Público
Público

El Gobierno antepone el "diálogo" a la contrapropuesta a la consulta que le pide la Generalitat

La vicepresidenta reconoce la apertura de un proceso de "entendimiento" pero que todavía está en fase inicial. Insiste en que cumplir las leyes y la Constitución es el único camino

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La vicepresidenta ha reconocido que algo se mueve en las estancadas aguas de la relación institucional entre el Gobierno y la Generalitat. Sin embargo, Soraya Sáenz de Santamaría ha evitado responder al portavoz de la Generalitat, Francesc Homs, que el martes pedía al Ejecutivo de Mariano Rajoy que presentase una propuesta alternativa al plan soberanista de Artur Mas y, además, retiraba el plazo límite que la propia Generalitat había establecido para un posible contraoferta del Gobierno central, el final de 2013.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la portavoz del Gobierno ha indicado que se ha abierto un 'marco de diálogo' que es incipiente y que hay que ver cómo se va avanzando en él antes de concretar nada. El Ejecutivo no puede incumplir las leyes ni la Constitución Española, ha insistido, pero 'siempre' ha estado dispuesto a abrir 'marcos de diálogo, indistintas vías e indistintos elementos para el entendimiento con todas las comunidades autonómas y, en este caso, con Catalunya'. Sáenz de Santamaría ha recordado la 'lealtad institucional' con la que el Ejecutivo ha actuado siempre ante los 'problemas' que Catalunya o cualquier otra autonomía pudiera tener. Ésta, la de la 'lealtad, moderación y diálogo' es también una buena vía para la actual situación con Catalunya, ha reconocido.

La respuesta de la vicepresidenta sobre la situación con Catalunya y los posibles puentes con la Generalitat es ilustrativa del cambio de rumbo por el que ha optado el Ejecutivo, aunque, de momento, más en la forma que en el fondo, en el que se sigue descartando, primero, la realización de una consulta soberanista y, segundo, una reforma constitucional. Con todo, la 'número dos' del Gobierno ha reconocido lo que también han ido admitiendo el PSOE, CiU y la Generalitat: que existe un diálogo a varias bandas para tratar de reconducir una situación que, hasta la semana pasada, parecía inamovible.

En este sentido, y aunque sin entrar a valorar 'los problemas internos' de PSOE y PSC, Sáenz de Santamaría ha destacado la importancia de 'entendernos con el principal partido de la oposición en este asunto', por lo que ha mostrado su confianza en que 'dentro del partido pudieran llegar a ese nivel de acuerdo y entendimiento que nos facilite a todos una posición de diálogo coordinada, que es en lo que tenemos que trabajar cuando se trata de abordar asuntos como la organización territorial'. La vicepresidenta ha reconocido contactos frecuentes entre los distintos miembros del Ejecutivo central y los de la Generalitat, incluidos los dos presidentes -unos que se hacen públicos y otros, no, ha admitido-, pero no ha querido concretar nada más sobre encuentros pasados o los posibles futuros.