Publicado: 07.11.2013 21:01 |Actualizado: 07.11.2013 21:01

El Gobierno en bloque y la cúpula del PP plantan a Aznar en la presentación de sus memorias

El expresidente estuvo arropado por sus exministros, los dirigentes de FAES, Esperanza Aguirre y el presidente madrileño en un acto multitudinario.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ni Mariano Rajoy, ni la vicepresidenta, ni los ministros, ni los miembros de la cúpula del PP. Ninguno acudió a arropar al presidente de Honor del partido y primer expresidente de un Gobierno conservador. "Es imposible que sea casualidad", comentaba un destacado asistente con gesto de preocupación.

Quienes sí acudieron a abrazar a José María Aznar fueron sus exministros (Eduardo Zaplana, Jaime Mayor Oreja, José María Michavila, Ángel Acebes o Isabel Tocino); la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre -sin duda, la que más expectación creó aparte del autor de El compromiso del poder-; el presidente madrileño, Ignacio González, y destacados representantes de FAES, la fundación que preside Aznar, como Javier Zarzalejos, Gabriel Elorriaga, Jaime García-Legaz (secretario de Estado de Comercio), Ignacio Astarloa o Cayetana Álvarez de Toledo.

Como máxima representación de su Gobierno, Rajoy envió al acto protagonizado por quien le puso al frente del PP al secretario de Estado con las Cortes, José Luis Ayllón, que, junto a García-Legaz y el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, cerró esta mínima representación del Ejecutivo.

Sin reprimendas a su sucesor

Seguramente no tuvo nada que ver la ausencia de representación del poder del PP actual, pero el discurso de José María Aznar (que fue presentado por José María Fidalgo, exsecretario general de CCOO, y Josep Piqué, exministro de Industria y de Asuntos Exteriores) no tuvo ni mucho menos el tono crítico que el expresidente desplegó en otras ocasiones; sin ir más lejos, esta mañana en una entrevista en Antena 3, cuando Aznar criticó los silencios de Rajoy o sus frases del tipo "Está lloviendo mucho", cuando los periodistas le preguntaron en el Congreso por la doctrina Parot, recién tumbada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Esta tarde, el presidente de FAES prefirió hablar del pasado, del contenido de sus memorias, de por qué hizo las cosas que hizo para situar a España en la Historia,... Eso sí, como en el libro, sin que se viese un atisbo de autocrítica. Tampoco la tuvo de Fidalgo o Piqué, que terminaron hablando más tiempo que el propio autor del libro y elogiaron sin matices sus ocho años de Gobierno (1996-2004) De hecho, el exresponsable de CCOO calificó de "tremenda injusticia" la derrota del PP el 14 de marzo de 2004, después de los atentados del 11 de marzo en Madrid.

Aznar, que tuvo palabras recurrentes para la "Nación española" y la necesidad de espantar a los nacionalismos para siempre, sí dejó un mensaje para su sucesor ausente: "Tenemos que tener cuidado de no perder aquello que ganamos".