Público
Público

Referéndum en Catalunya El Gobierno avisa a Puigdemont de que recurrirá "cualquier actuación" que pase del anuncio del referéndum

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el portavoz ha calificado el acto de este viernes en la sede Generalitat de Catalunya de "escenificación para disimular la soledad" de sus convocantes.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:

Íñigo Méndez de Vigo este viernes en rueda de prensa / EFE

El Gobierno recurrirá cualquier actuación que "pase del anuncio a los hechos" en el camino de la celebración de un referéndum sobre la independencia de Catalunya, ha destacado este viernes el portavoz del Ejecutivo, Íñigo Méndez de Vigo.

En este sentido, ha asegurado: "Espero no se firme ese decreto de convocatoria -del referéndum- porque sería ilegal".

Porque "todo aquello que implique actos hacia un referéndum ilegal no se puede llevar a cabo", ha añadido el también ministro de Educación, para quien, a diferencia del 9N, ante el que dirigentes catalanes alegaron "no estar enterados" de las sentencias del Tribunal Constitucional, "ahora sí" que las conocen "con toda claridad y nitidez".

El compromiso del Gobierno consiste, por tanto, en recurrir "todos y cada uno de los intentos" que supongan un "desafío" al Estado de derecho, ha añadido el ministro en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

También ha afirmado que el anuncio de la fecha, el próximo 1 de octubre, y la pregunta del referéndum hecho hoy por el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, responde a una "estrategia cada vez más minoritaria, unilateral y radical" y a una "escenificación" que refleja su "soledad y aislamiento".

"Cada vez son menos y sólo están los más radicales" ha dicho el ministro, que ha resaltado el fracaso del Govern en todos los intentos de buscar "nuevos aliados" en esa hoja de ruta.

Así, ha recordado el "fiasco" de la reunión de esta semana con el Pacto Nacional por el referéndum, que se ha disuelto, y el "varapalo" que ha dado a la Generalitat la Comisión de Venecia -órgano asesor del Consejo de Europa-, "que ha exigido respeto a la Constitución y ha cerrado la última puerta a la estrategia internacional".

También se ha referido al "fracaso" por las crecientes desavenencias en los partidos del Junt pel Sí, "especialmente tras las dimisiones originadas por las actuaciones judiciales contra el exconsejero Gordó".

Por ello, Méndez de Vigo ha querido recordar al presidente catalán su "obligación" de proteger los derechos de todos los ciudadanos y de preservar la neutralidad de los funcionarios catalanes, "que no tienen por qué verse forzados a asumir la responsabilidad en la que otros incurren al mantener un desafío al Estado de derecho".

El portavoz, de hecho, les ha trasladado "un mensaje de tranquilidad" por cuanto "el Gobierno les protegerá".

Méndez de Vigo, además, ha reprochado a Puigdemont que haya usado la sede de todos los catalanes para un acto "en perjuicio" de la mayoría de los ciudadanos de su comunidad y ha exigido la neutralidad política de las instituciones.

Pero de lo que ha sucedido hoy en el Palacio de la Generalitat no se esperan respuestas jurídicas porque, como ha indicado el ministro de Educación, "los pensamientos son libres" y "no delinquen" y en concreto el de este viernes de Puigdemont de momento "no se traduce en nada".

Frente a esos "pensamientos" con forma de anuncio, el Gobierno responde hoy "con la razón y dando la mano y diciendo que por ahí no se va a ningún lado", introduciendo "elementos de racionalidad y de afecto" frente a "callejones sin salida".

Así que el Gobierno mantiene su posición, que es la de "mano tendida al diálogo", y por ello, ha insistido en que "el único anuncio" que espera el Ejecutivo de Mariano Rajoy es el de la fecha de la comparecencia de Puigdemont en el Congreso de los Diputados.

Es "el mejor foro posible", ha reiterado Méndez de Vigo, porque es el que permitiría que el referéndum resulte "legal y acordado internacionalmente", sobre todo después de que la Comisión de Venecia haya transmitido al presidente catalán que la consulta ha de ajustarse al ordenamiento constitucional.