Publicado: 15.12.2015 21:22 |Actualizado: 15.12.2015 23:32

Garzón se desdobla en el centro de Madrid: dos mítines para un solo acto

El candidato de Unidad Popular IU ha llenado el teatro La Latina, con capacidad para más de mil asistentes, y tiene que salir a la cercana Plaza de los Carros para dirigirse a otro millar de personas que se había quedado fuera

Publicidad
Media: 4.81
Votos: 27
Comentarios:
El candidato de Unidad Popular-IU, Alberto Garzón, rodeado de más de mil personas que se han quedado fuera del teatro La Latina de Madrid, después del mitin.- IU/JOSÉ CAMÓ

El candidato de Unidad Popular-IU, Alberto Garzón, rodeado de más de mil personas que se han quedado fuera del teatro La Latina de Madrid, después del mitin.- IU/JOSÉ CAMÓ

Ficha técnica

Lugar: Teatro La Latina, Madrid.
Intervinientes: Sol Sánchez, Enrique Santiago, Marina Albiol, Alberto Garzón y el presentador, Shangay Lily.
Aforo: Teatro completo (mil localidades)
Incidencias: Más de mil personas que se han quedado fuera. La cola daba la vuelta a la manzana.





MADRID.- La necesidad de dos mítines para un solo acto de campaña le ha dejado claro a Alberto Garzón, candidato de Unidad Popular-IU, que al menos, su escaño por Madrid está asegurado. Es el único que confirman todas las encuestas, aunque las más favorables ponen el techo de su candidatura en siete diputados. Ya lo decía la número dos de Garzón por Madrid, Sol Sánchez: "No sé a quién preguntan en las encuestas pero podrían darse una vuelta ahora por La Latina".

El candidato más joven a la Presidencia del Gobierno ha desbordado el teatro La Latina de la capital, con capacidad para más de mil personas. Minutos antes de que el acto diera comienzo, la cola de personas que esperaban inútilmente para entrar al local daba la vuelta casi completa a la manzana, y Garzón ha tenido que improvisar otro mitin en la cercana Plaza de los Carros, subido a un banco y rodeado de más de un millar de personas, con una megafonía también improvisada. "Compañeros, un esfuerzo más, os pedimos un esfuerzo más. Esta lucha es de todos y de todas. Vamos a por todas. Salud y República", ha dicho para concluir el bis del acto central. 

Y es que el malagueño ha emocionado este martes más que en cualquier acto de campaña. Puede que haya sido ese plus de emoción con el que el terciopelo y la penumbra del teatro lo cubren todo, pero lo cierto es que se ha saltado alguna lágrima cuando se ha proyectado el vídeo electoral. Ese que, con toda probabilidad, los asistentes ya habían visto más de un vez. "Puede parecer que nos hemos quedado solos. Pero no lo estamos", decía el spot mientras el auditorio aplaudía a rabiar. Tanto se aplaudió que fue imposible escuchar nada más.

El malagueño comenzó su intervención recordando "las conquistas de ayer", que también "son las luchas de hoy". Y ahí ha llegado otro de los momentos más emotivos del acto. Si el domingo, en Izquierda Unida entristecían por el abrazo con Pablo Iglesias del histórico dirigente de IU, Manolo Monereo, esa instantánea ha sido desplazada este martes por otro abrazo. El de Garzón con "la compañera Josefina", la octogenaria viuda del histórico líder de CCOO, Marcelino Camacho. "Una de esas personas excepcionales en la lucha y el compromiso social con los más pobres, con la clase trabajadora", ha dicho el candidato. La anciana se deshacía en abrazos al aire para el político hasta que el candidato ha bajado del escenario y se han fundido en uno de verdad. Josefina es otra de esas #AbuelasconGarzon que ayer lanzaba en Twitter su equipo de redes sociales.

Alberto Garzón (i), saluda a la viuda de Marcelino Camacho, Josefina Samper, al inicio del mitin que ha ofrecido hoy en el Teatro La Latina de Madrid.- EFE

Alberto Garzón (i), saluda a la viuda de Marcelino Camacho, Josefina Samper, al inicio del mitin que ha ofrecido hoy en el Teatro La Latina de Madrid.- EFE

El joven aspirante a presidente ha tenido palabras para el debate de ayer entre Rajoy y Sánchez; para él, un "espectáculo más" que se suma a las apariciones de todos los candidatos en distintos programas de televisión "cantando, bailando, haciendo zumo de piña" pero "sin presentar propuestas concretas y sin ofrecer debates plurales", ha dicho. Según Garzón, "la realidad no cabía en el debate de ayer", del que critica que "no se habló de desahucios, de vivienda, de pobreza energética "ni de los problemas cotidianos de la mayoría social". No le sorprende al malagueño, que ha pasado los últimos cuatro años en "un Parlamento que se ha convertido en un teatro. Por eso hoy estamos haciendo política directamente en un teatro", ha apuntado en referencia a los lemas de Mayo del 68.

"Se han privatizando mas de cien empresas públicas en
las últimas décadas", criticó

Pero hay una cosa que le preocupa por encima de todas las demás; algo que nunca entenderá. "¿Cómo puede ser que, a la gente que sufre la crisis, les parezcan imposibles nuestras propuestas y que no se lo haya parecido el rescate financiero por 60.000 millones de euros?", se ha preguntado. Garzón lo dice con claridad. "Hemos sido expoliados de forma legal. Se han privatizando más de cien empresas públicas en las últimas décadas. La última ha sido AENA, que además, daba beneficios".

No puede ser, dice, que la gente no se crea su Plan de Empleo Garantizado, que crearía un millón de puestos de trabajo con dinero público. "No es una utopía, no es una idea de los rojos. Es posible", ha insistido poniendo como ejemplo que ni PP ni PSOE han querido rescatar a los parados, a los desahuciados, la sanidad ni la edudación, pero sí han rescatado aeropuertos sin aviones, autopistas sin coches, al sistema financiero y sus amiguetes y amigotes", ha subrayado.

No ser idiota

Sin leer un solo papel durante más de 40 minutos, el candidato de Unidad Popular ha lanzado varios guiños al mundo de la cultura, que tiene "siempre encima la bota del Gobierno". Para eso estaba en un teatro. Pero además ha insistido en la necesidad  de potenciar la nacional, la autóctona, y huir de la gran industria cultural para que nuestra historia no se olvide ni se tergiverse.
Más cultura, en definitiva, para no ser idiotas, en el sentido clásico de la palabra, que era la población que en la Grecia antigua no se ocupaba de los asuntos públicos, ha ilustrado.

Por eso pide que, a la hora de ir a las urnas, que no se sea idiota, que se vote lo que "realmente se piensa, lo que sale del corazón. Ese es el auténtico voto útil", ha insistido, para "construir el país que ya todos soñamos. Un país donde las abuelas no tengan que cargar con los gastos de las familias. Un país profundamente democrático. Un país totalmente republicano", ha afirmado. "Cada voto cuenta para sumar un grupo parlamentario que nos permita luchar desde las instituciones lo que ya luchamos desde las calles", ha dicho antes de salir entre besos y abrazos a hablar, precisamente, en la calle.