Publicado: 19.03.2014 20:16 |Actualizado: 19.03.2014 20:16

El Gobierno acepta ahora que los partidos participen en su plan anticorrupción

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una reunión que no ha sido "para hablar de la corrupción, sino de las medidas contra la corrupción", ha advertido el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, al término del encuentro que la vicepresidenta y el propio Ayllón han mantenido esta tarde con los responsables de todos los partidos políticos representados en el Congreso. Soraya Sáenz de Santamaría ha presentado a los Grupos las medidas por la regeneración democrática aprobadas por el Consejo de Ministros y que incluyen dos proyectos de ley, el de financiación de partidos y el estatuto del cargo público, además de distintas propuestas para incluir en la reforma del Código Penal.

La reunión ha concluido con el acuerdo de todos los partidos de crear un grupo de trabajo en el seno de la Comisión Constitucional para abordar las distintas medidas contra la corrupción. Una serie de expertos que se decidirá la semana que viene comparecerán en esta Comisión a lo largo del próximo mes de abril para explicar sus puntosde vista sobre la regeneración democrática que busca el Ejecutivo. La intención es tomar estas aportaciones como referencia para pactar unas medidas que el Gobierno ya tiene diseñadas, pero que son susceptiblesde ampliarse y modificarse si el PP lo considera efectivo, han subrayado sus dirigentes a lo largo del día. Los conservadores —y otros Grupos, según el portavoz del PP, Alfonso Alonso— han rechazado la propuesta del PSOE de crear una subcomisión ex professo para trabajar en las medidas anticorrupción.

Para los socialistas, el resultado de la reunión es positivo, pero llega "seis meses tarde", ha explicado su portavoz parlamentaria. Soraya Rodríguez cree que esta demora del Gobierno ha supuesto "una pérdida de tiempo", cuando el Ejecutivo debería de haber aceptado que, con todos los casos de corrupción en los que está implicado judicialmente (Gürtel o Bárcenas, entre otros), "no está legitimado"para abordar y aprobar unilateralmente las medidas de regeneración democrática; mucho menos, para "liderar un pacto" al respecto. "Sólo el acuerdo parlamentario" es válido en ese contexto de legitimidad, ha subrayado la número uno de los diputados del PSOE.

En general, el hecho de que el Gobierno acepte iniciar los trabajos contra la corrupción en sede parlamentaria ha sido bien recibido por los grupos, que incluso, han entregado ya a la vicepresidenta sus aportaciones por escrito, como UPyD de la mano de su portavoz Rosa Díez. Con todo, las cautelas son muchas, pues los diputados de la oposición recuerdan la mayoría absoluta del PP y advierten de que,"aunque la música suena bien" (Josep Sánchez Llibre, CiU), este gesto de la vicepresidenta puede ser sólo una "operación cosmética" (JoséLuis Centella, IU).

La izquierda, precisamente, es la más escéptica con la decisión del Gobierno. Izquierda Unida pide que, más allá del trabajo para diseñar medidas anticorrupción de futuro, se pongan "luz y taquígrafos sobre lo que ha ocurrido en los partidos durante los últimos 20 años", algo que, a tenor de las palabras de Ayllón, no es la intención del Ejecutivo ni mucho menos.