Publicado: 28.09.2015 23:12 |Actualizado: 28.09.2015 23:35

Garzón no cambiará su estrategia de converger con Podemos pese a los malos resultados en Catalunya

El candidato de IU a La Moncloa, aunque insinúa que Iglesias copó el protagonismo de la campaña, insiste en que se presentará a las primarias de Ahora en Común mirando a Podemos. Su entorno cree que el resultado hubiera sido peor sin la formación morada

Publicidad
Media: 4
Votos: 7
Comentarios:
El candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón.- EFE/ Luca Piergiovanni

El candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón.- EFE/ Luca Piergiovanni

MADRID.- El golpe ha sido duro en Catalunya. De 13 diputados que obtuvo la coalición ICV-EUiA en las elecciones al Parlament de Catalunya en 2012, los comicios del domingo han rebajado la cifra a 11. Son dos menos, pero se añadía un actor importante a la coalición: Podemos, que junto a Equo, conformaban la candidatura Catalunya Sí que es Pot, encabezada por Luis Rabell. La suma, en este caso, ha restado.

Los resultados no han gustado a nadie. Para el líder de Podemos, Pablo Iglesias, son “decepcionantes”, y el candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, coincide con él. Después de meses llamando a la conformación de una candidatura de unidad popular para las generales, este experimento no ha resultado. Antes del 27-S, Garzón aseguraba que el formato catalán debía repetirse en caso de éxito, pero éxito es precisamente lo que ha faltado.



Pese a todo, el candidato de IU a La Moncloa insiste en su hoja de ruta hacia la unidad popular. Su opinión personal sobre las catalanas se la guarda de momento, hasta que se haga una reflexión colectiva, aseguró ayer en rueda de prensa. Aunque dio a entender que su responsabilidad en la campaña fue más bien poca. “Es constatable que en la campaña ha habido una visualización mediática fundamentalmente de Podemos. IU ha estado a disposición de la comisión electoral de la candidatura. Hemos ido donde nos han dicho, donde nos han invitado. Sin poner condiciones", arguyó Garzón. El protagonismo, indicaba, ha sido sobre todo de Podemos, y ni con Pablo Iglesias dando un mitin al día se han mejorado los resultados de ICV-EUiA en 2012.

Sin embargo, este desenlace complica aún más si cabe la convergencia. "La sopa de siglas" y la "agregación de partidos" es una fórmula que no funciona, aseguraba ayer Juan Carlos Monedero en referencia a Catalunya Sí Que Es Pot. Y en eso coinciden fuentes cercanas al candidato de IU.

“El discurso de la convergencia no queda cojo por estos resultados"

Aunque en la coalición de izquierdas achacan los resultados, sobre todo, a la extrema polarización entre el sí y el no a la independencia. “Nuestro discurso combatía a todas las fuerzas. A la derecha española, a la catalana, al PSOE… Por eso hemos quedado en esta posición. No hemos conseguido abrir brecha entre la polarización”, asegura Ramón Luque, secretario de Política Electoral de IU, que añade que, aunque no se hallan logrado los resultados esperados, “el discurso de la convergencia de Garzón no debería cojo por esto. Ahora más que nunca hay que sumar fuerzas”.

Para el dirigente de IU, “no se pueden sacar conclusiones a nivel de Estado”, y apostilla que aunque es imposible saber el resultado si se hubiera repetido la coalición ICV-EUiA, él es “pesimista” al respecto: “Podemos no ha aportado gran cosa, pero si se hubiera presentado solo en Catalunya hubiera dividido mas nuestro espacio. Éramos una coalición cada vez más vieja, que no hubiera supuesto ningún revulsivo. Con Podemos se ha conseguido mantener un número similar de diputados”, añade. Algo parecido opina el propio Pablo Iglesias, que ayer aseguró que su presencia “ha sido fundamental para salvar el resultado final”.

Otras fuentes cercanas a Garzón opinan en la misma línea, aunque apuntan a “errores acumulados” y hablan de “nueva política de chapa y pintura” porque el proceso ha carecido de “la ilusión que generaron otros procesos como Ahora en Madrid o Barcelona en Comú”, ya que no ha contado con primarias abiertas ni programas participativos. “El candidato creo que era muy bueno, pero no ha tenido tiempo para aclarar su posición sobre la independencia en una campaña tan polarizada”, añade un dirigente federal que prefiere no ser citado.

"El candidato pero no ha tenido tiempo para
aclarar su la posición sobre la independencia"

“La unidad popular debería estar más cerca, pero entendida en un proceso desde abajo y que los acompañe la ciudadanía desde ya”, apunta esta fuente. Sin embargo, la situación en Ahora en Común Madrid se ha tensado tras el abandono del grupo promotor acusando en un comunicado a fuerzas como IU de “desplazar el protagonismo ciudadano en provecho de fuerzas partidarias” y criticando “atajos” en la convergencia “buscando pactos cupulares y a puerta cerrada”. Por otra parte, las tensiones dentro de la plataforma entre quienes exigen unas primarias a nivel estatal y quienes defienden ese proceso aunque sólo a nivel provincial para llegar a acuerdos con Podemos de forma menos costosa, supone otro obstáculo. En cualquier caso, no está nada claro que Podemos acceda finalmente a dejar huecos ─como hizo en las autonómicas─ en sus listas después de los resultados en Catalunya. El 27-S lo ha cambiado todo, añaden desde IU.