Publicado: 05.12.2014 11:48 |Actualizado: 05.12.2014 11:48

La Generalitat reclama que el Gobierno se haga cargo del déficit sanitario catalán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El conseller de Salud de la Generalitat catalana, Boi Ruiz, ha reclamado este viernes que el Gobierno se haga cargo del déficit sanitario catalán que no sea imputable a esta comunidad, además de pedir al nuevo ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, que "se ajuste a sus competencias".

Boi Ruiz ha hecho estas consideraciones durante el Fórum Europa-Tribuna Catalunya, en Barcelona, en el que ha descrito el mapa de los diez principales actores sanitarios de Catalunya. "He deseado suerte al nuevo ministro", ha indicado el conseller, que ha pedido al recién nombrado responsable de Sanidad en sustitución de la dimitida Ana Mato que "respete" las competencias del Consejo Interterritorial de Salud. En este órgano "se discuten las políticas que ha de hacer el Ministerio y no se ha de usar para decir a las comunidades lo que deben hacer", ha argumentado.

El déficit no imputable a Catalunya sería, por ejemplo, la introducción del nuevo medicamento para tratar la hepatitis C, que ha ordenado el Ministerio y que ha ido acompañado de una financiación concreta para tres supuestos graves desde el pasado 1 de noviembre. En Catalunya, esta medicación novedosa se empezó a facilitar a los pacientes con anterioridad, lo que ha supuesto un gasto extra que se suma al déficit que arrastra la sanidad catalana y que el conseller no ha cuantificado.

Por lo que se refiere a los principales actores sanitarios de Catalunya, Ruiz ha lanzado  un mensaje claro a los sindicatos del sector, en el sentido de que deberán debatir si quieren recuperar las pérdidas de salarios de los últimos años o usar estos recursos económicos en crear empleo. "No es un debate fácil, pero no se debe rehuir", ha dicho el conseller, que ha pedido a las centrales sindicales que "den más autonomía" a sus secciones sindicales en empresas y centros sanitarios a la hora de negociar convenios y condiciones laborales.

Para los farmacéuticos, Ruiz apuesta por ampliar su cartera de servicios en materia de prevención y que puedan den respuesta a patologías de baja complejidad y convertirse en centrales de pacientes crónicos.

Aunque ha reconocido los problemas de tesorería que viven la mayoría de las casi 3.000 oficinas de farmacia existentes en Catalunya, que les ha llevado incluso a manifestarse, el conseller ha apostado por "redefinir" el rol de las mismas en el sistema sanitario, "en el que han de estar integradas".

También ha pedido a los grupos parlamentarios catalanes que no usen la sanidad pública como una arma de interés político, y a los ayuntamientos que "despoliticen" los órganos de los gobiernos de los hospitales y consorcios sanitarios que dependen en parte de los municipios.

El conseller ha anunciado tres nuevos decretos que su departamento pondrá en marcha en las próximas semanas y meses, como el de participación (de familias y pacientes), de accesibilidad a la salud y de contratación, que no ha explicado, y una orden de creación del Consejo de Profesiones Sanitarias.

Se propone además crear una mesa de diálogo de enfermeros y médicos, para debatir el cambio competencial del colectivo de enfermería y resolver, "desde el consenso", las diferencias de opinión.