Publicado: 12.03.2015 19:09 |Actualizado: 12.03.2015 19:09

Gastos principales de UGT en la black: carteles, octavillas, hoteles y viajes de sindicalistas

La tarjeta de Rafael Torres Posada en Caja Madrid pagó casi 80.000 euros en cartelería y alojamiento de sindicalistas. El sindicato anuncia que su exconsejero devolverá el dinero si “cometió alguna ilegalidad”

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Sede de UGT

Sede de la Ejecutiva Confederal de UGT en Madrid. Foto: Luis García

MADRID.- Por primera vez, un exconsejero de Caja Madrid reconoce en la Audiencia Nacional que el dinero de dietas y de su tarjeta black no sirvió para financiar su organización y sólo para sus gastos personales.

Es el caso de Rafael Torres Posada, quien ha reconocido este jueves ante el juez Fernando Andreu que la Unión General de Trabajadores a la que representaba recibía en una cuenta corriente sus dietas como miembro de la Comisión de Control y que ingresaba Caja Madrid. Además, con la tarjeta black se financiaban gastos del sindicato.

Hijo de Leopoldo Torres, exfiscal general del Estado soci8alista (1990-1992) y de Rosa Posada, exdirectora de Gabinete de Adolfo Suárez, Rafael Torres reemplazó a Félix Manuel Sánchez Acal, ya fallecido, en 2003 quien nunca hizo uso de la tarjeta y que, al parecer, fue expulsado del sindicato por no donar a la central las dietas que cobraba por asistir a las comisiones.


Torres Posada ha reconocido ante el juez central de instrucción 4, Fernando Andreu, que su federación sindical controlada los gastos y que el procedimiento estaba reglado con conocimiento de la Ejecutiva Confederal de UGT, cuyo secretario general es Cándido Méndez. Es más, está convencido de que dichos gastos figuran en la memoria de la Ejecutiva Confederal.

Ni siquiera percibía las dietas en su cuenta corriente por asistir a las reuniones; esto es, Torres Posada reconoce al juez que Caja Madrid ingresaba las dietas directamente en una cuenta corriente del sindicato UGT. Luego, el sindicato el que le daba una parte para sufragar su asistencia a las comisiones de control de la que formaba parte.



Respecto a la tarjeta black, Torres Posada gastó un total de 82.300 euros. De ellos, una parte la destinó para compras personales o gastos de representación; una segunda parte se dirigía para financiar al sindicato, en concreto para gastos de alojamientos, viajes y combustible en las visitas a los trabajadores, y una tercera parte fue utilizada en gastos de imprenta para UGT, para así sufragar la impresión de pancartas, carteles u octavillas, todo ello a cargo de la entidad que fue rescatada con dinero público.

Así, gastó casi 30.000 euros –en concreto, 29.212 euros- en la imprenta Serviprint especializada en cartelería de gran formato. Además gastó 11.489 euros en once pagos al Hotel Sancho –con una media de mil euros -, para sufragar alojamientos en Madrid.

UGT: se devolverá el dinero si actuó de forma ilegal

El sindicato UGT ha difundido un breve comunicado en el que confirma que si el juez considera que Torres Posada "cometió alguna ilegalidad" al usar su tarjeta black, el exconsejero devolverá todo el dinero.

El sindicato recuerda que ya reconoció en octubre pasado que los gastos de Torres Posada se correspondieron con la actividad sindical, algo que no consideran irregular. "La mayoría de los gastos que realizó Rafael Torres correspondieron a la actividad de representación de los trabajadores y de los representantes sindicales de los órganos unitarios de Caja Madrid", proclama el sindicato en su comunicado. Nada dice de los ingresos por dietas ni de los gastos de pancartas y hoteles con los que el sindicato se financió a través de Caja Madrid gracias a su representante en la cúpula de la entidad rescatada.

El exjefe de la casa real declara este viernes

El juez instructor continuará el viernes con esta ronda de interrogatorio a imputados, usuarios todos ellos de tarjetas black. Entre los imputados que declaran mañana se encuentra el exjefe de la Casa del Rey Rafael Spottorno y a otros 12 exdirectivos de Caja Madrid. En total, todos ellos gastaron 15,5 millones de euros por medio de plásticos a cargo de la entidad entre 1999 y 2012.

Spottorno gastó 223.900 euros con su visa opaca al fisco en spas urbanos y compras en mobiliario de decoración, electrodomésticos, joyerías y sastrería. También declara Ricardo Morado, exdirector de Organización de la entidad (443.000 euros); Matías Amat, director general de Negocio (429.000); Juan Manuel Astorqui, director de Comunicación (287.000); Carmen Contreras Gómez, directora de Obra Social (277.000); Carlos Vela García, responsable de Crédito a Empresas (246.000); y Ramón Martínez Vilches, de Dirección de Riesgos (99.000).

Los últimos en comparecer serán el exconsejero a propuesta del Partido Popular (PP) Jorge Rábago, que cargó 8.000 euros, al representante de CCOO Gabriel María Moreno Flores (20.400 euros) y a los exconsejeros ejecutivos Luis Enrique Gabarda (134.800), Carlos María Martínez (271.900), Mariano Pérez Claver (354.100) y Ramón Ferraz Ricarte (390.000), informa Europa Press.

El magistrado, que ha interrogado ya a 54 antiguos responsables de la caja por este asunto, atribuye a los exconsejeros un delito de administración desleal y otro de apropiación indebida y al resto de exdirectivos únicamente este último. Entre los imputados están los expresidentes de Caja Madrid Miguel Blesa y Rodrigo Rato y el exdirector financiero Ildefonso Sánchez Barcoj.