Publicado: 13.12.2015 14:03 |Actualizado: 13.12.2015 20:13

Garzón trata de venderse en Valencia como voto útil para quien no llega a fin de mes

El candidato de Unidad Popular-IU insiste en que votar a otros partidos es apoyar a formaciones "bendecidas por la CEOE" y en que el voto últil al que llaman PSOE, C's y Podemos "es vieja política" y sólo sirve para apuntalar el régimen del 78.

Publicidad
Media: 4.23
Votos: 13
Comentarios:
El candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, durante su intervención en el acto central de campaña de la coalición Esquerra Unida-UP en Valencia. EFE

El candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, durante su intervención en el acto central de campaña de la coalición Esquerra Unida-UP en Valencia. EFE

LUGAR: Polideportivo del Cabanyal (Valencia)
ASISTENCIA: En torno a 2.000 personas
INTERVINIENTES: Alberto Garzón, Ricardo Sixto, Lorena Ruiz y Roser Maestro
INCIDENCIAS: Un grupo de unos 50 militantes venidos de Barcelona han gritado al acabar el acto "Nuet, dimisión", en referencia al coordinador de EUiA, la marca de IU en Catalunya, a consecuencia del pacto con Podemos, Barcelona en Comú e ICV.

VALENCIA.- Lo primero es lo primero. El recuerdo a los dos policías nacionales asesinados en el atentado de los talibanes en Afganistán hace dos días. Se repudia el terrorismo en el Polideportivo del Cabanyal, en Valencia. Se repudia en todas sus formas. También el "terrorismo machista", que ha acabado con la vida de más de sesenta mujeres en lo que va de año. Se hace el silencio entre las cerca de 2.000 personas que llenan el local mientras desde la tribuna se las llama una a una, por su nombre.

Es domingo de campaña. Todos los partidos celebran su gran apuesta de masas. Mientras Ciudadanos llena Vistalgre en Madrid, Podemos lo hace con la Caja Mágica. Alberto Garzón, el candidato de Unidad Popular-Izquierda Unida sí ha llenado su mitin, siempre con expectativas más modestas. Hoy tocaba Valencia. Ya tocó hace unos meses, en las elecciones autonómicas. También llenó en aquella ocasión, incluso más, pero IU se quedó fuera de Les Corts por un puñado de votos, así que saben que la asistencia los mítines no garantiza escaños.



Es precisamente lo que hoy intenta arañar. Un diputado que las encuestas dicen que es posible, un diputado que baila, que depende de un mal viento el domingo del 20-D. Es el de Ricardo Sixto, cabeza de lista por la provincia que ya ocupó un escaño en Madrid esta legislatura. Posible, pero complicado después de que IU se quedara fuera de la confluencia con Podemos y Compromís.

Por si acaso, Sixto habla en valenciano y consigue levantar aplausos al recordar la "injusticia del sistema electoral", que permite que el PP "tenga una diputado cada 50.000 votos" mientras los de la Izquierda Plural necesitaron "más de 150.000". Es el voto útil lo que les preocupa a los de la unidad popular. Siempre ha jugado en su contra. Cuando gobernaba Felipe González, cuando Gobernaba Aznar, cuando lo hizo Zapatero. Y, en estas elecciones, las opciones "útiles" se han multiplicado y empujan con fuerza.

Por eso Alberto Garzón ha querido incidir en ello. Con la voz ya resentida en el sexto día de campaña electoral, el candidato a La Moncloa que viene de Rincón de la Victoria (Málaga) ha recordado que "el voto útil ha servido siempre para consolidad el bipartidismo. Para convertir votos de izquierda en votos a favor de la oligarquía". "Vieja política", en resumen. Su candidatura, ha dicho, es la del "voto útil" para quien "no llega a fin de mes", para el que "sufre un desahucio", para la mayoría social, ha dicho.

Al fin y al cabo, "todos los partidos actuales corren hacia el centro y están bendecidos por la CEOE", "no saben lo que van a decir después de la campaña", ha criticado el candidato, que se reivindica como una opción coherente. "Los que nos votan saben lo que están votando y lo que vamos a hacer", clama ante el auditorio que aplaude con fuerza. Garzón reniega de los "líderes supremos"; "somos todos o nadie" para cambiar el país, asegura. Critica "zancadillas y palos en las ruedas", pero confía en mantener el grupo parlamentario. Quizás ─es muy probable─ su supervivencia como organización dependa de ello.

Tras la llamada a su particular voto útil, Garzón ha proseguido con el relato habitual: La lucha por la educación pública, la propuesta de nacionalizar las empresas estratégicas, la necesidad de ir a un nuevo proceso constituyente y no a una "segunda transición" que no sea un ruptura. El malagueño recuerda que la oligarquía de hoy es la misma que había en el franquismo y asegura que "si Florentino Pérez hubiera estado en el Congreso, nos habríamos ahorrado al intermediario", en referencia al Mariano Rajoy. "El problema de España ─ha dicho─ es que gobiernan los que no se presentan a las elecciones, los poderes financieros, la oligarquía".

Garzón lo intenta, quiere convencer, pero cada día es más complicado. Podemos remonta; lo dicen las encuestas. IU se queda sin espacio, y su 5% tradicional se debilita con las candidaturas en las que los simpatizantes de IU no van a poder votarle, como en Catalunya o Galicia. Todo resta al 5% de los votos que asegura el grupo parlamentario. Aún así, Garzón intenta diferenciarse: "No se puede decir no a la guerra y sí a la OTAN. No se puede decir sí al 15-M si se dice sí a la monarquía", critica en referencia a Podemos. Hay que apelar al voto de izquierdas, al voto coherente, al 5% sociológico de su organización.

El problema es que hay tantas Izquierdas Unidas como dirigentes. A todos les gusta Garzón, pero caminan por donde quieren, sin orden ni concierto. La prueba de ello la han enseñado unos 50 militantes de EUiA, el referente de IU en Catalunya. "Nuet dimisión", han coreado al finalizar el acto, en repulsa por el pacto en Catalunya liderado in extremis por Joan Josep Nuet, coordinador de EUiA y diputado en el Parlament por la candidatura autonómica Catalunya sí que Es Pot.

"Estamos disconformes con el pacto, ha sido unipersonal, lo firmó el sólo después de disolver el quepo de negociación. Sólo quiere asegurarse su puesto en Podemos y disolver EUiA", decía uno de ellos a Público. "No hace ni dos meses que lo enemigos de Garzón en IU decían lo mismo sobre él". Al menos, los descontentos han esperado a que termianra 'Al vent', la mítica canción de Raimon.

Etiquetas