Publicado: 08.07.2015 22:00 |Actualizado: 09.07.2015 07:00

La Generalitat reclama la verdad sobre la entrega del president Companys al régimen de Franco 

La delegación del Govern en Francia y Suiza organiza este jueves en París una conferencia sobre la figura del president de la Generalitat durante la II República. 

Publicidad
Media: 4.53
Votos: 15
Comentarios:
En el centro de la imagen, el president de la Generalitat en la II República

En el centro de la imagen, el president de la Generalitat durante la II República

MADRID.- Derecho a la verdad. La Generalitat de Catalunya quiere conocer más sobre la detención y entrega del president de la Generalitat Lluís Companys en Francia a las autoridades de la dictadura de Franco en el verano de 1940. Con este motivo, la delegación del Govern en Francia y Suiza, junto con el Consell de Diplomàcia Pública de Catalunya Comissió y la Comissió Catalana de la Dignitat organizan este jueves en París una conferencia sobre la figura del president de la Generalitat durante la II República, su arresto y la entrega a las autoridades franquistas. 

"También queremos recordar que la deportación a España y el fusilamiento de Lluís Companys es un caso único en Europa occidental, se trata del asesinato de un presidente elegido democráticamente", avanza el Govern en la nota de prensa distribuida a los medios de comunicación.



El acto contará con la presencia de Denis Peschanski, historiador y director de investigación en el Centre National Recherche Scientifique; Antoni Strubell i Trueta, miembro de la la Comissió de la Dignitat; y Martí Anglada, delegado de la Generalitat de
Catalunya en Francia i Suiza. Asimismo, se proyectará una parte de los documentales de la Televisión de Catalunya Lluís Companys Camins retrobats y El meu nom és Druillet.

75 años de su fusilamiento

El próximo 15 de octubre se cumplirán 75 años del fusilamiento del president. Fue el único presidente europeo elegido democráticamente fusilado por el fascismo. Franco quiso dar un escarmiento a la Catalunya derrotada, a los supervivientes de la República. No habría piedad ni para el máximo representante del país.

"A todos los que me han ofendido perdono; a todos los que haya podido ofender pido perdón. Si he de morir, moriré serenamente", dejó en su testamento

Un manuscrito de Carme Ballester, segunda esposa de Lluís Companys,  relata la detención de su marido en Francia por las tropas alemanas, a pesar de que el cerebro de la operación fue el policía franquista Pedro Urraca Rendueles, quien lo condujo hasta la frontera de Irún y fue entregado a las autoridades franquistas el 29 de agosto de 1940.

Desde el 29 de agosto hasta el 3 de octubre de 1940, Companys fue torturado en la Dirección General de Seguridad, en la madrileña Puerta del Sol. Después fue trasladado al Castillo de Montjuïc, en Barcelona, convertido en prisión, para ser sometido a un consejo de guerra sumarísimo. Las indicaciones de Franco eran claras: condenarlo a muerte y fusilarlo lo antes posible sin dar noticia a la prensa.

El 14 de octubre comienza un consejo de guerra que no es más que un simulacro, como el resto de los 110.000 que el franquismo puso en marcha en Catalunya. Pocas horas después, el caso quedaba visto para sentencia: pena capital. Esa misma tarde, Franco, sin ver el sumario ni el acta del consejo de guerra, dio el Enterado. La condena se debía cumplir al día siguiente, al alba.

En su testamento hológrafo, Companys escribió: "A todos los que me han ofendido perdono; a todos los que haya podido ofender pido perdón. Si he de morir, moriré serenamente (...). Por Catalunya y lo que representa de Paz, Justicia y Amor".