ángel Moreno, tras 36 años de gobierno comunista, ha recibido al poeta y también al economista. Alberto Garzón, candidato de IU a la Presidencia del Gobierno ha arropado a Moreno y también a García Montero en el cierre de su precampaña. Lo hará de nuevo durante la campaña en el otro feudo de IU en la región, Rivas Vaciamadrid, la joya de la corona que ahora se encuentra amenazada por una candidatura de unidad popular en la que participa Podemos y también por una lista encabezada por el anterior alcalde, José Masa, también de IU.



“Somos la izquierda. Somos el futuro”, reza el cartel de fondo. Y precisamente, futuro e izquierda son dos términos inciertos en el actual panorama político que Garzón califica de “volátil”, en el que “el suelo se mueve bajo nuestros pies”. Garzón cita a Marx y Engels, Montero habla de Antonio Machado. Garzón pone el tecnicismo y Montero el sentimiento. Parecería un buen tándem en Madrid sino fuera por las disputas internas que, aunque lo niegan, parecen colocarlos en bandos diferentes dentro de su organización.

El auditorio aplaude mientras el poeta golpea el atril con cada verso y ruge cuando dice que sus referentes en Andalucía son Antonio Maíllo y Elena Cortés, a nivel nacional, Cayo Lara y Alberto Garzón; y en Madrid, lejos de la sombre de Ángel Pérez y Gregorio Gordo, alaba a Agustín Moreno y a Montserrat Muñoz.

Al medio millar de asistentes le gustan sus palabras, y también cuando habla de la necesidad de un salario decente y un empleo digno. Menos gracia le hace a los policías locales que protestan en la puerta del auditorio pidiendo precisamente eso al Ayuntamiento que Gobierna IU.

Los valores de la izquierda

Garzón insiste en que los principios y valores de la izquierda son fundamentales en el momento político actual, que la izquierda “no es una orientación geográfica sino un forma de interpretar el mundo, de concebir la relaciones sociales, económicas y políticas”. Y apunta al PSOE, “que entra en el Gobierno con el puño en alto y sale con los bolsillos llenos”.

También hace autocrítica con los “saqueadores” de las tarjetas black de Caja Madrid, entre los que se cuentan varios de su partido. “Esos no son compañeros, son ladrones, como los de los EREs, los de los fondos de formación” y también como el PP, que es “una trama corrupta que se presenta a las elecciones”. Por eso habla de república, no sólo como jefatura del Estado, sino como instrumento de participación y empoderamiento ciudadano.

Pera también sabe que al PP es difícil robarle un voto y menos si Ciudadanos irrumpe con fuerza. Por eso avisa a Podemos, sin nombrarlo, de que las batallas políticas “no son sólo electorales” sino “culturales”, que es peligroso “vaciar el discurso para que alguien te lo pueda robar y cambiar el curso de los acontecimientos”, en referencia al partido de Albert Rivera.

Tampoco le asusta hablar de nacionalización de empresas para que a ningún ciudadano le falte agua y electricidad. Critica la privatización de Aena, la de Endesa y el rescate de la banca por más de 70.000 millones cuando no se quieren gastar 9.000 en generar un millón de puestos de trabajo con su plan de empleo garantizado. “Qué ha pasado con la Constitución para que artículos que están en ella hoy parezcan de extrema izquierda”, se pregunta.

La respuesta se la da Montero, que recuerda a Felipe González para ilustrar el vaciamiento de contenido de la política. “Qué más da de qué color sea el gato mientras cace ratones, decía. Ese sonsonete se repite con muchos disfraces a lo largo del tiempo. Yo que tengo cierta edad digo que estas cosas ya las he vivido”, asegura en referencia a Podemos y a Ciudadanos, reivindicando la importancia de su organización para inclinar la balanza hacia la izquierda.

“El cambio ya se está produciendo. La pelea es hacia dónde vamos a cambiar”, asegura el candidato de IU a La Moncloa, que insiste en que no quieren “cambios de apariencia” sino “cambiar el orden social en esencia”, bajarse de esa “bicicleta del capitalismo que avanza hacia el abismo” cuando la economía deja de crecer.

“No vamos a ser la muleta de ningún partido, somos autónomos”, advierte. “Somos una organización para la mayoría social, no para el 10%. Abandonemos la tristeza y la derrota y más temprano que tarde tendremos un espacio político en el que sentirnos cómodos”, concluye Garzón en el municipio del alcalde que, firme, asegura que no va a ceder suelo público para que se construyan colegios concertados.