Publicado: 22.01.2016 23:05 |Actualizado: 23.01.2016 07:00

Gloria Elizo: “Creo que ahora ya ha desaparecido el grito 'no nos representan'”

La vicepresidenta tercera del Congreso de los Diputados de Podemos afirma que "la composición política en la Cámara es lo suficientemente variada, incluso con el reconocimiento del abanico plurinacional, que refleja la diversidad de sensibilidades políticas que existen".

Publicidad
Media: 4.17
Votos: 6
Comentarios:
Entrevista a Gloria Elizo.

Entrevista a Gloria Elizo.

Gloria Elizo (Madrid, 1966) es desde el pasado 13 de enero vicepresidenta tercera del Congreso de los Diputados. Elegida diputada el 20-D por Toledo en la candidatura de Podemos, es abogada y letrada, experta en la defensa de derechos civiles, actividad que compagina con ser la presidenta del Comisión de Garantías Democráticas de la formación que dirige Pablo Iglesias, a cuyo núcleo cercano pertenece. En estos momentos desempeña el cargo institucional de más alto nivel por una persona afiliada a Podemos.



En su breve reseña que aparece en la página oficial del Congreso se lee al final: “Comprometida con la gente”. ¿Qué se debe entender con esa expresión?

Es complicado (suspira levemente). Creo que, al igual que con la fórmula de la promesa de la Constitución lo que intentamos tanto yo como mis compañeros de grupo es que quede constancia que traemos un compromiso con los ciudadanos; ya lo dijimos durante la campaña electoral. Es una muestra de que nos reconocemos en la gente a la que representamos.

De cargo orgánico en Podemos pasa a competir en una campaña electoral y a recoger su acta como diputada, novata, y de golpe a la Mesa del Congreso. ¿No siente vértigo?

Han sido dos años locos y la mayoría de nosotros lo hemos asumido como una trayectoria común más que personal…, pero sí, sorprendidos por la fuerza que ha ido adquiriendo Podemos en este tiempo. Nosotros nos hemos ido moviendo como figurantes de una apuesta política importante en la que lo más trascendente ha sido el salto colectivo que hemos tenido en la política española antes que las experiencias personales. Yo lo veo así y creo que es importante que se vea así.

Usted ha competido en la campaña electoral con María Dolores de Cospedal. ¿Eso le ha dejado marca?

(Sonríe). Pues le diré que hemos hecho varios debates en Toledo y a ninguno de ellos ha acudido Cospedal. Vino el tercero de sus candidatos, que al final no salió elegido; fue el único con el que tuve la oportunidad de debatir. Pero, vamos, lo ocurrido en Castilla-La Mancha con Cospedal da para mucho en una campaña electoral y lo sacamos a la luz. 

¿Qué imagen tenía usted del Congreso de los Diputados antes de pisar este viejo palacio de 1850?

No sé (se detiene brevemente). El lugar más importante donde se hacía política, pero que había perdido legitimidad en los últimos siete u ocho años, con la aparición de los poderes económicos y la crisis política e institucional y algunos hemos dado un vuelco para, precisamente, revitalizar esa situación.

"El Congreso era el lugar más importante donde s hacía política"

Se veía como un palacio de 1850 pero no como el lugar de la acción política. Esperamos que en los próximos años se reconozca como el sitio de juego político, y no porque estemos nosotros.

¿Cree que con la actual composición del hemiciclo se ha desterrado el grito lapidario de `no nos representan´?

Creo que sí, creo que ya ha desaparecido ahora esa frase. La composición política en la Cámara es lo suficientemente variada, incluso con el reconocimiento del abanico plurinacional, que refleja la diversidad de sensibilidades políticas que existen. El grito en la calle el primer día, cuando salimos, fue otro, el de que `sí nos representan´ que nos emocionó tanto.

¿Considera que diputadas como usted pueden cambiar la percepción que existe en la calle sobre la acción política, muy denostada actualmente?

Tenemos que demostrarlo. De verdad (pone énfasis en la expresión) ¡tenemos que demostrarlo con trabajo! Lo que hemos hecho en Podemos durante dos años es poner encima de la mesa que hay que trabajar en torno al reconocimiento de derechos sociales que estaban desaparecidos… Ese compromiso de trabajo es lo primero, luego ya vendrá el reconocimiento. Trabajar y sólo trabajar es lo que hay que hacer.

¿Influirá el hecho de que 218 escaños estén ocupados por personas que acuden por primera vez al Congreso?

Le va a dar frescura a la vida parlamentaria. Los debates parlamentarios…, fíjese el otro día hubo tanta sorpresa porque actuamos de forma natural…; tiene que verse en las puestas en escena pero también tiene que verse en los contenidos que se ponen en escena. Aunque solo sea porque no somos capaces de reprimirnos tan pronto…, porque están pasando cosas que no podemos dejar que pasen porque somos así.

Los miembros de Podemos y de Ciudadanos en la Mesa son nuevos parlamentarios e incluso el presidente hace muchas legislaturas que no era diputado. ¿Eso va a ser una ventaja o un inconveniente?

Igual que la vida parlamentaria se va a ver enriquecida por no mantener los tópicos de un parlamento anquilosado a la Mesa, esa circunstancia le va a favorecer. Llevamos dos reuniones de la Mesa y en ellas ha habido voluntad de poner en común propuestas en las que cada uno desempeña su juego pero en las que antiguas tradiciones ya no se emplean, como someterlo todo a la dirección de la Mesa o a hábitos determinados.

¿Qué es lo que más le ha sorprendido en la semana que lleva trabajando en este despacho de la vicepresidencia tercera?

"El personal de la Cámara es muy diferente a lo que estábamos acostumbrados"

(Medita unos segundos y sonríe). Pues todo es como me esperaba (ríe más abiertamente). Esperaba que el juego iba a ser así, la observación de las posturas de cada uno y las dificultades operativas de quien llega nuevo a un lugar de trabajo.

Lo que más me ha sorprendido es el personal de la Cámara, desde los servicios jurídicos hasta los administrativos para facilitarnos la adaptación a este lugar tan…, no quiero llamarlo hostil porque no lo es, pero sí tan diferente a lo que estábamos acostumbrados.

¿Qué déficits tiene esta institución parlamentaria para desarrollar su función?

En este momento tan solo me puedo pronunciar sobre el reglamento. Creo que hay que hacer una gran apuesta por cambiar la mecánica de control al Gobierno, con preguntas previstas de antemano. También hay que analizar el presupuesto de la Cámara, sobre el que debemos ser valientes a la hora de pedir una reducción en las subvenciones a los grupos; creo que hay que analizar un presupuesto tan abultado como el de esta Cámara.

¿Qué prioridad existe en estos momentos?

La creación de las comisiones parlamentarias (contesta muy rápidamente). Y agradecemos el informe jurídico que vamos a estudiar, pero no podemos estar pendientes de que el Gobierno esté en funciones para ponernos a trabajar. Iniciativas como nuestra propuesta proposición de ley 25 deben empezar a tramitarse cuanto antes, junto con otras iniciativas sociales.

¿El grupo parlamentario de Podemos será operativo con la estructura interna que ha adoptado?

Sí, sí. Fundamentalmente porque estamos muy acostumbrados a trabajar de forma conjunta y con una dinámica a la que ya estamos habituados. Sabemos que cada una de las agrupaciones adoptará su independencia e institucionalmente la vertebraremos para que sea operativa.

Gloria Elizo con Pablo Iglesias.

Gloria Elizo con Pablo Iglesias.

De cara a una negociación, por ejemplo para una investidura, ¿habrá que hablar con un portavoz o con tres?

Nosotros tenemos dos cabezas visibles: Pablo Iglesias, presidente del grupo, e Íñigo Errejón, portavoz. Y a partir de ahí se incorporan los portavoces de las agrupaciones con el reconocimiento de que participen en la vida política con voz propia. Pero el reparto de roles está perfectamente asumido por todas las partes.

¿Considera lógico que el jefe del Estado proponga a Mariano Rajoy para una investidura a sabiendas de que no cuenta con otros apoyos que los del PP?

Es la antesala de la acción política teatralizada que vamos a vivir en los próximos meses. Es imposible esa investidura, pero el juego parlamentario obliga a realizarla… No sé que pasará a partir de ahí.

¿Cuándo debe realizarse la sesión de investidura?

La semana que viene imagino que habrá una propuesta del rey…, podríamos tenerla para la reunión de la Mesa del próximo martes…

… ¿para la primera semana de febrero?

Podría ser. Ya se apuntó durante la primera reunión de la Mesa de la semana pasada…

¿Piensa que después de Rajoy debe intentarse otra sesión de investidura con Pedro Sánchez?

"Lo lógico sería que hubiera un encuentro entre todos los grupos parlamentarios"

Lo que me parecería más lógico es que hubiera, de verdad, un encuentro entre todos los grupos parlamentarios a partir de una propuesta seria.

No sólo es el rey el que formalmente debe proponer la investidura. Ha de existir una propuesta que vaya a salir. Si existiese ese encuentro, esa intención de pacto, me parecería estupendo. Con la franqueza que nos debe caracterizar a todos en esta legislatura.

¿Usted es partidaria de un acuerdo entre el PSOE y Podemos , con respaldo de terceros, para lograr un Gobierno de izquierdas?

Hemos mantenido durante toda la campaña lo fundamental que era para nosotros el programa electoral, sobre la base y la discusión de unas propuestas concretas, nuestros cinco ejes de modificación constitucional, el cambio radical de una política económica dirigida a la creación de empleo y riqueza en este país… Todo lo que tenga que ver con las propuestas de programa, desde luego.

…¿y cómo se pasa de las musas al teatro?

Con voluntad política.

¿Se han acabado, pues, las líneas rojas?

La línea roja… Si adjetivamos la línea roja esa es nuestro programa electoral. Nosotros tenemos un compromiso con nuestro electorado.

La consulta en Catalunya fue una línea roja …

…nosotros tenemos cinco ejes para la reforma constitucional. Esos cinco ejes tienen que ser fundamentales para entrar a negociar con cualquiera de ellos. Tenemos cinco millones y pico de votos que tienen que ver que han votado eso, el compromiso de cumplimiento, el contrato que establecíamos con la sociedad que nos había votado y que reconocía eso como un contrato. A partir de ahí, evidentemente, como es el objetivo máximo de cumplimiento, se puede hablar de todo. Pero todo pasa por el cumplimiento de esos cinco ejes; no estamos hablando de referéndum, estamos hablando de muchas más cosas…, reforma del sistema electoral…

¿Una repetición de las elecciones sería un fracaso para la acción política en general?

Yo no sabría calificarlo de fracaso…, creo que en Podemos somos todos conscientes del esfuerzo que hay que hacer para que las propuestas que están encima de la mesa salgan adelante. El escenario de unas nuevas elecciones, si es inviable que exista un partido, o un grupo de partidos, que se responsabilice de esas propuestas políticas, pues sería lo más honesto.

Entrevista a Gloria Elizo.

Entrevista a Gloria Elizo.

¿La ciudadanía, la gente de la calle, entendería tener que ir a votar de nuevo?

No tengo ni idea… Supongo que sí, lo entendería si ve ese esfuerzo de voluntad política para debatir cómo hacer las cosas y no en ocupar sillones… Si pusiéramos delante quien va a ser el presidente seguramente sería más fácil llegar a acuerdos, pero estamos hablando de hacer un cambio político real; no se trata de que nos den una vicepresidencia para llegar a un pacto con el PSOE.

Volviendo a la actividad parlamentaria, ¿sabía usted que el presidente Rajoy, y su Gobierno, no se somete a una sesión de control desde el pasado 21 de octubre?

¡Es una barbaridad! Por eso hablamos siempre de revitalizar la actividad política en una democracia parlamentaria, que no puede estar supeditada a la voluntad del Gobierno de turno…

¿Cuál debe ser el sueldo de un parlamentario nacional de España?

El que suponga la dignidad del puesto que asume, como el de cualquier otro trabajo, sea empleado público o privado en este país; aquel que no le desconecte del entorno real en el que debe estar un político, un médico o un fontanero…

…es una respuesta políticamente muy correcta, pero no concreta

…¿no es nada?

…¿cuánto?, 2.000, 3.000, 5.000, 7.000 euros al mes…

El código ético de Podemos habla de tres salarios mínimos interprofesionales. Entiendo que esto es una mera cifra y la cifra, por el hecho de fijar una cifra determinada, puede estar equivocada. Pero sí, aquella cifra que responda a esos criterios de dignificación del trabajo y del puesto que se desempeña, asumiendo también el coste de responsabilidad, con otros factores como los hijos, siempre para que una persona pueda tener una vida digna y asegurada.

¿Y el régimen de incompatibilidades?

Mucho más estricto del que existe...

…¿incluso cero compatibilidades?

Creo que nos lo deberíamos plantear, salvo escribir un libro o un determinado artículo, sin cobrar por ello. Lo que nos pasó en la anterior legislatura con el señor Pujalte me parece inasumible…

¿Sabe usted que las Cortes Generales, Congreso y Senado, almacena un “fondo reservado” de 200 millones de euros?

(tras un breve silencio de sorpresa) ¡Pues no!

¿Cree que después de un año va a cambiar mucho las opiniones que ha expresado en esta entrevista?

Espero que no. Y desde luego (ríe abiertamente)… si fuera creyente rezaría todos los días para que eso fuera así.