Publicado: 28.04.2015 20:45 |Actualizado: 28.04.2015 23:30

Garzón se enfrenta a Lara por la candidata de IU en Madrid

El coordinador federal, contrariando la resolución de su propia dirección, respaldó públicamente a Raquel López el domingo, mientras que el candidato a la Moncloa insistió un día después que no hará campaña por ella al no contar con el respaldo de la Presidencia Federal.

Publicidad
Media: 4.11
Votos: 9
Comentarios:
El candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, junto al coordinador federal de IU Cayo Lara.- EFE

El candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, junto al coordinador federal de IU Cayo Lara.- EFE

Lo único que está claro en Izquierda Unida es que es las cosas cada día están menos claras. Las resoluciones de la dirección federal han caído una y otra vez en saco roto para la federación madrileña durante los últimos meses y la última, procedente de la Presidencia Federal, no ha sido una excepción. Lo novedoso es que no sólo profundiza la división en el seno de IU Comunidad de Madrid, sino que la eleva hasta la cúpula de la dirección federal.

El candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, se enfrenta al coordinador federal, Cayo Lara, a consecuencia de la candidatura de IU a la Alcaldía de Madrid. La lista que encabeza la actual concejala de Medio Ambiente, Raquel López, no fue reconocida por la Presidencia Federal de IU, que entendió que el procedimiento por el que López fue designada no cumplía con los requisitos que establecía la dirección.



Tras semanas de una infructuosa búsqueda de acuerdo político entre la dirección federal y la madrileña, Lara –que se abstuvo en la votación sobre este asunto para evitar posicionarse en un conflicto tan enconado– dio su respaldo público a López el pasado domingo. "Vamos a recuperar Madrid con Luis [García Montero] y con Raquel [López]", dijo el líder de IU durante el concierto de Joaquín Sabina en apoyo a García Montero, candidato a la Comunidad de Madrid.

Sin embargo, al día siguiente, Alberto Garzón aseguró en una entrevista que apoya al poeta granadino, pero que el federal [y por lo tanto él] no respalda la candidatura en Madrid ciudad, que resultó del abandono de Mauricio Valiente, candidato a la alcaldía elegido en primarias. Valiente abandonó la coalición para formar parte de la candidatura Ahora Madrid junto a Podemos, Ganemos Madrid, Equo y un sector de IU-CM, en línea con el proyecto político de unidad popular que defendió durante su campaña de primarias.

Garzón:“Tengo compañeros de partido en varias listas a la Alcaldía de Madrid”

Garzón fue más allá al asegurar que tiene “compañeros de partido en varias listas a la Alcaldía de Madrid”, en referencia a Valiente, también militante del PCE de Madrid. El candidato a La Moncloa ya había advertido durante semanas que, pese a no tener nada en contra de López, no haría campaña por ella ateniéndose a la organicidad. Aunque lo cierto es que Garzón fue uno de los más férreos defensores de hacer una limpieza de “los saqueadores de IU en Caja Madrid”, refiriéndose a los actuales portavoces de IU en la Asamblea y el Ayuntamiento de Madrid, Gregorio Gordo y Ángel Pérez, quienes tras una larga batalla interna acabaron siendo expulsados por la dirección federal por sus responsabilidades políticas en casos de corrupción de la caja nacionalizada.

Izquierda Abierta gana peso en Madrid

Esa fue otra de las resoluciones federales sin efecto, ya que Gordo y Pérez siguen ocupando esos cargos meses después, y además han protagonizado varias declaraciones descalificativas hacia el candidato. En este proceso y ante la pasividad de la dirección federal, Tania Sánchez decidió abandonar IU y renunciar a su candidatura y a su acta de diputada autonómica, un vacío que fue aprovechado por Izquierda Abierta. El partido Gaspar Llamazares integrado en la coalición ha ganado peso en la federación madrileña ante la división interna del PCE, y ha conseguido colocar a García Montero y Montse Muñoz, militantes de Izquierda Abierta, en los primeros puestos de la lista autonómica, en la que se integran militantes del PCE que han defendido en todo momento a Gordo y a Pérez.

Así las cosas, Raquel López está respaldada por la corriente interna del PCE contraria a la convergencia de IU en candidaturas sin siglas, dirigida en la sombra por Ángel Pérez; también por Izquierda Abierta, que calificó de “golpe de Estado” la resolución federal que no reconocía a López; y por el coordinador federal Cayo Lara, quien tras años de enfrentamiento con Llamazares ahora coincide con él al no respetar una resolución de su propia dirección.

Limbo en la campaña electoral 

Tan incierta es la posición de la dirección federal que en el calendario de actos de campaña para las municipales y autonómicas que protagonizarán Lara y Garzón, no figuran los nombres de quienes participarán en los mítines. Fuentes federales consultadas por este diario consideran “demencial” la situación, que ni siquiera ha sabido explicar el secretario federal de organización Adolfo Barrena.

En una entrevista reciente con Público, Garzón aseguraba que la imagen de conflicto entre él y Lara es un “falso relato” construido por opositores internos que, sin embargo, no se atrevieron a presentar una candidatura que compitiera contra él en las primarias, en clara alusión a Izquierda Abierta. El coordinador federal decidió dar un paso al lado al no presentarse a las primarias que ganó Garzón [sin rival], también cedió ante la presión del joven diputado por Málaga y apartó de la secretaría de coordinación a Miguel Reneses, pero continúa siendo el coordinador federal y defendiendo un línea política que, a priori, choca con la del candidato a la Presidencia del Gobierno, que resta importancia a las siglas a la ahora de confluir.