Publicado: 16.11.2015 20:59 |Actualizado: 16.11.2015 20:59

Garzón quiere que la Constitución blinde enseñanza obligatoria con un 7% del PIB

Izquierda Unida propone la derogación de la LOMCE, la modificación del "3+2" y la revisión del plan Bolonia como medidas para mejorar la enseñanza.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:
El candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón.

El candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón.

MADRID.- El candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, quiere una educación pública y gratuita, blindada en la Constitución con un 7 por ciento del PIB en todo el tramo obligatorio y con un 2 por ciento en la enseñanza universitaria, para evitar que dependa de los intereses partidistas.

Se trata de una de las propuestas que se han concretado esta tarde en un acto celebrado en la sede de Olimpo para presentar el proyecto educativo que IU defenderá en la campaña electoral con el objetivo de conseguir una educación de calidad para todos.

Activistas de la Marea Verde en defensa de la educación, dirigentes de IU y representantes de otros colectivos en apoyo de la educación pública han participado en este foro desgranando algunas de las medidas que plantea Izquierda Unida para mejorar la enseñanza "desde los cero hasta los cien años", como ha subrayado el responsable de Educación de esta fuerza política, Enrique Díez.



Agustín Moreno, miembro de la Marea Verde y profesor de Instituto, ha advertido de que en los últimos años se han perdido más de 32.000 puestos docentes, puestos que habría que recuperar de manera inmediata como también habría que abordar la estabilidad del profesorado y reducir la interinidad al mínimo.

Con la camiseta verde que identifica a los que han salido a la calle en favor de una educación pública, de calidad y gratuita, los participantes en este acto, como Víctor Rocafort, se ha centrado en la enseñanza universitaria, un tramo en el que IU propone revisar el sistema de titulaciones del proceso de Bolonia para evitar que las empresas marquen el plan de estudios en función de sus intereses.

Se opone, además, a la modificación de la fórmula de los grados y máster conocida como el "3+2" sin un análisis previo y una negociación con la comunidad académica y apoya que se elimine la financiación de las universidades públicas.

Izquierda Unida apuesta porque se obligue a las comunidades autónomas a que tengan una oferta educativa hasta los 18 años, que la enseñanza sea totalmente laica y que se supriman los conciertos.

La derogación inmediata de la LOMCE e impulsar una nueva Ley de Educación que sería sometida a referéndum son otras de las iniciativas que IU contempla en su propuesta.

Concreta además aspectos relacionados con el profesorado, entre ellos que la evaluación profesional tenga en cuenta la diversidad de los centros, su ubicación y el origen social del alumnado, rechazando un sistema que genere "desconfianza y competitividad".

Y como todas las propuestas electorales que hasta ahora ha presentado IU sobre otras materias, también da una serie de pautas para financiar sus planes educativos, como, por ejemplo, detrayendo un 25 por ciento de la financiación de gastos militares, que sumarían casi 6.000 euros.

Se podría obtener otros 11.000 millones de euros, según la propuesta, dejando de financiar a la Iglesia Católica y 5.000 más con un impuesto sobre las transacciones financieras.

Pero la mayor partida vendría de la supresión de los paraísos fiscales y la lucha contra el fraude fiscal (30 billones), recortando la economía sumergida en diez puntos (38.500 millones) o no pagando la parte "ilegítima" de la deuda (35.490 millones).