Publicado: 06.03.2016 19:40 |Actualizado: 07.03.2016 07:00

A 140 Y TANTOS

Gaspar Llamazares: “Podemos ha elegido el tacticismo de cara a unas elecciones anticipadas”

El coportavoz de Izquierda Abierta critica “el postureo” de Iglesias y “la sumisión” de Garzón a Podemos en las negociaciones para la formación de gobierno. Y advierte: “Hay que hacer lo imposible por un acuerdo de izquierdas; no tendremos muchas oportunidades”

Publicidad
Media: 3.69
Votos: 16
Comentarios:
Imagen del perfil de Twitter de Gaspar Llamazares.

Imagen del perfil de Twitter de Gaspar Llamazares.

MADRID.- Mañana de sábado; cinco grados, viento y algún nubarrón negro en el cielo de Madrid. “Se está poniendo frío esto”, exclama Gaspar Llamazares (Logroño, 1957) cuando sale a la Ribera de Curtidores del edificio en el que Izquierda Abierta está cerrando posiciones de cara a la XI Asamblea de Izquierda Unida.

Tan polisémica es su exclamación como profético el granizo que empieza a caer cuando refiere la cita que la coalición tiene en mayo, antes del adelanto electoral que pronostica “muy probable”. Porque está enfadado Llamazares. Por “el fracaso de la izquierda” en las negociaciones para formar gobierno. Y, sobre todo, por “la subordinación” de su representante parlamentario a Podemos.



“Tenemos que reconstruir la izquierda, más allá de IU y de Unidad Popular, que fue un remedio de urgencia y cabeza de puente para entrar en Podemos”, advierte el coportavoz de Izquierda Abierta, vivito y coleando a pesar de que hace una semana apareció muerto en una falsa cuenta de Twitter.

Cómo son las redes sociales…

Sí. Ya tuve aquel episodio con el FBI. Estoy en medio de una demanda que la administración norteamericana está sorteando de forma bastante hábil hasta ahora. Esta no es una broma pesada. Muestra como en las redes sociales se plantean, desde el anonimato, determinadas barbaridades que no te atreverías a plantear en la vida real.

¿Cuánto de nostalgia sintió durante la sesión de investidura? ¿Cuánto de cabreo?

Sentí nostalgia, decepción y vergüenza. El Parlamento ha sido mi casa durante 15 años y para mi ha sido un honor. A pesar de las dificultades de formar parte de un grupo minoritario, siempre lo recordaré como una de las mejores cosas que me han ocurrido. Era mi sueño desde que fui representante estudiantil. Ser coordinador fue fruto de coyunturas. Mi sueño era representar a los ciudadanos y sus problemas.

¿La decepción?

Como la de muchos españoles. Decepción por la incapacidad de diálogo que la izquierda ha demostrado hasta ahora. Hemos tenido la oportunidad de liderar una mayoría de izquierdas –lo que no quiere decir que todos los votos fueran de izquierdas, necesitábamos otros apoyos- y no la hemos aprovechado.

Reparta responsabilidades…

La principal es del PSOE que, en vez de cultivar el diálogo y la negociación en la izquierda, lo ha hecho en el centro-derecha. Pero también ha habido falta de voluntad e iniciativa por parte de Podemos, que ha planteado una iniciativa de máximos que sólo les permitía hacer aquello que critican, una de las taras de la política en general: el tacticismo. Han elegido el debate y el juego de pasarse factura de cara a unas elecciones anticipadas, antes que la configuración de una mayoría en la que hay que hacer concesiones, negociar y llegar a acuerdos. Es, en ese sentido, un fracaso de la izquierda.

No me ha dicho qué parte de culpa tiene IU

Izquierda Unida ha tenido tres fases. La primera cuando no supo defender su identidad, su autonomía, y llegó tropezando a las elecciones. Eso limitó sus expectativas y provocó una situación muy difícil, con dos diputados y otros tres en otros grupos. La subordinación a Podemos nos ha costado cara.

La segunda etapa, durante el proceso de negociación, se ha hecho bien, en la mejor cultura de IU. Y me quito el sombrero ante Alberto, que no quiso que yo estuviera en la negociación. Ha sido una negociación seria, con los puntos que le propusimos encima de la mesa, y con voluntad de acuerdo.

La tercera fase viene de la reunión a cuatro en la que, de nuevo, fuimos satélites de Podemos, con complejos en relación a nuestra iniciativa y a nuestra propia autonomía. Y en el momento en el que pierdes perfil y formas parte de una lógica subsidiaria, no favoreces el acuerdo.

Dice que se ofreció a Garzón para participar en la negociación…

No me ofrecí, me ofrecieron. Yo no quiero estar donde no me quieren. Y Garzón no me quiso porque tiene prejuicios respecto a los que tienen más experiencia en el Parlamento. No sé por qué.

¿Y lo de la vergüenza?

Me llamó la atención la frivolidad con la que se asumió el fracaso. Yo, si fracaso en algo, tengo que demostrar a los ciudadanos que estoy serio y dolido porque no he conseguido los objetivos. Lo que no puedo es fracasar con desplantes, chascarrillos y bromas, a veces de mal gusto. Eso es lo que me avergüenza.

¿Se refiere al “amor abriéndose paso”? ¿Le gustó el debut parlamentario de Pablo Iglesias?

Habrá quien sea partidario de su estilo. Yo no. Igual tiene que ver con la edad, pero soy una persona con cierto temor reverencial a las instituciones; un temor que baja los humos. La institución no eres tú; la institución son tus votos. En mi opinión no se ha actuado con responsabilidad, ni en la negociación ni, formalmente, en la tribuna de oradores.

Y no está desconectada una cosa de otra. La forma y el fondo tienen mucho que ver. A un fondo de monólogos y ruedas de prensa eternas, la forma que le corresponde es el postureo. Y ha habido un exceso de postureo, que sería aceptable si hubieran sido incisivos desde el punto de vista de la propuesta política. Pero la política de gestos se ha convertido en una gestualización de la política.

“Lo que usted quiere es un gobierno de traca”, le dijo Rivera a Iglesias. ¿Pasa el acuerdo por la entrada de Podemos y Garzón en el gobierno?

Teniendo en cuenta cómo está repartido el Congreso, igual que no tiene sentido repetir la orientación al centro-derecha que hizo Felipe González o que ha venido planteando el PSOE cada vez que se encontraba en minoría, tampoco tiene sentido pretender monopolizar el gobierno cuando estás a pocos escaños de otro grupo político. El gobierno será de coalición o no será –no digo quién tiene que estar- porque un gobierno que tiene más diputados fuera que dentro es un gobierno muy débil.

Frase de Rufián: “Creer que Rivera es Churchill, y no Trump, se cura en Catalunya”. ¿Cabe la abstención al pacto PSOE-C´s?

No. Con ese contenido, no. Lo social es absolutamente contradictorio con lo económico. Y lo laboral es un escándalo. Y cuando el origen de los principales problemas de nuestro país es el cambio de relaciones laborales, con la precarización del empleo, y la falta de una política fiscal que distribuya cargas y beneficios, de poco vale que hagas un relatorio de promesas sociales incumplibles.

Puesto que el PSOE no tiene intención de romperlo… ¿vamos al 26-J?

Hay muchas probabilidades. Pero, en este momento, habría que hacer lo imposible porque lo probable no se convierta en realidad. Habría que hacer lo imposible por negociar y llegar a un acuerdo de izquierdas en España. No tendremos muchas oportunidades.

¿Deberían confluir IU y Podemos en ese “probable” adelanto electoral?

Sí.

Pero en la Declaración de Zamora se criticaba la “obsesión” de Garzón por los de Pablo Iglesias…

Hay una sumisión a Podemos. Y mientras sigamos por ahí nos puede pasar como a Ícaro, que nos termine quemando el sol. Izquierda Unida tiene que reconstruir el espacio de la izquierda dogmática, con solidez, de la izquierda que negocia y de la izquierda de gobierno. Y ese espacio tiene que reconstruirlo Izquierda Unida; un espacio diferenciado del espacio de Podemos o del PSOE.

Eso no quiere decir que no se pueda llegar a coaliciones. Pero en ningún caso a través de la absorción o la sumisión de IU dentro de Podemos. Somos proyectos diferentes. No tenemos nada que ver ni política ni culturalmente.

¿Por qué pueden quemarse?

Existe el riesgo de que Izquierda Unida pierda su identidad y de que no contribuya a la reconstrucción de la izquierda, sino que se someta a la identidad de Podemos. Corre el peligro desde el punto de vista de su autonomía y de la limitación de su pluralismo, que es uno de los valores más importantes de IU. Y corre también el riesgo de convertirse en una organización confederal. Eso cambia la naturaleza de Izquierda Unida y la naturaleza de la izquierda.

¿Reconstruir las siglas es pues la propuesta que Izquierda Abierta llevará a la XI Asamblea?

El reto es reconstruir la izquierda, más allá de Izquierda Unida. Con mucha gente que siquiera está en Unidad Popular, que ha sido un remedio de urgencia y la cabeza de puente para entrar en Podemos. Y nosotros no estamos de acuerdo con eso. Tenemos que reconstruir nuestro espacio político con IU, que tiene un papel relevante pero también con las organizaciones sociales, sindicales… Eso no quiere decir que no te puedas entender después con otros. Pero tenemos que presentarnos con nuestra propia identidad. Subsumirnos a Podemos, por el vértigo de su ascenso, representa perder esa oportunidad.

¿Qué coordinador general debería llevar a cabo la tarea? ¿Habrá candidato alternativo a Garzón?

No lo sé. Al final lo importante es un órgano de dirección colectiva. Un órgano plural, no sometido a un sistema de plancha que deje fuera la diversidad política y territorial que hay en IU.  Si me preguntas qué prefiero… Prefiero una cocoordinación como la que tenemos en Izquierda Abierta, en la que haya hombre-mujer y en la que uno de los dos sea de la minoría.

¿No será Gaspar Llamazares el que se vuelva para Madrid?

No, no. Esa etapa ya la pasé. No estoy en eso.

¿En Asturias, bien?

En Asturias tenemos una batalla con el sector más duro de Podemos. Estamos intentando recuperar y fluidificar las relaciones, pero son complicados.